Verna se bajó por temor a gobernar sin apoyo nacional

(General Pico) – El senador Carlos Verna terminó con su silencio. Ayer al mediodía anunció que renunciaba a la candidatura de gobernador, por las divergencias políticas con el armado político de la lista de diputados nacionales propuesto por el kirchnerismo. En su explicación, enumeró una serie de desencuentros telefónicos y de reuniones, acerca de quiénes deberían ser los postulantes a la Cámara Baja.
Verna, fiel a su estilo, eligió una emisora de FM local, vocera de su pensamiento, para comunicar su decisión de bajarse de la candidatura y cargar contra funcionarios del gobierno nacional, a los que responsabilizó por los desencuentros políticos. La resignación del actual senador a presentarse el 23 de octubre coronó una serie de trascendidos acerca del enojo que mantenía Verna por la intromisión del kirchnerismo en la nominación de los diputados nacionales por La Pampa.
Verna no dijo ni una palabra hasta ayer. Tampoco hablaron sus allegados y personas que son de su máxima confianza política. Pero su posible renuncia no sonaba descabellada. Verna había mandado a desmontar el acto de lanzamiento de campaña que se iba a realizar en Santa Isabel el 2 de julio. Y había bajado los decibeles de entusiasmo político en su entorno. Además, cerró el dialogo con varios de los dirigentes de la Línea Plural, que comenzaron a dudar de la participación de Verna en los comicios de octubre.
Si bien el actual senador selló su decisión política para que no se filtre información, se pudo saber que al menos tres personas conocieran horas antes lo que se venía. Se menciona que el intendente, Jorge Tebes, un hombre de extrema confianza personal de Verna, fue de los primeros en saber de la renuncia. En su sorpresivo anuncio radial, Verna entregó un relato de las últimas decisiones políticas, que derivaron en la nominación de María Luz Alonso como diputada nacional, que obligó a la renuncia de los precandidatos del PJ pampeano.
Según Verna, en la reunión que mantuvo con la presidenta Cristina Fernández, la mandataria no habría manifestado la decisión de imponer candidatos a diputados nacionales, pero si pidió personas que acompañen con su voto las iniciativas del gobierno nacional. Sí, la presidenta habría exteriorizado su intención de “opinar sobre los nombres”, algo que se iba hablar después de oficializadas las listas provinciales.
Tras ese cónclave político, el senador santacruceño, Nicolás Fernández, quedó como nexo entre los dirigentes del justicialismo pampeano y la presidencia para saber qué nombres se impulsarían como legisladores nacionales.
Incomunicados.
Verna explicó que en la sesión del 1º de junio le pidió a su par Fernández que coordine una nueva reunión con la presidenta para definir los nombres de los diputados nacionales. El senador Fernández le comunicó a Carlos Verna que la presidenta lo esperaba el 22 de junio en su despacho pero el encuentro se frustró. Verna tenía planeado un viaje familiar por el norte del país, para visitar Salta y Jujuy desde el 20 de junio.
Verna dijo que le pasó los nombres de los candidatos a diputados nacionales al senador Fernández el 15 de junio para que se los traslade a la presidencia. Y dio los fundamentos para sostener la candidatura del vicegobernador, Luis Campo, a la Cámara Baja como la persona que tenía el aval de las líneas mayoritarias del peronismo provincial. Pero desde el Ejecutivo Nacional se mantenía otra idea.
Fernández tomó nota de los nombres y le dijo a Verna que “por ahí la presidenta hace alguna observación”. Y que se comunicarían con él. Según el senador pampeano recibió un llamado el sábado, cuando aún estaba en el norte del país. La comunicación telefónica llegó desde uno de los despachos de la Presidencia de la Nación, más precisamente de la secretaría Legal y Técnica que controla Carlos Zanini. Esa tarde, del 25 de junio, el funcionario kirchnerista le pasó los nombres de los candidatos que la presidenta proponía, María Luz Alonso y Silvia Bersanelli.
Verna asegura que habló con Zanini sobre la falta de tiempo para resolver ese tema y que las listas ya estaban presentadas. A las pocas horas, se comunicó el senador Fernández con Verna al que se señalaba como el responsable de la discrepancia política. Para el ex gobernador pampeano, estas idas y vueltas en los contactos, generaron un “desencuentro” que derivaron en la presentación de las candidatas del kirchnerismo “por fuera del PJ”.
Cuando Verna regresó a General Pico, asegura que en ese momento se enteró que la presidenta había manifestado que él no había cumplido con su compromiso, algo que Verna descartó. A partir de allí decidió presentar su renuncia al considerar que no se había cumplido el acuerdo político que había hablado con la presidenta. En el medio de la controversia quedó el senador Fernández, que se afirma era el encargado de resolver el tema de los candidatos en La Pampa.
Verna dijo que el domingo 26 de junio preparó un escrito con sus abogados donde quedó redactada la renuncia y certificó la firma en una sede policial de General Pico. Ayer lunes la elevó a la Junta Electoral. El senador agregó que en si ganaba la gobernación no se podía gestionar “en desconfianza” y temía por algún tipo de retención de fondos o transferencias que terminen afectando la gobernabilidad de la provincia.
“Hice un acuerdo político y otro de gobernabilidad, el primero ya fue incumplido, asÍ que ese es el motivo de mi renuncia”, expresó textualmente. Y acotó en alusión al pedido de Cristina por Alonso: “Decidieron ir por afuera, a través de una colectora, que era uno de nuestros pedidos para sostener el acuerdo político en La Pampa (NdeR: entiéndase que en La Pampa no hubiera listas colectoras). Si no se cumple un acuerdo político, mucho menos se puede pensar en que se cumpla el acuerdo de gobernabilidad y yo no voy a poner en riesgo a todos mis comprovincianos”.
El senador nacional se cuidó en el uso de algunos términos para dejar en claro que existieron “desencuentros” y no “desacuerdos” políticos, pero esa semántica no tapó el abismo que separa a Verna con el kirchnerismo. Además, cargó contra el presidente del PJ al atribuirle una declaración en la que manifestaba que la Presidenta no quería compartir la boleta con Verna. Por esa definición aseguró que él tenía la solución a su alcance y renunciaba a la candidatura a gobernador.
La renuncia de Verna parece más meditada que lo parece. El senador nacional nunca escondió sus diferencias con la líneas de acción e ideológicas del kirchnerismo. Siempre se mostró más cómodo con otros dirigentes del peronismo, y no con la plasticidad y la superación de límites que propone el gobierno nacional. Verna ya había dado señales de no querer enfrentar una nueva gobernación. Había resultado complicado para sus allegados convencerlo para su postulación. Al cierre de las listas amagó con bajarse. Y ahora terminó por resignarse, definitivamente.

