Octavo robo que sufre vecina del Ranqueles

Autores desconocidos ingresaron con intenciones de robo el sábado a la medianoche a una vivienda del barrio Ranqueles de esta ciudad, en la cual provocaron un gran desorden en busca de elementos de valor. No se dio a conocer aún si hubo faltantes.
La damnificada, que es hermana del reconocido estilista piquense Rodrigo Camerlinckx, se mostró indignada por la situación, ya que es la octava vez que sufre un hecho de esta naturaleza en su domicilio, que está ubicado en jurisdicción de la Comisaría Segunda.
El sábado cerca de las 23, en el momento en el que Carla Camerlinckx regresó a su domicilio ubicado sobre la calle 500 bis al 1800 en el sector del barrio Ranqueles, encontró abierta una ventana. Al notar movimiento extraño en su vivienda, le solicitó a un vecino que la acompañara para ingresar al inmueble, y fue en ese instante que vio a los intrusos darse a la fuga por el patio.
“Mi mamá salió a las 20.40 porque se iba a trabajar, y yo vine a buscar unas cosas cerca de las 22.30 y vi la ventana abierta. Llamé a un vecino y es ahí cuando entré que estaba toda la casa revuelta. Vino la policía y encontró una escalera en el patio, por la cual deben haber cruzado a la otra vivienda”, comentó ayer la vecina damnificada en diálogo con LA ARENA.

Faltantes.
La víctima de este hecho delictivo, anoche todavía no había podido determinar cuáles serían los elementos faltantes, puesto que encontró un gran desorden en cada una de las habitaciones de la vivienda. Los autores del hecho, que habrían buscado dinero en efectivo o elementos de valor, dejaron toda la ropa desparramada encima de la cama, cajones revueltos y objetos desparramados en el piso.
El conocido estilista dio a conocer a través de las redes sociales el hecho delictivo que sufrió su hermana, quien ayer a la tarde habría radicado la denuncia policial correspondiente para que se inicie una investigación.
Por último la joven se mostró “indignada” y con mucha “bronca” por haber sufrido el octavo robo en su vivienda, a la que ingresaron por el frente sin haber sido vistos por los vecinos.

Compartir