Inicio Opinion Alberto elogió a La Pampa y criticó rebeldía mendocina

Alberto elogió a La Pampa y criticó rebeldía mendocina

EL PRESIDENTE CONTRASTO DOS GESTIONES ANTE LA PANDEMIA DE COVID-19

Alberto Fernández analizó la situación de los precios en el interior y sostuvo que «son un tema más complicado porque tienden a crecer por el costo del transporte». En ese marco, destacó que en La Pampa hay un proyecto para evitar esos desplazamientos.
POR HORACIO VERBITSKY
Luego de una semana intensa, el presidente Alberto Fernández, con una disposición admirable, se prestó a un extenso diálogo sobre los principales temas de la agenda nacional e internacional: la pandemia y la cuarentena, el precio de los alimentos, la inflación, la escalada del dólar, las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, las relación con Cristina, el acto del sábado 17 de octubre en la CGT, los planteos de las cámaras patronales, como la UIA y AEA, el per saltum que debe resolver la Corte Suprema, las propuestas del comité consultivo para el funcionamiento del Consejo de la Magistratura, el Ministerio Público y la misma Corte, la posición argentina sobre Venezuela en Naciones Unidas. Este es el diálogo. Antes de comenzar le pregunté cómo prefería que nos tratáramos en cámara. «No me gusta fingir. Nos conocemos desde hace 35 años, cuando yo tenía 26. Es absurdo que nos demos de usted».
-Voy a empezar por una autocrítica.
-¿Vas a hacerte una autocrítica?
-Te la voy a hacer a vos. Me preocupó ver el acto de Ezeiza donde palmeaste a la gente que recibió las llaves de los departamentos. El presidente es demasiado importante para descuidarse así, y además da un mal ejemplo porque horas después dice lo importante que es cuidarse y la gente lo vio a las palmadas.
-No tengo muchas excusas. Lo único que puedo decir es que cada vez que voy a un evento de esa naturaleza hay alguien que está permanentemente al lado mío bañándome con una ducha portátil de alcohol. También es cierto que todos usamos mascarillas, que tratamos de no darnos las manos. Tenés razón, debería evitar esas cosas pero es muy difícil contenerse porque esa gente estuvo cinco años esperando llegar a su casa y cuando la tienen no sabés la emotividad que hay en esos actos. Es muy impresionante. Lo tomo en cuenta y prometo ser más cuidadoso.
-Me preocupa el aumento del precio de los alimentos, que es una penuria para los sectores más golpeados. El gobierno permanentemente dice que pretende evitarlo. ¿Qué no está funcionando para que pase esto?
-Tenemos Precios Cuidados en los grandes centros de compras, los supermercados y los hipermercados. Allí están funcionando. Pero hay mucha tensión porque los precios se han mantenido durante meses y muchos de los insumos con los que se producen esos alimentos han aumentado. Lo estuve hablando con productores de alimentos que me vinieron a plantear este problema. Ellos no quieren incumplir los Precios Cuidados, pero están viviendo un momento de tensión. Si uno va a un supermercado los Precios Cuidados los encuentra, si va a un almacén de cercanía, allí efectivamente, como vos decís, los precios se empiezan a disparar.
-En frescos, carnes y vegetales, es muy notorio.
-En todo lo encontrás. La causa puede estar dada por especulaciones. Tenemos la economía virtualmente contenida desde el comienzo de la pandemia y la contención básicamente es el cuidado de los precios en alimentos, tarifas y alquileres, además de evitar desalojos. La pandemia ha desordenado la economía, en todo el mundo. Nosotros también lo padecemos y sobre fin del año vamos a tener el panorama más claro para enfrentarlo en 2021. De aquí a fin de año tenemos que contener, porque la pandemia no terminó, está en su peor expresión en este momento. La vivimos un poco más aliviada en el AMBA. Pero en el interior se ha desplegado con una ferocidad enorme.
-Estamos llegando a 500 muertos por día.
-Es muy grave. A su vez en el interior los precios son un tema más complicado porque tienden a crecer por el costo del transporte. En Buenos Aires se producen muchos alimentos que van al interior y pasan cosas ilógicas. Que se ordeñen las vacas en Córdoba, venga la leche a Buenos Aires, se elabore aquí y vuelva a Córdoba procesada. Son costos adicionales que repercuten muy negativamente en el interior.
-Vi dos proyectos para evitar esos desplazamientos, uno del ex intendente de Areco Paco Durañona, y el otro del INTA de procesamiento de la leche en origen, pasteurizada en el envase.
-El gobierno de La Pampa lo hace. Nosotros necesitaríamos que los alimentos frescos esenciales se produzcan en cada lugar. Chaco, por ejemplo, que tiene una gran cuenca lechera.
-¿Y alguien está trabajando en esa línea?
-Estamos trabajando con el INTA y con desarrollo económico.