Durango se reunió con Randazzo
La marinista Norma Durango quedó, con la renuncia de Carlos Verna a su candidatura, como la postulante a la gobernación por el Partido Justicialista. Aunque todavía se espera una resolución de la Justicia Electoral para determinar los pasos legales a seguir.
Al bajarse Verna, la Plural le sirvió en bandeja el poder a Convergencia. De esta manera, el marinismo volvió al centro de la escena política pampeana con la posibilidad cierta de que la ex vicegobernadora pueda llegar a ser la próxima candidata.
Durango se enteró cerca del mediodía de ayer de la sorpresiva decisión de Verna cuando el productor de Radio Noticias la llamó para consultarle su opinión sobre la novedad que por entonces recorría toda la provincia. Pese a la confusión y sorpresa que dominó a propios y extraños en la política local, en una breve comunicación Durango se encargó de dejar en claro que sus aspiraciones, con Verna al margen, están más vigentes que nunca: “Mi compromiso con la provincia sigue intacto, yo estoy decidida a aportar mi experiencia y mi trabajo aunque primero se debe resolver esta situación que nos ha pasado”. Por la noche, en otro contacto telefónico con LA ARENA, se mostró más cauta a la espera de la decisión de la Justicia Electoral para que avale o no sus pretensiones. “Haremos lo que haya que hacer”, sostuvo.
Para entonces, Durango ya se había reunido con el ministro del Interior, Florencio Randazzo en la Casa Rosada. Explicó que “después de que tengamos en claro lo jurídico, ahí sí vamos a analizar lo político”. También había intentado encontrarse con el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. De esta manera, el marinismo habría buscado el apoyo de la presidenta Cristina Fernández para un posible futuro gobierno de llegar a ser Durango la candidata del PJ pampeano.
Según fuentes marinistas, por la noche Randazzo habría llamado al tribunal electoral de la provincia para “bajar la orden” de que la fórmula quedara finalmente conformada por Durango y el primer diputado provincial, Juan Pablo Morisoli. El asidero del dato se verá con el correr de las horas.

