Presentan un novedoso sistema de audición

TECNOLOGIA PARA LA ACCESIBILIDAD Y LA COMUNICACION

Un ingeniero dedicado a la tecnología alternativa de comunicación brindó una charla sobre las opciones disponibles para personas con problemas motrices, ceguera, sordera u otra discapacidad. También verá a pacientes locales para un nuevo dispositivo de audición.
El ingeniero Luis Campos, fundador del Centro Argentino de Medios Alternativos de Comunicación (Camac), llegó ayer a esta ciudad para participar de una jornada sobre tecnologías para personas con discapacidad y presentó un novedoso sistema de audición creado en el país. Además, iba a realizar en esta ciudad pruebas con algunos pacientes que podrían utilizar esa tecnología denominada Sevitac.
Natalia Cavallero, una de las integrantes del grupo “Te ofrezco mi voz”, explicó que ellos organizaron ayer la jornada que se realizó desde las 8.30 en el edificio Medano. Esta es una de las primeras actividades que el grupo, conformado por padres, personas con sordera y colaboradores, realiza. Este año comenzaron a organizarse como institución que ya está tramitando su personería jurídica.
Campos señaló que ayer durante la charla se dio una aproximación a todas las situaciones de discapacidad y las tecnologías utilizadas, pero la convocatoria surgió principalmente por un hallazgo que se denomina Sevitac. Es una innovación que posibilita mediante la estimulación de las terminaciones nerviosas del dedo índice que una persona sorda pueda oír. Para lo cual se utiliza un dedal con una pequeña cajita transmisora que permite que el cerebro reconozca los sonidos.
Campos explicó que mediante la percepción de frecuencias se pensó en principio generar un sistema de alerta, para que la persona pudiera identificar bocinas u otras señales básicas, sin embargo con el tiempo vieron que se podía utilizar para distinguir palabras.

Años de trabajo.
Campos contó que en sus comienzos, en 1979, como ingeniero estaba volcado al tema de la computación hasta que en el año 1986 un médico se acercó a la compañía en la cual trabajaba. El profesional de la salud consultó sobre alguna tecnología que pudiera ayudar a una paciente cuadriplégica, y desde el departamento de ventas hubo una negativa, pero en forma personal Campos se involucró y encontraron una forma de comunicación.
En ese caso la mujer apretaba una manguera con los dientes y a través del paso de aire se generaba una señal para comunicación. Desde entonces ha producido cientos de equipos de comunicación según el acceso que tiene cada persona, tecnologías que sirven para aquellos que fruncen el seño, otra para quienes solo pueden sonreír, también para detectar movimiento de los ojos, adaptaciones para usar solo una mano, y otros.
Con su trabajo creó en el año 1999 una casa inteligente que funcionaba solo con la voz y antes, en el año 1992, hizo la primera silla de ruedas que se movía por inspirar o soplar.

Elementos locales.
Consultado sobre los costos, Campos explicó: “Todos los dispositivos se generan con elementos locales, porque se trata de dar una posibilidad a las personas sin generar un gasto tan grande. Por ley las obras sociales deben reconocer las ayudas técnicas, pero se busca un límite en cuanto a los costos”. Por ejemplo, señaló, el implante cloquear puede llegar a costar 300.000 pesos y el sistema Sevitac tiene un valor de 40.000 pesos.
“Es volver a vivir”, dijo Campos en relación a su experiencia con la mejora que logran aquellas personas que pueden empezar a comunicarse y tener cierta independencia, mostrando mejoras en su salud con una extensión de su expectativa de vida, eliminando los antidepresivos y llegando a desarrollarse en sus relaciones.
La expectativa en esta ciudad seguirá porque Campos llegó también para realizar evaluaciones a varias personas que podrían ser candidatas para el nuevo sistema auditivo y que padecen de sordera profunda.

Compartir