Policía recibió un ladrillazo

PERSECUCION Y ENFRENTAMIENTO EN EL BARRIO EL MOLINO

(General Pico) – La policía persiguió a tres personas que iban en automóvil en el barrio El Molino, durante las primeras horas de la madrugada de ayer, y al intentar detenerlos fueron apedreados por uno de los sospechosos y por los vecinos. Un agente resultó con una herida cortante en la cabeza y el sujeto aprehendido fue lesionado con postas de goma.
El comisario Ricardo Padilla, jefe de la Comisaría Segunda, confirmó la información sobre el procedimiento realizado a las 0.45 de ayer, cuando un patrullero estaba realizando un recorrido por el barrio El Molino y se encontró con un Renault 12 que circulaba con las luces apagadas y realizaba “maniobras peligrosas”.
Pese a las indicaciones desde el móvil policial para que el otro rodado se detenga no hubo respuesta y comenzó una persecución a partir de la calle 6 entre 29 y 31. Al llegar al cruce de las calles 6 bis y 35 el Renault redujo la velocidad y dos de sus ocupantes bajaron y emprendieron la huida dentro del barrio. El automóvil del sospechoso retomó la marcha y frenó en calles 8 y 35 bis cuando se vio rodeado por más patrullas.
El conductor descendió del vehículo y entonces emprendió contra la policía utilizando escombros y trozos de ladrillos. El ataque se volvió aún más peligroso porque algunos de los residentes de casas cercanas imitaron el accionar del sospechoso y comenzaron a arrojar objetos en contra de la patrulla y los efectivos.

Policía herido.
Uno de los agentes recibió un ladrillazo en la cabeza y terminó con un corte en el cuero cabelludo. La patrulla quedó con daños en el capó y el parabrisas.
Padilla explicó que para detener el ataque los efectivos recurrieron al uso de postas de goma con disparos intimidatorios. Sin embargo algunos de los proyectiles rebotaron en el suelo y afectaron al sujeto de la persecución en las piernas.
Poco después la policía logró demorar al hombre, una persona conocida en el ambiente ya que posee antecedentes por hechos de abigeato, robos e incluso venta de estupefacientes. En principio, el sospechoso fue trasladado al Hospital Gobernador Centeno para las curaciones pertinentes.
El Renault 12 no fue secuestrado en la madrugada ya que la situación era conflictiva y además se aguardaba la orden judicial. La fiscal Verónica Campo intervino en el caso.
En la comisaría se inició un expediente por lesiones, daños, resistencia a la autoridad y atentado. El agente herido recibió tres puntos en la cabeza pero estaba fuera de peligro. Padilla señaló que los inconvenientes en esa zona del barrio El Molino no son nuevos.