“Dolorosa”.
La ex funcionaria coincidió en Buenos Aires con el presidente del PJ, y líder de la Línea Convergencia, Rubén Hugo Marín, que había viajado para un chequeo médico, pero sólo hablaron por teléfono. Marín fue consultado por LA ARENA a la tarde y afirmó que la renuncia de Verna a su candidatura “fue una sorpresa, y muy dolorosa” para él y que promoverá una reunión de “todo el peronismo” porque “hay que bajar las pasiones, los rencores, las broncas, y avanzar juntos”.
Dijo que se enteró “en el camino” a esa ciudad de la noticia. “Lamento muchísimo esto. Ahora no sé cómo sigue el baile”, indicó. En todo momento de la charla, el ex mandatario mantuvo un tono conciliador sobre la interna justicialista.
-¿Cómo se enteró de la decisión de Verna?
-En el camino a Buenos Aires me avisaron por teléfono cuando llegaba a 9 de Julio. Me sorprendió porque la reunión del partido el jueves había terminado bien, habíamos encontrado una solución y logramos contemporizar las diferentes posturas. El sábado había hablado con la juventud de Convergencia para que se empezara a trabajar por la lista del PJ, para que se distienda la situación y aquietar las pasiones para empezar a trabajar.
-¿Habló con Norma Durango sobre qué ocurrirá de ahora en más?
-Hablé por teléfono con ella. Tiene el mismo interrogante que yo. No sé qué puede pasar, si se puede sustituir la candidatura. Eso lo definirá la Justicia Electoral, supongo que tendrá algún procedimiento técnico y legal para estos casos.
-Verna afirmó que se bajaba de su candidatura porque desde Nación la presidenta no lo iba a dejar gobernar.
-Eso no lo sé. Con Carlos no pude hablar más, intenté llamarlo pero tiene el celular apagado. Nos reunimos antes de que ocurriera todo unos diez minutos para hablar sobre las candidaturas y después no hablé más. Pero quedó en claro en la última reunión del Consejo que todo estaba bien y salía por consenso y que se apoyaba al gobierno nacional con la boleta de Cristina Fernández encabezando la del PJ.
-¿Va a haber en estos días una reunión de Convergencia para analizar la situación?
-Vamos a reunirnos con todos los peronistas y ver cuál es la actitud que asumimos ante la próxima campaña. Lo de las líneas hay que dejarlo para otra oportunidad, no podemos andar separados en esta. La tesitura que sostengo es que hay que bajar las pasiones, los rencores, las broncas, y avanzar juntos.

La reacción de la Plural fue el silencio
La Plural estuvo en silencio. Ante la sorpresiva decisión de Carlos Verna, de bajarse a la candidatura a la Gobernación de La Pampa, sólo habló un dirigente de la línea encabezada por el senador nacional: Daniel Lovera. El diputado provincial del PJ y secretario general del Centro de Empleados de Comercio de la Zona Norte, fue el único que atendió los requerimientos periodísticos. Otros dirigentes, como el vicegobernador Luis Alberto Campo, el ministro de Hacienda y Finanzas, Ariel Rauschenberger, el intendente de General Pico, Jorge Tebes, no hablaron. Tampoco respondieron los llamados el diputado provincial, Juan Ramón Garay, y el jefe comunal de Altaliva Roca, Martín Borthiry.
Otros, en cambio, hablaron pero afirmaron que no iban a dar ninguna opinión al respecto, como por ejemplo el ministro de Seguridad, Cesar Ignacio Rodríguez, de Bienestar Social, Gustavo Fernández Mendía, el secretario general de la Gobernación, Raúl Ortiz y el secretario de Recursos Hídricos de la provincia, Juan Pablo Morisoli.

