Piden forestación de barrios

GENERAL ACHA: CONCEJO APROBO ORDENANZA POR UNANIMIDAD

El Concejo Deliberante se hizo eco de un reclamo de los vecinos de los nuevos barrios del IPAV, y pidieron al Ejecutivo que se efectúen trabajos de forestación en esa zona de la ciudad. Aseguraron que las plantaciones tienen un efecto moderador sobre los vientos
El Concejo Deliberante (CD) solicitó a la intendenta María Julia Arrarás que, a través del área que corresponda, se efectúen trabajos de forestación en las zonas más afectadas de la ciudad. Una de ellas, es donde se asientan los nuevos barrios construidos por el IPAV.
El requerimiento incluye, además, la realización de las gestiones necesarias para la adquisición de nuevas especies arbóreas y maquinarias, acorde a la implementación de las tareas de forestación peticionadas.
Los integrantes del CD adoptaron esa definición debido “a las innumerables dificultades que han acarreado las últimas lluvias, y sus consecuentes desagotes”. Por esa razón, señalaron, resulta necesario prevenir y controlar el avance de la desertificación, así como también proteger, resguardar, conservar y mantener las arboledas para garantizar la preservación del medio ambiente.
Más allá que desde Espacios Verdes se están llevando cabo trabajos en este sentido, la iniciativa pretende reflejar la problemática planteada por los vecinos de los nuevos barrios, aclaró Andrea Sosa (PJ), autora del proyecto.

Beneficios.
Los concejales aseguraron que “la reforestación aporta una serie de beneficios y servicios ambientales”, toda vez que las plantaciones, añadieron, tienen un efecto moderador sobre los vientos y ayudan a asentar el polvo y otras partículas del aire.
La cobertura arbórea también ayuda a reducir el flujo rápido del agua de las lluvias. “Debajo de los árboles, las temperaturas más frescas y los ciclos húmedos y secos moderados constituyen un microclima favorable para los microorganismos y la fauna”, argumentaron.

Autorización.
En esa misma reunión legislativa, los ediles también aprobaron por unanimidad la ordenanza a través de la cual se autorizó a Ramón y Delfo Riestra a realizar la mensura y subdivisión parcial del terreno designado catastralmente como chacra 22, parcela 3, ubicada al sureste de General Acha.
Asimismo resolvieron destinar el 14 por ciento de la superficie loteada a favor del municipio, afectando el 10% del mismo a espacios verdes, y el 4% restante para equipamientos comunitarios y uso público, tal cual establece el Código de Ordenamiento Urbano de la localidad.
Los propietarios del inmueble deberán hacerse cargo de la apertura de las calles, con la finalidad de hacer factible la instalación de los servicios.
En esa normativa, los concejales también incorporaron dichas parcelas a la zona denominada R2 (residencial), con las condiciones de uso, dimensiones de parcelas e indicadores urbanísticos que la zona indica.