“No estamos cerca todavía para ser autosustentables”

GENERAL PICO: FALTAN TIERRAS PARA LA PRODUCCION HORTICOLA

La posibilidad que la producción hortícola local sirva para abastecer a toda la ciudad aún es un deseo. Para llegar a esa situación hacen falta más tierras, sin embargo la experiencia de las ferias locales ya muestra la preferencia de la población por los productos propios.
“No estamos cerca todavía”, dijo el horticultor Luis Crespo sobre la posibilidad de ser autosustentables para que se provea con productos locales a toda la ciudad.
Crespo, representante de la Asociación de Productores Hortícolas Pampeanos, señaló que hay algunos proyectos pero la dificultad principal es la escasez de agua y tierras para la horticultura. Sobre todo alrededor de las ciudades. “Pensamos que el boom inmobiliario iba a durar poco pero sigue, entonces se corren cada vez más a las producciones de este tipo. Porque el valor que puede pagar un horticultor no tiene comparación con el beneficio de subdividir y vender esos terrenos”, explicó.
Con el gobierno provincial y el municipio, dijo Crespo, se ha hablado sobre la posibilidad de contar con tierras más alejadas donde se puedan crear polos hortícolas. De esa forma se podría tener una mejor perspectiva para la actividad y pensar en ser autosustentables.
Todavía ingresan muchos productos de Mendoza y otras provincias, si bien en un momento se pensó en incorporar algún tipo de barrera para priorizar verduras, frutas y aromáticas locales, antes debe crecer la producción. En la verdura de hoja, señaló Crespo, hay más chances pero faltan tierras para hacer en grandes cantidades productos como cebolla, zapallo y otros.
Hoy el plantinero de la asociación tiene capacidad para producir más de un millón de plantines, ahora hay más de 200.000 plantines de lechuga y acelga o sea que se tiene en producción alrededor de un 25 por ciento. El predio está dotado de una planta de osmosis inversa para asegurar la calidad del agua y se espera lograr con el tiempo una importante producción intensiva bajo cubierta.
Ahora la expectativa se pone en septiembre donde la demanda de plantines se incrementa, y ya se reciben pedidos de General Pico y de productores de localidades cercanas.

Sin agroquímicos.
“Hemos visto que la gente sabe distinguir la verdura local del resto, y si bien hay diferentes productores se nota en general la calidad y la frescura de lo producido en la ciudad”, señaló Crespo.
Eso se refleja en la feria hortícola de forma directa, porque las ventas son buenas y hay demanda de nuevos productos. Antes se producían muchas verduras de hojas y ahora la gente pide remolacha, zapallos, y otros.
Otro de los factores que determinan que el producto local sea elegido está el control de la aplicación de productos químicos que es más eficiente entre los horticultores de la región. En una encuesta del municipio se vio reflejado esto, dijo Crespo, que la población entiende que estos son productos sin aplicación de agroquímicos o con un nivel muy bajo, en comparación con lo que llega de los centros productivos más grandes.
Considerando el tomate como ejemplo, Crespo indicó que a nivel local los productores realizan una aplicación química apenas ponen en tierra el plantín para evitar que los insectos lo dañen y luego ya no se le aplican otros insecticidas. Pero en los grandes centros del conurbano bonaerense al tomate se le llegan a realizar entre 50 y 60 aplicaciones de insecticidas. Acá hay un riguroso plan sanitario con controles realizados por INTA e INTI, y un asesoramiento que permite producir con mínimas cantidades de químicos que son las autorizadas por el Senasa.
Otro factor son los precios, que se han modificado un poco pero no como deberían ser en comparación con el incremento que han tenido algunos productos e insumos. El horticultor dijo que se nota una diferencia de precios, más bajos, en relación a los valores de algunas verdulerías de la ciudad.

Compartir