Sorpresa.
Pero no todo fue silencio y esquivos. El diputado justicialista Lovera dijo que es una “sorpresa mayúscula, sin embargo este es el momento para estar más tranquilos que nunca”.
A su vez, agregó: “Verna no se va a retirar de la política, pero nosotros tenemos que hacer un análisis urgente para reacomodar el peronismo de La Pampa. Lo que tenemos que hacer ahora es tratar de reunirnos con él (Verna) para determinar algunas cosas. Esto, de ninguna manera, va a perjudicar el funcionamiento del partido ni de nuestra línea en particular. Para mí, repito, fue una enorme sorpresa, ya que me enteré media hora antes de que saliera a decirlo en la radio”.
Por su parte, Luis Larrañaga, precandidato a intendente de Santa Rosa por el Justicialismo, sostuvo que no habló con nadie, y tampoco entendía la situación. “Es una lástima y lamentable, pero los peronistas cuando toman una decisión así es porque creen que es lo mejor para el peronismo. Lo importante es que esto no nos distrae de nuestro objetivo, que son las internas del 24 de julio, estamos trabajando para eso en todos los frentes y no vamos a distraernos”, amplió.
Además, añadió que “seguramente no ayuda porque la sociedad percibe cierto desorden, pero nosotros venimos muy ordenados, y la gente va a pensar en proyectos, en gestión, en ideas. Nuestro es objetivo es claro y no queremos distracciones”.

Más sorpresa.
En tanto, Jorge Lezcano, el otro precandidato a intendente santarroseño por el PJ, expresó que más allá de que algunos comentarios se escuchaban de una posible renuncia, esto no deja de ser una sorpresa. “Y por supuesto, hay muchos interrogantes sobre cómo hay que seguir. Creo que la interna (de Santa Rosa) no debería modificarse mucho, nosotros más que pensar en una interna tenemos que pensar cómo encontrar la mejor forma de poder juntarnos”, de acuerdo con el gremialista. “Esto es un golpe que va a costar asimilarlo y la mejor forma de hacerlo es todo juntos. Debemos encontrar la forma de canalizar este problema a favor y encontrar los grados de unidad que no se han podido encontrar hasta ahora”, finalizó.
Por su parte, el referente del NEP, Roberto Robledo, dio su opinión al respecto y dijo: “Me parece que esto nace del desencuentro que han tenido los dos líderes de las líneas que dicen ser mayoritarias. La renuncia es una lástima, porque no entendieron que primero está el movimiento, y esta vez no fue así. Si se hubiera hecho un llamado más amplio a todo el peronismo esto no hubiera ocurrido”. Y agregó que mucha gente del peronismo quedó afuera y este es el resultado. “Nosotros dijimos que íbamos a apoyar a la figura que eligiera la línea mayoritaria para gobernador, pero no llegó a buen fin este acuerdo generacional y dio como consecuencia esto. Hubo incumplimiento entre ambos, no hubo unidad, sino sólo haberse juntado, y eso no sirve para un proyecto para todos los pampeanos”, completó.

Lamentable.
Las otras expresiones políticas también se refirieron a la sorpresiva determinación de Verna. El titular de la agrupación juvenil kirchnerista, “La Cámpora”, en La Pampa, Luciano Di Nápoli, lo describió como “inesperado”. Y manifestó que hasta no saber cuál será la fórmula, no podrán adelantar nada ya que no tienen definiciones de fondo sobre esta renuncia, dijo.
“Uno va de sorpresa en sorpresa. Estas decisiones son el producto de negociaciones políticas particulares e internas de cada partido. Por esta razón, nosotros no tenemos ninguna participación sino que debemos pensar en nosotros y nuestra función bajo el mando de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”, opinó el candidato a gobernador por Nuevo Encuentro, Francisco Tineo. Y sostuvo que la decisión tomada por Verna “nos da un plus que antes no lo teníamos. Pero no hay que ser, ni triunfalista ni soberbio, sino estar tranquilo de cara a las elecciones”.
Por último, Antonio Tomás Berhongaray, uno de los candidatos a diputado nacional del Frepam, también se mostró sorprendido. Indicó que le parecía “lamentable que no se respete el federalismo” a la hora de elegir candidatos. “Si un partido ha elegido democráticamente a sus candidatos, hay que respetarlo”, subrayó sobre los motivos de la salida del candidato a gobernador del Justicialismo.