Retiran a niño del cuidado de su madre

WINIFREDA: JUSTICIA CONSIDERO QUE MENOR RECIBIRIA MALOS TRATOS Y QUEDO BAJO LA TUTELA DE UNA TIA

La Justicia aplicó la medida de protección hacia los derechos del niño (12) porque tendría comprobado que recibiría malos tratos por parte de su madre. El pequeño quedó bajo la custodia de un familiar directo, que asumió la responsabilidad de darle mejores condiciones de vida.
La Justicia santarroseña retiró a un niño de 12 años nativo de Winifreda del cuidado de su madre porque habría quedado demostrado que ella lo maltrataba. El menor quedó bajo la tutela de su tía y su mamá, la presunta agresora, deberá mantener una distancia de 200 metros de su hijo y no podrá mantener contacto personal, electrónico o por tercera persona con él por el término de 90 días.
Fuentes policiales locales indicaron que estas medidas de protección hacia los derechos del infante fueron aplicadas tras una investigación de varios meses llevada adelante por el fiscal Marcos Sacco, de la Fiscalía de Violencia Familiar y de Género del Ministerio Público Fiscal.
La causa judicial está caratulada “supuesta violencia familiar” y en el expediente figuraría un informe remitido por directivos y docentes de la Escuela primaria 104 de esta localidad, quienes habrían detectado signos de maltrato físico en el alumno escolarizado en esa institución. En el caso también tomó intervención el Ministerio de Bienestar Social (MBS).
Como consecuencia de las pruebas recolectadas, la Justicia ordenó el retiro del niño del cuidado de su madre biológica. Esta fue convocada el lunes a una reunión en el área de Acción Social municipal. Allí estaban una abogada y una asistente social integrantes del equipo técnico del MBS, el jefe provisorio de la comisaría local y una oficial femenina del área de género de la comisaría de la mujer de la ciudad capital.
En ese encuentro, la vecina fue notificada de la medida en su contra, la cual aceptó sin inmutarse para sorpresa de todos los presentes porque intuían que iba a reaccionar de manera violenta, cosa que no sucedió y el acto se desenvolvió con absoluta normalidad.

Restricción.
La vecina, después, fue trasladada en un patrullero hasta la Ciudad Judicial de la capital pampeana para brindar declaración indagatoria ante el magistrado interviniente. Cuando finalizó su exposición, quedó en libertad, pero el juez de control Mauricio Piombi le aplicó una restricción de acercamiento a su hijo de 200 metros de distancia por el término de tres meses y no podrá mantener ningún tipo de contacto físico, tecnológico o por tercera persona con él.
El niño fue abordado por una asistente social y luego entregado en guarda a su tía, quien asumió la responsabilidad de brindarle cobijo y las mejores atenciones, una tarea intra muros que deberá compartir con sus propios hijos. Su madre, mientras tanto, deberá someterse a un tratamiento psicológico para llegar a controlar su estado emocional general y cambiar su personalidad.