Podrían intimar a Arrarás

CRECEN LAS DIFERENCIAS CON EL CD

Las diferencias entre el Ejecutivo y el Concejo Deliberante (CD) de esta ciudad se acentuaron, tras las duras acusaciones que los ediles vienen recibiendo desde hace algunos días de parte de la intendenta María Julia Arrarás.
Por esa razón se adelantó que el lunes por la mañana está previsto llevarse a cabo una reunión con el cuerpo deliberativo en pleno para analizar la falta de respuestas de la jefa comunal, respecto a los numerosos pedidos de informes solicitados en relación a disímiles temas que hacen a la gestión municipal de la Unión Vecinalista Achense.
Los ediles no ocultaron su preocupación por la falta de respuestas a las peticiones que provienen del poder legislativo. Así es que se evaluará la situación y, en base a lo que allí se determine, se procederá. No se descarta que pueda redactarse un nuevo pedido de informe, pero esta vez para que María Julia Arrarás, responda las causas por las cuales ignora las solicitudes del CD.

Intimación.
Fuentes consultadas por este diario informaron que para el caso que se resuelva enviar esa petición, ésta podría contener términos de intimación para la intendenta, habida cuenta que los concejales sostienen que con ese tipo de conductas se estaría incumpliendo con lo reglamentado por la ley 1597 Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento.
Ante esta situación las diferencias entre ambos poderes municipales se han profundizado, lo que derivará de no producirse un acercamiento de partes, en nuevos enfrentamientos. Sobre todo, indicó una fuente confiable, si se tiene en cuenta que todavía queda por tratarse el presupuesto y la tarifaria que regirá para el 2018.

Acusaciones.
Las acusaciones hechas por Arrarás por medio de diferentes medios periodísticos no cayeron para nada bien a los concejales del oficialismo, como de la oposición. Es que en más de una oportunidad ha manifestado que el CD no demuestra celeridad al momento de tratar temas importantes, dando a entender que no se trabaja.
Por otra parte, hay fuentes que aseguran que el diálogo entre el ejecutivo y el legislativo se ha cortado de manera abrupta, lo que se traduce en la no realización de reuniones de trabajo, y en el desinterés en promover un acercamiento de posiciones entre ambos poderes de la municipalidad.