“Tenemos papeles de compra”

FAMILIA RECUPERA GANADO Y LUEGO SE LO QUITAN

(General Pico) – Los hermanos Alejandro y Alberto Viano, fueron sorprendidos días atrás cuando el ganado que la policía había recuperado de una estafa en su contra fue nuevamente, por decisión judicial, entregado a otro productor de la zona de Rancul. Los representantes de la firma ganadera Futa Loo hablaron con LA ARENA y aseguraron que fueron avasallados por la policía de La Pampa mientras estaban en un campo en Córdoba.
Para conocer el caso hay que recordar que en el 2015 los Viano realizaron una venta de hacienda que resultó en una estafa porque entregaron más de 300 bovinos y solo recibieron un 10 o 15 por ciento de lo pautado porque el resto de los cheques no se pudieron cobrar. Eso sucedió en octubre y para el 2016 la investigación del delito logró allanamientos con el hallazgo de los animales, pero el ganado quedó con ellos como depositarios judiciales y lo mantuvieron en un campo que alquilan en Córdoba, el establecimiento Don Domingo.
Sin embargo días atrás la policía de La Pampa, con orden judicial, retiró esos animales para dar respuesta a Roberto Piazza, un productor de Alta Italia que aseguró que fue estafado en la venta de vacunos a gente de Rancul y de Buenos Aires. Los Viano explicaron que en el 2015 ellos compraron hacienda a Piazza y poseen los comprobantes con cheques firmados con el productor. Incluso hay depósitos bancarios que Futa Loo realizó a la cuenta de Piazza, pero ninguno de esos comprobantes fue considerado por la Justicia.
“Estamos indignados, y hasta con miedo, porque nosotros de esa hacienda, además del perjuicio económico, porque pagamos vacunación, arrendamiento y otros gastos, nos encontramos que cuando hacen el último allanamiento entraron de noche y el único personal policial era de la URII en un campo de la provincia de Córdoba sin agentes de esa zona. No nos mostraron documentación, portaban armas y no dieron más explicación”, dijo Alejandro Viano.

No cumplieron orden judicial.
“Cómo identificaron a los animales?”, preguntó el apoderado de la empresa, porque era de noche cuando cargaron parte de las vacas. Al día siguiente continuaron con el secuestro de los animales pero no cumplieron con la orden del juez de control Heber Pregno de pelar a las vacas para comprobar las marcas, solo raparon a cuatro bovinos. Y según Viano, dijeron que hubo un reconocimiento ocular por parte del Piazza pero él no estaba en el lugar. Otra irregularidad que señalaron es que estaba el mismo veterinario que hizo las pericias en el 2016 para constatar que el ganado era de Futa Loo y ahora se contradijo.
Eso ocurrió el 29 de julio a la noche y los Viano hicieron una denuncia porque fueron maltratados en el lugar pese a ser los depositarios judiciales y tener documentación que los avalaba. Además denunciaron lo ocurrido en Villa Huidobro y ante la fiscalía de Huinca Renancó, pidiendo que la medida judicial pampeana se respetase y se pelara a todos los animales. “En el exhorto decía que se proceda a identificar a los bovinos marcados con doble ZZ o remarcadas”, agregó.
Alberto Viano aseguró que intentó hablar con los policías, les mostró los boletos de marca que acreditaban la propiedad pero no fue escuchado e incluso pensó que lo iban a detener a él.
Hace 15 días que los animales fueron llevados y los Viano no saben dónde están y se preguntan por qué la Justicia de La Pampa nunca los convocó o solicitó los comprobantes que ellos poseen.
Los perjudicados tampoco comprenden por qué motivo en un año, y con dos vistas favorables de la fiscalía de General Pico, la restitución de los animales a Futa Loo no se tramitó. “Nosotros no sabemos ya que pensar”, dijo Alejandro Viano.
Y agregó: “Hicimos negocio con Piazza por millones de pesos. Tenemos los papeles donde se detalla la compra, con los cheques emitidos y cobrados, los depósitos a la cuenta y otros comprobantes.”