Moralejo confirmó cierre del frigorífico de Acha

CON 120 EMPLEADOS

El drástico cierre se precipitó en pocos días y -aunque no hubo información oficial- alrededor de medio millar de personas resultarían afectadas directa o indirectamente.
Durante la jornada de ayer solo hubo una serie de trascendidos en torno al posible cese de actividades del Frigorífico General Acha (FGA), una empresa que a través de décadas está incluida entre las fuentes de empleo más importante de esta ciudad. Los comentarios fueron reiterativos en torno al cierre de la planta industrial, generando nuevamente incertidumbre entre el personal, sus familiares y la comunidad achense por la importante ola de desempleo que se produciría.
La empresa actualmente cuenta con una planta que supera el centenar de operarios. Algunos afirman que son entre 120 y 130, para una contención de medio millar de personas.
Una de las voces consultadas por esta corresponsalía fue la de Hugo González, secretario adjunto del Sindicato de la Carne, quien no ocultó la preocupación gremial, pero afirmó que el cierre del FGA será temporario. El gremialista dijo que el frigorífico suspenderá la actividad de faena y comercialización durante la próxima semana. En ese plazo, los directivos evaluarán las alternativas a su alcance, que podrían desembocar en alguna solución para retomar el trabajo en la semana siguiente.
González fue reiterativo al señalar durante la charla periodística que “no es un cierre definitivo”. La industria achense acordaría con sus empleados un período de vacaciones. Luego acentuó que desde el sindicato acompañan al grupo de trabajadores, sin que a la fecha existan deudas por salarios.

Gobierno.
Entre los funcionarios del gobierno de La Pampa no existieron ayer respuestas que puedan clarificar la situación, mientras desde el Frigorífico, una fuente anticipó que se emitiría un informe oficial. Es que los directivos habrían mantenido una reunión con empleados, pero al cierre de la edición de LA ARENA, no se recibió esa comunicación en esta corresponsalía.
Mientras tanto, el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, declaró durante la mañana en Santa Rosa que no había recibido ninguna notificación oficial desde la empresa achense, sino apenas trascendidos que llegaron a su conocimiento, por lo que se excusó de brindar mayores consideraciones.
En cambio, el funcionario recordó que el gobierno de La Pampa se puso a disposición en procura de soluciones para evitar el cierre, manteniendo la fuente de trabajo para más de un centenar de ciudadanos locales.
“Hay abierto un preventivo de crisis, se han aportado los niveles probatorios y seguramente vamos a estar generando la última audiencia para ver qué medida piensa tomar la patronal”, dijo Pedehontaá en declaraciones a la prensa.
El subsecretario de Trabajo amplió diciendo que el Banco de La Pampa le otorgó al FGA un crédito y que la empresa cumple regularmente con su amortización.

Una situación compleja.
El ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, calificó ayer como “compleja” a la situación que atraviesa el frigorífico de General Acha, cuyo cierre sería inminente, y resaltó que hace dos semanas el Banco de La Pampa aportó una asistencia crediticia que evidentemente “no ha tenido el resultado que se esperaba”, considerando la caída en el nivel de faena mensual y la crisis que también pone en riesgo el empleo de 120 trabajadores.
“Tuvimos ayer (por el miércoles) un aviso de la empresa sobre que cerraban e iban a analizar posibles soluciones, se toman un impasse. La situación es realmente compleja y estamos pensando en una reunión con los directivos para mediados de la semana que viene”, manifestó el funcionario, que está analizando la situación en forma permanente junto a su gabinete. Fuentes consultadas, confiaron que en principio se cortó el pasado lunes la faena y las cámaras ya se habrían quedado sin carne.
En declaraciones a LA ARENA, el ministro además destacó que “hubo una asistencia hace poco tiempo” al frigorífico que está ubicado a la vera de la Ruta Nacional 152, al oeste de la ciudad achense, pero “no ha tenido el resultado que se esperaba”, por lo que las autoridades solicitaron “información para ver si puede ser una decisión de cerrar concretamente o de tomar un tiempo para hacer un análisis sobre la viabilidad de la empresa”.

Menor rentabilidad.
El frigorífico tiene unos 120 empleados y curiosamente hace dos semanas, recibió un crédito millonario del Banco de La Pampa (BLP). De acuerdo a las fuentes oficiales consultadas, la entidad bancaria otorgó en diciembre pasado un crédito por 15 millones de pesos, que se efectivizó el pasado 6 de enero, con una garantía hipotecaria sobre el frigorífico como responsable. A pesar de esto, la crisis se mantuvo y en horas se cerrarían las puertas.
La planta de General Acha venía faenando a un ritmo de cinco mil animales mensuales pero “después del cierre de la barrera al sur del Colorado, donde se elevó el status sanitario de la Patagonia, el nivel de la faena cayó a la mitad directamente y eso fue una caída que la empresa no pudo recuperar en otro mercado, desde hace un año y medio. La información que tengo es que mañana cierran temporalmente, salvo que suceda algo excepcional”, dijo Moralejo.
En definitiva, la situación de la empresa es compleja desde hace tiempo, como consecuencia a la caída en los niveles de desposte y faena de carne, lo que redujo la rentabilidad.