Rastrillajes infructuosos en la búsqueda de Sofía Viale

(General Pico) – Un escozor sacudió ayer a la tarde a General Pico cuando más de cincuenta policías comenzaron un rastrillaje paso a paso por el predio donde se deposita todos los residuos de la ciudad, en busca de Sofía Viale. El mega operativo fue encabezado por el titular de la Unidad Regional II, el comisario mayor, Fabio Caimari, junto con integrantes de las distintas comisarías de la ciudad y con la colaboración de la División Canes de Santa Rosa.
Los policías muñidos de palos y hierros revisaron las pilas de montañas de basura acumulada en los últimos días, mientras que perros entrenados olfateaban en los alrededores en busca de algún dato sobre la joven desaparecida. La labor se inició hacia las 14.30 y por la extensión a revisar se requirió de maquinaría vial para remover la basura, que fue aportada por la municipalidad local.
Para ampliar la tarea de rastrillaje, los policías se dividieron en grupos y algunos de ellos recorrieron las zonas aledañas, en cercanías de las vías del ferrocarril, que unen a General Pico hacia Intendente Alvear.
La banquina y alrededores de la ruta 101 también fue revisada. Según fuentes policiales, el operativo era parte de una serie de medidas en conjunto donde no se descartaba ninguna hipótesis. El andar de los investigadores ofrecía un panorama desolador, entre toneladas de residuos y barro.
Casi al mismo tiempo en que se procedía a los rastrillajes, en la plaza San Martín, frente a la municipalidad, medio centenar de vecinos se juntaron en el lugar para expresar su apoyo a la familia y distribuir fotos actualizadas de Sofía Viale.
Adultos y chicos se mantuvieron en el lugar por espacio de más de una hora, para entregar a los automovilistas y transeúntes la imagen de la chica, cuyo paradero se desconoce desde el viernes pasado.

Cónclave judicial.
Hacia el mediodía de ayer, en la sede de los tribunales de Pico, se concretó una reunión entre autoridades policiales y judiciales, donde se decidió que los fiscales, Noelia Afonso, Ana Laura Ruffini y Alejandro Gilardenghi coordinen múltiples allanamientos en distintos barrios de la ciudad, para tratar de obtener datos sobre la menor.
De acuerdo con la fuente, las requisas se concretaron en la tarde del miércoles con la colaboración de la Brigada de Investigaciones e incluyó inspeccionar la casa de la abuela materna de Sofía, una vivienda ubicada en el barrio Rucci.
Justamente, la abuela materna fue una de las primeras personas que la policía trató de entrevistar para obtener datos de Sofía. Cuando las autoridades la contactaron, la mujer dijo que se encontraba en Victorica, pero cuando la policía de esa localidad la fue a buscar al domicilio dado por ella, la respuesta fue negativa.
Después se supo que la abuela de Sofía Viale estaba en Arizona. Esa incongruencia despertó suspicacias entre los investigadores pero ninguna pista que pudiera servir para hallar a Sofía Viale.
El caso de la ausencia de la joven está rodeado de misterios. Además, en las primeras horas de la investigación se aportaron datos de personas que testimoniaron haber visto a la menor o creyeron que era ella.
Se sabe con certeza que el viernes salió de su casa, ubicada en el barrio Indios Ranqueles y que ese día asistió al colegio con normalidad. A la tarde salió a vender pasteles por el barrio y ya no regresó. Su celular se apagó o se quedó sin batería hacia las 21 y nunca se supo más de ella.

Con perros entrenados
Anoche hacia las 20, la policía local junto con integrantes de la “Brigada Canina del Sur de Santa Fe”, iniciaron la búsqueda de Sofía Viale en el macrocentro de la ciudad. El punto de partida de la pesquisa se inició en la esquina de las calles 19 y 20, lugar donde un joven aseguró ver a Sofía en la noche del martes.
Presuntamente, el perro junto a su entrenador habría podido seguir cierto rastro con certeza hacia la zona del hospital. La causa judicial está en manos del fiscal Héctor Aberásturi, con la colaboración de los demás integrantes del Ministerio Público Fiscal.
Según se pudo saber, son tres los perros adiestrados que llegaron a la ciudad, y cada animal está entrenado para este tipo de búsqueda de personas. Uno de los canes que se está utilizando es el que encontró el cuerpo de Tomás, el niño asesinado de un golpe en la cabeza en la ciudad bonaerense de Lincoln. En un parte de prensa emitido anoche, el Ministerio Público Fiscal solicitó “mesura a la población respecto a la realización de actos (marchas, manifestaciones colectivas) que puedan interferir en el éxito de la búsqueda”.
De acuerdo con una fuente, todo el personal que arribó a la ciudad pertenece al cuerpo de bomberos y tras su llegada a Pico, se reunieron de urgencia a las 18.30 con los jefes policiales y fiscales. Tras ese encuentro en tribunales se inició la búsqueda nocturna con los perros.