Murió un centenar de águilas moras por electrocución

Casi un centenar de águilas moras murió en las últimas semanas por electrocución en el tendido que comunica las localidades de Chacharramendi y La Reforma en el oeste provincial. La información fue confirmada ayer por personal del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina (Cecara-Universidad Nacional de La Pampa) y del Instituto de las Ciencias de la Tierra y Ambientales de la Pampa (Incitap- Conicet). La mortandad se registró en el marco de una investigación sobre el águila coronada, especie en peligro de extinción que se distribuye en el oeste provincial.
“Considerando los poco más de 40 kilómetros de tendido eléctrico que transcurre a la vera de la Ruta Provincial 20 en el tramo comprendido entre ambas localidades, los investigadores del Cecara-Incitap han contabilizado casi un centenar de individuos muertos por electrocución. La mayoría de las aves afectadas correspondieron a águilas moras, la segunda ave rapaz en tamaño luego de la mencionada águila coronada entre las que se pueden observar en el territorio provincial. La presencia de quemaduras, sobre todo en las extremidades, permitieron confirmar la electrocución como el factor de mortalidad”, informó José Hernán Sarasola, del Conicet.

Electrocución.
Según los investigadores, la electrocución en tendidos eléctricos es una amenaza muy importante para las aves, especialmente para las de mayor tamaño como son las aves rapaces. Muchas de las especies de águilas del planeta que se encuentran en peligro de extinción han experimentado la amenaza que supone la mortalidad por electrocución, lo que ha generado que en muchos lugares del mundo, especialmente en Europa, se tomen las medidas necesarias para evitar la electrocución de estas aves.
Solo en España se estima que el empleo de prácticas seguras en la construcción de tendidos eléctricos ha supuesto que cerca de 15.000 aves dejen de morir electrocutadas cada año. Estas medidas incluyen desde cambios en los diseños y material con que se construyen los tendidos hasta el empleo de estructuras que eviten que las aves se posen en los sitios donde la electrocución es altamente probable.

Compartir