“Reconozco que es Palmero”

SEGUNDA JORNADA DEL JUICIO POR EL HOMICIDIO DE GUARDIA

(General Pico) – Personal policial, peritos forenses y vecinos del barrio Ranqueles de esta ciudad, declararon ayer en la segunda jornada del juicio oral y público que se sigue en los tribunales piquenses contra Roberto Palmero, por el homicidio de Diego “Kawasaki” Guardia, cometido en el mes de febrero de 2015.
Un testigo, el ex suegro del acusado, señaló que aunque no le pudo ver la cara al agresor porque usaba casco, señaló que le reconoció la voz cuando pasó ante un grupo de jóvenes, entre los que estaba el hijo de Núñez, y los amenazó: “Reconozco que es Palmero porque pasa la moto y les dice a ustedes les va a pasar lo mismo”.
El debate lo coordina el tribunal colegiado que preside Paola Loscertales y que también integran los jueces de audiencia Florentino Rubio y Carlos Pellegrino. La acusación la llevan adelante los fiscales Ivana Hernández, Verónica Campo y Guillermo Komarofky, además de la querellante María José Gianinetto y Horacio Di Nápoli, secretario de la Procuración General de la provincia. La defensa la ejerce el abogado santarroseño Gastón Gómez.
Durante la primera parte de la audiencia declaró personal del Cecom que recibió la llamada en la cual se alertó sobre el hecho de sangre. También declararon los primeros policías de la Comisaría Segunda y del Comando Radioeléctrico en llegar a la escena del crimen.
Algunos testimonios policiales fueron coincidentes sobre los comentarios que se escucharon en el lugar del hecho y que apuntaron a Palmero como el agresor. También coincidieron dos uniformados en manifestar que un familiar de la víctima indicara “por qué te regalaste”, en alusión a que Guardia había ido hasta el barrio Ranqueles donde era hostigado y amenazado por Palmero.

Testigo clave.
El testimonio más contundente de la jornada de ayer, fue sin dudas el de Angel Núñez, quien es el ex suegro del acusado. El testigo vive frente al lugar donde se inició el incidente, y esa noche estaba en la vereda y presenció gran parte de la secuencia del homicidio.
Núñez dijo que estaba en la puerta de su casa, ubicada sobre la calle 33 y 36, cuando vio pasar la moto que manejaba Federico Alvear y en la que viajaba Guardia como acompañante. Pocos metros atrás vio cómo arrancaba otra moto y comenzaba a perseguir a la primera. Además el testigo narró que frente a la Posta Sanitaria del barrio Ranqueles, escuchó la primera detonación y aseguró haber visto que el conductor de la segunda moto empuñaba un arma de fuego.
Además explicó que después Guardia se “descolgó” de la moto y que poco después escuchó otro disparo. “En la 38 y la 33 se descuelga Guardia y sale corriendo por la vereda hacia la 35. Después que se pierde detrás de los pinos se escucha otra detonación”, dijo.

Reconocimiento y amenazas.
Uno de los momentos más importantes de su declaración, fue cuando aseguró que el conductor de la moto que efectuó los disparos, había sido Palmero. El testigo dijo aunque no le pudo ver la cara al agresor porque usaba casco, señaló que le reconoció la voz cuando pasó ante un grupo de jóvenes, entre los que estaba el hijo de Núñez, y los amenazó: “Yo reconozco que es Palmero porque pasa la moto y les dice a ustedes les va a pasar lo mismo”.
El testigo declaró durante varios minutos respondiendo preguntas de la fiscalía, de la querella y de la defensa, y aseguró que tras el hecho de sangre, tanto él como sus hijos, comenzaron a ser amenazados por el imputado. En un tramo de su declaración manifestó que uno de sus hijos, que estaba citado a declarar, no asistiría por temor a represalias por estar amenazado por el entorno de Palmero, y desde la Oficina Judicial se informó sobre su inasistencia.
Luego declararon policías de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional II y en turno vespertino se escucharon otros tres testimonios, entre ellos, una Cámara Gesell realizada por una psicóloga del Poder Judicial.
Durante la primera jornada habían declarado los padres de la víctima, quienes manifestaron que existían problemas previos entre Guardia y Palmero, que se habrían iniciado a partir de que el acusado mantenía una relación sentimental con la ex pareja del fallecido.
Se espera que hoy, también en una doble jornada, declaren cerca de 16 testigos. El debate tendrá continuidad mañana y el próximo martes, día en el que las partes presentarán los alegatos finales.