A pesar del castigo la UNLPam. avanza

Parecería que el sólo nombre de La Pampa provoca una especie de tirria en el gobierno nacional que lo lleva a discriminar y a restarle apoyo a cualquier iniciativa que tenga relación con ese nombre. Motivos acaso no le falten: basta recordar aquel calificativo de “Verna el malo” -en clave de humor pero muy revelador- que le dedicó el presidente al gobernador; las resistencias y críticas pampeanas hacia las políticas nacionales o, acaso el más significativo, el resultado de la interna de Cambiemos que tanta repercusión alcanzara en el resto del país.
pijotero
Esa ojeriza del gobierno central parece haberse centrado ahora en la Universidad Nacional de La Pampa, que en el presupuesto educativo para este año recibió una mezquina actualización de apenas el 22 por ciento, la menor de todas las casas de estudio del país. La suma parece una burla y, como expresara el rector, no alcanza ni para cubrir los incrementos salariales. Es fácil comprender que semejante hachazo presupuestario va a golpear negativamente el funcionamiento académico y el resto de las actividades de la UNLPam.
Una de las reparticiones nacionales -la Secretaría de Políticas Universitarias- parece haberse comprometido a compensar aquella magra actualización presupuestaria pero, cuando se trata de la Casa Rosada -tan poco predispuesta al cumplimiento de sus promesas- siempre conviene tener en cuenta esa suerte de alergia que la sola mención de nuestra provincia parece provocar en los altos funcionarios nacionales.
Bien conocida es la importante labor académica y de extensión que viene desarrollando nuestra Universidad en todas sus áreas. Solo en los últimos días tuvo repercusión una muy interesante iniciativa en el campo de las ciencias sociales. Se trata del recientemente firmado Convenio de Colaboración Recíproca que tendrá por objeto la realización de tareas de investigación, análisis sobre la historia y el proceso de reconstrucción de la Comunidad Vicente Catrunao Pincén. El acuerdo -que significativamente se ampara en el nombre de uno de los jefes más representativos de la comunidad ranquel- señala explícitamente que tiene por propósito “la realización de acciones de investigación, análisis sobre la historia y el proceso de reconstrucción de la comunidad, y la sistematización de información referente a aspectos lingüísticos de la lengua günün a iajüch y su revalorización junto con otras lenguas indígenas”.
Es digno de destacar que la investigación se centre en un tema de tanta relevancia regional y nacional y al mismo tiempo controvertido como es el de los idiomas nativos, hasta ahora mayoritariamente conocidos a través del análisis toponímico y por especialistas ajenos a la provincia. Para entender ese quehacer futuro se debe tener en cuenta que lo que hoy es la provincia de La Pampa presentó capas idiomáticas sucesivas en su historia cultural. De tal modo, las características únicas que a nivel nacional presenta el convenio jerarquizan a nuestra universidad al tiempo que abren una puerta a la investigación científica en temas que se han mantenido un tanto postergados en el contexto de los estudios integrales de la región.