Santa María está sin médico

EBERHARDT BUSCA PROFESIONAL PARA POSTA SANITARIA

El jefe comunal Serafín Eberhardt había conseguido una médica el año pasado pero por razones de salud tuvo que renunciar. “Tenemos casi listas las obras en la posta sanitaria pero no tenemos médico para inaugurarla”, afirmó.
Colonia Santa María volvió a quedarse sin médico permanente. Después de que a fin de año pasado el jefe comunal Serafín Eberhardt había logrado el concurso de una profesional llegada desde otra provincia, razones de salud de la misma la obligaron a dejar el lugar y vacante el cargo.
“No nos fue muy bien”, informó y dijo que “tenemos casi listas las obras en la posta sanitaria pero no tenemos médico para inaugurarla” y reconoció que “nos equivocamos con ella”, al hacer referencia a la experiencia de acercar al pueblo a la profesional.
“Sufrió problemas psiquiátricos y no estaba en condiciones de cumplir bien con sus funciones”, sostuvo y reveló que “tampoco habíamos logrado todo lo necesario con el Ministerio de Salud y hasta me terminó costando algunos pesos de mi bolsillo”, ya que los trámites burocráticos fueron más lentos que lo esperado.
La obra de la posta no es la única a ser habilitada en la Colonia. Viviendas sociales y la remodelación del Hogar de Ancianos están en su etapa final, informó Eberhardt. “El gobernador escuchó nuestra situación y ya vino gente a ver qué es lo que nos hace falta para terminar, son los últimos detalles pero la situación hace que a nosotros se nos complique y demore”, añadió.
Para la comuna, la situación económica es buena. “Estamos ordenados y tenemos algunos ahorros, estamos bien”, dijo el funcionario y ejemplificó diciendo que “nuestros caminos están en condiciones, hemos trabajado y están listos”, pero sin embargo se quejó de “los continuos aumentos de los costos” que hacen que “uno se asuste porque nos vamos a tener que gastar los ahorros”.
Aseguró que “acá nos vamos a arreglar, siempre hemos gastado menos de lo que ingresa pero a mí me preocupa la gente, que no llega a pagar sus cosas básicas”.
El parate de la obra pública “es un golpe grande” para la Colonia porque “a pesar de ser obras chicas, tenemos a la gente ocupada” y se esperanzó en que “en los próximos meses la cosa cambie. Nos cuesta entender, pero no vamos a tener más remedio que adaptarnos”.