Repostero piquense sufrió dos robos en cinco días

OLA DE DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD NO SE DETIENE

“Cinco años de trabajo me los robaron en cinco días”, dijo Diego Córdoba, un repostero piquense titular de un pequeño emprendimiento, donde ladrones ingresaron dos veces en menos de una semana. El damnificado indicó que les sustrajeron elementos electrónicos, dinero en efectivo y postres, tras violentar la reja de una pequeña ventana lateral por la cual ingresaron en dos ocasiones.
El valor de los elementos sustraídos ascendería a los 40 mil pesos. La ola de robos parece no tener freno en la ciudad, y estos dos hechos se suman al que sufrió días atrás un conocido mecánico del medio al que le desvalijaron la vivienda.
El titular del local “Dulces Sabores”, que funciona sobre la calle 15 entre 12 y 14, en el sector del radio céntrico de esta ciudad, contó que el jueves autores desconocidos ingresaron a su local luego de violentar la reja de una ventana. Una vez en el interior del inmueble le sustrajeron una notebook, una batidora, una cámara de fotos profesional, dinero en efectivo y postres. Luego del hecho radicó la denuncia policial correspondiente, y en el lugar trabajó personal de la Comisaría Primera y de Criminalística, que levantó huellas en el comercio.
Tras el primer robo, el repostero consultó precios para colocar un sistema de alarmas y así tener monitoreado el local. Sin embargo, un día antes que le fueran a instalar el sistema de vigilancia, sufrió un nuevo robo.
“Hoy (por ayer) entro a las ocho al local y me encuentro con que me habían entrado otra vez. Rompieron la misma ventana, la misma reja, y se llevaron una batidora de tipo industrial, algo más de plata y se llevaron siete u ocho postres, con lo cual me vaciaron la heladera. La sensación de impotencia es grande, porque tengo trabajo para entregar y no tengo batidora, la sensación es horrible. En cinco días me vaciaron todo, cinco años de laburo me lo robaron en cinco días”, manifestó indignado el repostero.

Importante suma.
Córdoba contó que el emprendimiento del que es titular se maneja de modo familiar, y que empezó a trabajar de manera particular en su casa hasta que llegó a comprar distintos elementos de trabajo y pudo instalar el pequeño local que funciona en el radio céntrico.
“Estoy arrancando de cero otra vez, tengo que pagar el alquiler, los impuestos y que me hayan sacado mis herramientas de trabajo es terrible. Trabajo todos los días de mi vida, no tengo un día de descanso, es mucho el esfuerzo que hay detrás de todo esto para que en diez minutos te quedes sin nada”, indicó.
La víctima de estos dos importantes robos dijo que los elementos sustraídos ascienden a una suma que oscila en los 40 mil pesos. “Esa plata significa muchísimo para mí porque tengo que recuperar todo lo que logré con tantos años de trabajo con más trabajo. No resisto un robo más, si me roban otra vez tengo que cerrar las puertas del local”, finalizó.

Volver a empezar
Tras la importante ola de robos que azota a los piquenses, los damnificados se enfrentan a la necesidad de comenzar a recuperar parte de los elementos que le fueron sustraídos, que en algunos casos son herramientas de trabajo y en otros elementos de uso personal como televisores y computadoras. Ayer a través de las redes sociales se pudo encontrar posteos de vecinos de esta ciudad, a través de los cuales anunciaban la venta de empanadas caseras con entrega a domicilio, a modo de colaboración para empezar a recuperarse “de un robo importante”.

Compartir