Un siglo de primera agrupación política

EN 1916 SE CONFORMO UNA COMISION DIRECTIVA DE LA UNION CIVICA RADICAL EN EDUARDO CASTEX

En estos días se cumple un siglo del surgimiento oficial de la primera agrupación política en Castex. Al poco tiempo hubo una interna: el bandido rural Juan Vairoletto fue contratado para asesinar a un histórico dirigente, pero le tendieron “una cama” y el ideólogo terminó preso.
Hace un siglo se constituía formalmente la primera agrupación política en Eduardo Castex, cuando se conformó la comisión directiva de la Unión Cívica Radical. El dato fue revelado en la última sesión del Concejo Deliberante local, en base a datos obtenidos en el libro “En a Remota
orilla del recuerdo”, que se publicó para el centenario de esta localidad (ver recuadro).
La sociedad castense, hasta la actualidad, mantuvo un marcado “bipartidismo”. El PJ prevaleció desde la reinstauración de la democracia, ganando los comicios de 1983 con Adolfo Sala, y después Livio Curto en 1987, 1991 y 1995; y recuperó la comuna en 2011 con Julio González, y repitió el triunfo electoral en 2015.
El radicalismo con la sigla UCR no pudo vencer en las urnas. Luis Ordoñez triunfó en 1999 integrando la Alianza (UCR-PS-Fregen) y repitió en 2003 pero integrando la boleta del FRAP, y después Juan Chiquilitto se impuso en 2007 pero en la boleta del Frepam. Allí el radicalismo fue el socio mayoritario, en alianza con el PS y el Partido del Frente.

Nacimiento de la UCR.
En los primeros días de julio de 1916 las autoridades provisionales de la UCR del territorio, convocaron a una asamblea pública para deliberar y designar definitivamente la comisión directiva del Comité de Eduardo Castex. La asamblea fue presidida por Domingo González Costa y Ricardo Gaete, en representación del Comité Central de la UCR.
La primera CD llevó el nombre de Félix Miele. Y quedó conformada por Ricardo Pereyra Rozas y José Camilo Crotto como presidentes honorarios; Pedro Cometa Senestrari como presidente; y también estaban Antonio Charpin, Mateo Roglio, Domingo Rispal, Angel Galli, Athos Isola, Carlos Ornstrup, Antonio del Solar, Domingo Erausquin, José Oliarte, Fernando Lobos, Justo Sosa y Pedro Bertolotti, entre otros; Y se designó a Héctor Isola, Remigio Palacios y Enrique Martínez Almudevar como delegados a Comité Central.
Ayer se cumplieron 99 años que el radicalismo llegaba al Concejo Municipal. Carlos Ornstrup y Héctor Isola accedían a los cargos de concejales.
La resolución el Poder Ejecutivo Nacional y por producirse una acefalía, ese año se nombraron a los comisionados Damián Sánchez y Félix Giordani, y el cargo de secretario tesorero recayó en el correligionario Enrique Martínez Almudevar.

Interna y Vairoletto.
El radicalismo rápidamente se dividió en dos facciones. Pedro Corneta Senestrari con los hermanos Héctor y Athos Isola lideraron el sector de los “chivos”, de tendencia irigoyenista; y se enfrentaron con los “carneros”, de tendencia conservadora, donde estaban Ramón y Paulino
Zamarbide.
La interna provocó que el célebre bandido rural Juan Bautista Vairoletto baleara la vivienda de Cometa. Y según Hugo Chumbita, Ramón Zamarbide había contratado a Vairoletto para matarlo, pero Vairoletto se negó y acordó con Cometa para tenderle una trampa. Zamarbide fue arrestado cuando estaba por pagarle los 5 mil pesos para cometer el crimen.
Y fue liberado al poco tiempo, por falta de pruebas sólidas. Igual Cometa ganó la Convención Partidaria, y quedó como presidente del Comité Central de la UCR del territorio.

Extraño recordatorio.
La conmemoración del centenario de la conformación de la UCR en Castex fue revelado -llamativa y paradójicamente- por la concejala del PJ Claudia Tamagnone, quien lo destacó en el recinto deliberativo y saludó a sus colegas de la bancada del Frepam. Los ediles frepamista se sorprendieron.
Igualmente, la UCR castense no conmemoró los 125 años de la fundación de la UCR en Argentina, y tampoco el centenario del surgimiento en esta localidad.
La edila citó como fuente el libro “En la remota orilla del recuerdo”, que se editó para el centenario de la fundación de Eduardo Castex. El trabajo contó con la labor de las editoras Mariana Annecchini, Diana Irene Blanco, Aída María Lorini y Elisabeth Rollhauser, y tiene casi 800 páginas. Y ese trabajo también fue la fuente de esta crónica periodística.

Compartir