Un policía retirado asumió como inspector municipal

(Winifreda/Corresponsal)
El cabo primero Néstor Barrientos finalizó este año su carrera policial y a los pocos días siguió manteniendo contacto con la población desde otro ámbito. “Queremos que haga cumplir las ordenanzas porque somos hijos del rigor”, dijo la intendenta, Marta Berg.
Un policía retirado se desempeña desde este mes como inspector municipal en Winifreda. Se trata de Néstor Barrientos (51 años), quien se acogió recientemente al retiro voluntario con más de 25 años de servicio en la fuerza policial pampeana y finalizó su carrera en la comisaría de esta localidad con la jerarquía de cabo primero.
Su designación contó con aprobación de la jueza de Faltas, Andrea Luz, y la intendenta, Marta Berg. Esta última sostuvo que el ex uniformado tiene “mucho conocimiento en el tema tránsito y sabe cómo actuar en la vía pública”.
El cargo de inspector estaba vacante desde el año pasado cuando dimitió Selva Domínguez, de Eduardo Castex. Luego, tres policías retirados foráneos enviaron sus antecedentes al municipio con intenciones de cubrir ese puesto laboral.
La jefa comunal y la titular del Juzgado de Faltas se habían inclinado por uno de los postulantes, pero su trabajo pasó totalmente desapercibido en el pueblo porque renunció a las 48 horas después de haber asumido, con el argumento que había conseguido un “trabajo mejor y más tranquilo” en su ciudad natal, ubicada en el norte pampeano.
“A la otra persona más potable para ese cargo se nos hacía dificultoso proveerle una vivienda porque todavía no se entregaron las casas del Plan Federal, los alquileres son caros no tenemos casas municipales disponibles y el hotel también nos salía costoso todo el mes, entonces decidimos esperar para ver qué otra posibilidad surgía”, explicó la mandataria comunal.
“Barrientos se ofreció justo cuando estábamos deliberando a quién poner en esa función y nos pidió que lo esperáramos hasta que le saliera el retiro. El 5 de febrero comenzó a trabajar luego que acordáramos las actividades que deberá realizar básicamente hacer cumplir las ordenanzas”, agregó.

Confianza.
Berg dijo que Barrientos no es nativo del pueblo y eso jugaría a su favor al momento de relacionarse con los pobladores. “Además, el hecho de haberse desempeñado como policía hasta hace poco tiempo impone más respeto y tiene reglas de conductas distintas a las de una persona común”, indicó.
“Está en un período de prueba, pero confiamos en que cubrirá nuestras expectativas y que podrá controlar el tránsito, la salida del boliche, el horario de sacar la basura, el uso del casco por parte de los motociclistas, que no circulen ni estacionen camiones cargados dentro del radio urbano ni maquinas fumigadoras, todas cuestiones plasmadas en las ordenanzas y queremos que se cumplan”, agregó Berg.
“Por ahí somos hijos del rigor y si no tenemos a alguien que nos esté controlando hacemos la vista gorda y oídos sordos”, finalizó Berg. El nuevo inspector ya tomó contacto con varios motociclistas a quienes notificó verbalmente sobre la importancia de usar el caso protector, caso contrario serían multados y podría llegar a retener vehículos.