¿Por qué se rompió la ruta provincial 1 arreglada en 2016?

¿INUNDACION O DEFICIENCIAS?

El tramo de la ruta 1 deteriorado fue repavimentado hace poco menos de un año. Es una vía alternativa por el corte de la ruta nacional 5 en cercanías de La Gloria. Si se trata de napas altas, ¿se amplía el peligro de colapso de otras redes viales?
La ruta provincial 1 entre Lonquimay y Miguel Riglos comenzó a presentar durante el fin de semana, pozos de gran tamaño. Este diario tomó conocimiento el domingo de las roturas en el kilómetro 209, a pocos kilómetros del cruce con la nacional 5. A partir de consultas con personal policial de la zona, se empezó a advertir a los conductores que transitan por allí.
La noticia sorprende porque en octubre pasado, luego de muchos años de reclamos y postergaciones, quedaron terminados los trabajos de repavimentación. Es cierto que a causa de la inundación de la ruta nacional 5 a la altura del kilómetro 562 -entre las localidades de La Gloria y Uriburu- hizo que mucho tránsito se desviara por esa vía alternativa para los que viajan a Santa Rosa desde el este o Buenos Aires o los que lo hacen en sentido inverso. Pero se terminó de repavimentar sólo hace diez meses, lo que genera dudas por su poca durabilidad.
El tramo de la ruta provincial 1, desde Lonquimay (en el cruce con la ruta nacional 5) hasta General San Martín (en la intersección con la ruta nacional 35), se inauguró en el año 1976 y recién en 2015 comenzó a ser repavimentada. En el medio hay una larga historia de reclamos, promesas incumplidas, idas y venidas que incluyeron movilizaciones, quejas de intendentes y concejos deliberantes, y hasta amenazas de líneas de transporte de cesar con los servicios.
La obra fue prometida por el actual gobernador Carlos Verna, pero en su período 2003-2007, y no se hizo. También fue anunciada por su sucesor (presupuesto 2011) Oscar Mario Jorge, pero tampoco se concretó en forma completa porque solamente se hizo la repavimentación entre las localidades de Miguel Riglos y Guatraché.
Finalmente Verna licitó este “tramo guacho” en 2015 y se la adjudicó a la empresa Vial Agro SA por un monto de 126 millones sobre el presupuesto oficial que era de 110 millones, en el que incluye el acceso a Miguel Riglos y la circunvalación a Macachín. La obra avanzó a tal punto que en octubre del año pasado, aunque faltan trabajos de señalización, fue abierta al tránsito. En ese momento el inspector de Vialidad Provincial, Raúl Urra, a través de la oficina de prensa oficial, confirmó que habían concluido los trabajos de repavimentación.

Sorpresivo deterioro.
Pero en estos días, a sólo diez meses de esta suerte de reinauguración, vecinos y usuarios de esa ruta denunciaron a través de redes sociales que había sufrido deterioros importantes en un sector y hasta recomendaban precaución. Incluso un trabajador de LA ARENA sufrió las consecuencias cuando regresaba en su automóvil hacia Santa Rosa desde el este provincial. Los denunciantes dieron a conocer que “frente el campo El Puesto -de la familia Carman- hay una rotura a lo ancho” y pidieron a los conductores que transiten por allí lo hagan con precaución.
Transeúntes aportaron más información. “Increíble el pozo que se hizo”, y “recién pasamos, está muy grande el pozo! Abarca casi los dos carriles!”, postearon en sus cuentas de Facebook.

La obra.
De acuerdo a la licitación las tareas consistían en la repavimentación ruta 1 entre los kilómetros 195 y 230 con una carpeta de concreto asfáltico, previo reciclado de la base y pavimento existente Las obras comprenden también el señalamiento horizontal y vertical, así como la construcción de obras de desagüe.
El fin de semana largo impidió ubicar a fuentes oficiales para hacer las respectivas consultas, lo que hace que nuestro aporte abone solo en suposiciones. ¿Hay deficiencias en la construcción, la circulación fue tan intensa que no soportó la presión? ¿La obra aún está en garantía y la empresa se tendrá que hacer cargo de las reparaciones?
O tal vez obedece a que las napas altas dejaron sin base al pavimento, como ocurre en gran parte de la provincia incluso hace unos días en la misma ruta en cercanías de la localidad de General Campos. Y si esto es parte del problema debemos plantear nuestra preocupación esbozando una pregunta: ¿Se amplía el riesgo de colapso en el sistema vial en La Pampa, cuánto?

Comenzarán el alteo.
Se espera que hoy comiencen a llegar los primeros camiones con tosca para construir un alteo de una extensión de 450 a 500 metros a la altura del kilómetro 562 de la ruta 5 entre La Gloria y Uriburu. Ese tramo, a la altura de la curva de “Los Robles”, lleva nueve días cortado luego que se inundara por la rotura del terraplén de la banquina norte que contenía una gran masa de agua.
Según fuentes consultadas, los trabajos que llevará a cabo la empresa concesionaria de la arteria consistirán en la colocación de tosca y otros elementos sobre la calzada hasta un metro de altura y luego se pondrá unos 10 centímetros de carpeta asfáltica para habilitar nuevamente la importante ruta que conecta La Pampa con Buenos Aires. La obra, que incluirá la colocación de los guardarrailes, demandará al menos 20 días.
En los últimos días personal de Bomberos Voluntarios de Lonquimay trabajó en el lugar con sus móviles para desagotar el tramo inundado. El agua en el sector norte de la banquina está a unos 45 centímetros por sobre la cinta asfáltica.