“Nadie se ocupó de las víctimas”

SEGUNDO DIA DE JUICIO POR EL HOMICIDIO DEL CAZADOR: DECLARARON DIEZ TESTIGOS

En la segunda jornada del juicio por el homicidio de Santiago Garialdi, ocurrido el 24 de julio de 2016 en un camino vecinal de Lonquimay, declararon diez testigos, entre ellos el trabajador rural que alertó a la policía de los cazadores. Si bien estaban citadas doce personas, las partes estuvieron de acuerdo y desistieron de dos testimonios por resultar redundantes a los fines de agilizar el proceso oral.
Declararon el jefe y el subjefe de la Brigada de Investigaciones de Santa Rosa, el jefe de la Unidad Regional I, efectivos de la División Criminalística, dos trabajadores rurales, una médica y un matrimonio que ayudó a cargar el cadáver de Garialdi para ingresarlo al hospital de Lonquimay minutos después de haber sido baleado.
Quizás los dos testimonios más importantes de la audiencia hayan sido los de Néstor Alfredo Mendoza, trabajador del predio rural Los Alpes (y quien alertó a la policía sobre la presencia de cazadores) y la de Marcelo Eduardo Chilamberro, otro puestero que trabaja en un campo cercano a Lonquimay desde hace más de 20 años.

Una emboscada.
“Quedó claro que casi una hora después de que Garialdi llegó al hospital y de que la médica de guardia llamara a la comisaría de Lonquimay para avisar que había una persona fallecida por un disparo de arma de fuego, no se acercó al lugar ningún policía. Todos estaban conteniendo a Safenreider y nadie se ocupó de las victimas. Ni los jefes, ni el resto de los policías de Lonquimay, ni los de otros destacamentos que habían llegado para colaborar”, dijo el abogado Omar Gebruers, abogado querellante en representación de Andrés Enrique Casabonne, otro de los cazadores que resultó herido en la balacera.
“Se confirmó que el balazo que mató a Garialdi entró por el parietal izquierdo y salió por el derecho en forma ascendente. Eso demuestra la ubicación del tirador. El daño que le provocó a mi cliente (Casabonne) es grave porque aún lo tiene alojado en el glúteo y no se lo pueden sacar porque es peligroso. Ya lo dije ayer, pero vuelvo a repetirlo: el caso fue una emboscada”, agregó el abogado.
Para Mario Aguerrido, abogado defensor de Safenreider, en la audiencia de ayer no ocurrió nada relevante. “Mañana (por hoy) seguramente van a surgir algunas cosas más interesantes”, dijo ayer a LA ARENA.

Cómo sigue.
Para la tercera jornada, que se celebrará hoy a partir de las 8.30 en el Centro Judicial de Santa Rosa se espera que declaren entre 10 y 12 testigos más, entre ellos varios peritos. El tribunal resolvió que la última jornada, antes los alegatos, se realizará el próximo 29 de noviembre cuando sean citados los cinco expertos de Gendarmería que estuvieron a cargo de los peritajes. Se espera que entre la primera y la segunda semana de diciembre se conocerá la sentencia contra Fernando Safenreider, el único imputado por el crimen del cazador.

El hecho.
Santiago Garialdi murió tras ser baleado por Fernando Safenreider la noche del 24 de julio del año pasado en un camino vecinal ubicado entre Lonquimay y La Gloria. El hombre iba en la torreta de una Ford F-100 cazando liebres junto a otros tres amigos, uno de los cuales también resultó herido (aunque no de gravedad) cuando una bala le dio en un glúteo.
Tras conocerse la noticia del deceso, y hasta las 3 de la madrugada, hubo protestas frente al hospital “Pablo Lecumberry” de Lonquimay, adonde los cazadores habían llevado moribundo a Garialdi.
Para realizar todas las diligencias judiciales, se hicieron presentes en el lugar la cúpula de la Policía de La Pampa, con Roberto Ayala a la cabeza; efectivos policiales de diversas reparticiones y los fiscales Guillermo Sancho, María Cecilia Martiní y Oscar Cazenave.

Estudiantes de Catriló, presentes
Un grupo de alumnos de sexto año del Instituto “Ernesto López” de Catriló, concurrió al Centro Judicial de Santa Rosa a presenciar un juicio oral y público, en el marco del programa del Superior Tribunal de Justicia que promueve la concurrencia de alumnos secundarios a ellos como una forma de acercamiento real de la Justicia a la ciudadanía.
Los jóvenes observaron una audiencia del proceso que se le sigue a un policía por el homicidio de un cazador, en un camino vecinal entre Lonquimay y La Gloria.
El hecho despertó interés, fundamentalmente porque ocurrió muy cerca de donde viven. La iniciativa del STJ se está desarrollando por tercer año consecutivo en las tres circunscripciones judiciales donde se efectúan juicios orales y últimamente se agregó una nueva alternativa, y es que jueces, fiscales y defensores oficiales concurran a colegios del interior a exhibir el video de un debate y, a partir de ese disparador, explicar cómo se organiza y funciona el sistema judicial.
Esta última idea es una forma más que tiene el Poder Judicial de estar en contacto directo con la comunidad pampeana y, a su vez, les permite a esos establecimientos evitarse los costos altos de los traslados.