Violento asalto a una familia de Parera

Una familia de Parera vivió una verdadera odisea en la madrugada del miércoles. Alrededor de las 3 de la mañana fueron sorprendidos por cuatro delincuentes que ingresaron a su casa, los golpearon, amenazaron y se llevaron alrededor de 40 mil pesos en efectivo y valiosos objetos electrónicos.
El audaz robo se produjo a una cuadra de la comisaría de Parera en una vivienda de la calle El Tordillo, propiedad de Rubén Barreña, un conocido productor rural de la zona y miembro de la filial local de Federación Agraria Argentina.
La odisea para la familia Barreña comenzó alrededor de las 3 de la madrugada del miércoles, mientras el matrimonio se encontraba durmiendo junto a sus tres hijos de 14, 7 y 3 años de edad.
Los delincuentes ingresaron a la vivienda tras forzar una puerta y una vez en el interior se dirigieron al dormitorio del matrimonio Barreña donde los amenazaron, los maniataron y les exigieron la entrega de dinero y varios objetos de valor.
Según lo informado se trataría de cuatro sujetos que ingresaron, algunos a cara descubierta y otros encapuchados. Además de maniatar a cuatro de los integrantes de la familia, incluido el niño de siete años, amenazaron y golpearon violentamente al dueño de casa exigiéndole “20 mil dólares” que según ellos había cobrado.

Arma.
De acuerdo a la información recabada, los sujetos no habrían exhibido armas al ingresar a la vivienda, pero en el lugar habrían encontrado un revolver calibre 38 que tenía guardado Rubén Barreña. Con este arma lo habrían amenazado e incluso le habrían asegurado que se llevarían al pequeño de tres años si no les entregaba el dinero.
En el lugar los delincuentes dieron vuelta todo lo que encontraron a su paso, vaciaron armarios, roperos y cajones. Finalmente, se llevaron alrededor de 40 mil pesos en efectivo, entre el dinero que tenía la familia para el pago de sueldos de empleados rurales y otros gastos, y unos 7 mil que guardaba la esposa de Barreña por ser tesorera del Centro Juventud Agraria.
De la casa se llevaron también una filmadora, dos cámaras digitales, los celulares de todos los miembros de la familia, zapatillas de los chicos, y algunos otros objetos de valor.

Maniatados.
Mientras duró el robo, la esposa y sus dos hijos mayores fueron maniatados a la cama en una habitación junto al niño de tres años. En otro de los dormitorios quedó atado el dueño de la vivienda luego de ser violentamente golpeado por los delincuentes que permanentemente le exigían que les entregara los dólares.
Cuando los delincuentes se dieron a la fuga con el botín, el hijo mayor del matrimonio con las piernas atadas logró llegar a los saltos hasta la cocina. Luego llamó a su hermano menor de tres años, que era el único que no habían amordazado, para que le diera un cuchillo de la mesada para liberarse de las ataduras y luego llamar a la policía.
El miércoles por la mañana arribó a la localidad personal de la Unidad Regional II de General Pico, encabezado por el comisario Fabio Caimari, y miembros de la División Criminalística de la policía de la provincia, que durante toda la jornada se abocaron a recabar huellas y testimonios que para lograr la captura de los delincuentes.

Inseguridad.
Este suceso de gran violencia volvió a sacudir al norte pampeano, donde hechos similares ocurrieron meses atrás en Realicó, Adolfo Van Praet, Ingeniero Luiggi y Rancul. Ahora fue el turno de la localidad de Parera, donde toda una familia debió vivir una odisea cargada de violencia y a solo una cuadra de la dependencia policial.
Fuentes policiales confirmaron que el modus operandi es similar a los hechos ocurridos en Realicó e Ingeniero Luiggi unos meses atrás, y si bien se encuentran en la etapa investigativa, no descartaron una eventual conexión con estos robos.