-Además hay otro fenómeno: el agua que eleva todos los botes y eso ya tiene que ver con la inflación. Me parece que tiene que ver con la reducción de las retenciones, que naturalmente tiende a nivelar el precio externo con el precio interno, en un momento en que el precio externo está subiendo. Aparte de allegar recursos al Estado, el objetivo de las retenciones es contener el aumento de los precios. Esa baja de las retenciones puede haber sido más efectiva para la disparada de los precios que para la liquidación de exportaciones retenidas.
-La baja importante de retenciones ocurrió básicamente en los aceites. No tanto en la producción primaria que se redujo sólo 3 puntos
-El diferencial entre materia prima bruta y procesada.
-Y sobre la soja, que la Argentina no consume, la exporta directamente.
-Pero hay un problema de rendimiento de los cultivos; si sube la soja también va a subir el precio del trigo al consumidor.
-Pero las retenciones que bajamos son sobre la soja, no sobre el trigo.
-Por eso mencioné el fenómeno del agua que sube todos los botes y la soja es…
-A la soja le bajamos 3 puntos de las retenciones con el solo propósito de incentivarlos a liquidar las exportaciones realizadas y no liquidadas
-¿Y se produjo ese aumento de la liquidación?
-Está ocurriendo de un modo muy lento. Pero más expectativas teníamos en los aceites y allí habíamos hablado con la Cámara de Aceiteros, y estamos esperando a que liquiden lo que tienen que liquidar.
-¿Hubo una propuesta de Felipe Solá de bajar el doble de las retenciones?
-Fue una propuesta de la Cámara de la Industria Aceitera, Ciara. Ellos decían que las retenciones debían bajar más para que fuera un incentivo real. Pero si bajábamos semejante porcentaje las retenciones teníamos un problema fiscal. No tanto para el aceite, sino para la soja.
-Más allá del detalle, me da la impresión de que aquí hay lo que Guillermo Wierzba llama proyectos en pugna. El de la Asociación Empresaria pasa por bajar retenciones, impuestos, por pagar reintegros, subsidios.
-Esa es una disputa en la Argentina desde tiempo inmemorial. Los sectores empresarios entienden en su gran mayoría que pagan muchos impuestos y piden siempre que se les alivie la carga impositiva.
-Lo mismo en el pliego que presentó la UIA.
-Siempre lo plantean, pero si bajan las retenciones o los impuestos sobre los alimentos esa mejora nunca se traslada a precios, se convierte en utilidad de la empresa. Eso está absolutamente demostrado por lo que la historia dice. Cuando uno le baja el IVA a un producto alimenticio del 21 al 10 % esos 11 puntos que deja de cobrar el fisco se convierte en utilidad empresaria, no en una baja del precio. Siempre es igual. La Argentina tiene un problema fiscal muy severo. Nosotros ya teníamos un problema fiscal, determinado básicamente por un estado agónico. Recordemos que el 10 de diciembre no teníamos Ministerio de Salud, Ministerio de Ciencia y Técnica.
-La negociación con los bonistas mejoró mucho la situación fiscal.
-Mejoró lo que se llama el déficit financiero.
-Pero la caja es una sola.
-Sí, es verdad.
-Esa diferenciación entre déficit primario y déficit financiero es una argucia de quienes defienden el endeudamiento.
-Comparto lo que decís 100%
-Siempre te piden que bajes el déficit primario, para pagar intereses de deuda, y ustedes hicieron lo contrario. Mantuvieron el déficit primario pero redujeron el déficit financiero. Esa es una buena jugada.
-Teníamos alrededor de 6 puntos de déficit fiscal, de los cuales 4 puntos y medio eran déficit financiero y un punto y medio era déficit primario. Los intereses de la deuda los quitamos del déficit por cuatro años.
-Y pasaron el déficit primario del 1,5 al 4,5% del PIB.
-Es muy posible que crezca a fin de año porque todavía seguimos pagando ATP, asignaciones y estamos viendo si no hace falta un IFE 4 para terminar el año tranquilos. Entonces lo que se nos ha incrementado mucho es el déficit primario, eso es cierto. Pero se nos ha incrementado como consecuencia de una pandemia impresionante y porque además tuvimos que poner en marcha un Estado absolutamente obsoleto. Vos pensá que al llegar nosotros no había Ministerio de Salud, no había Ministerio de Ciencia y Técnica y yo marco estos dos ministerios porque fueron centrales en la pandemia. La ciencia y la tecnología nos permitieron test rápidos producidos en la Argentina y desarrollar con científicos y técnicos argentinos, PCR a una gran velocidad. Gracias a Dios existieron y se mantuvieron esos científicos que, pese al maltrato que recibieron durante los años anteriores, persistieron en su vocación. Debemos agradecérselos siempre. Y tuvimos que poner en marcha un Ministerio de Salud. Cuando lo escucho hablar al ex Ministro de Salud Rubistein, me asombro. No sólo porque dejó caer un Ministerio de Salud sino porque dejó millones de vacunas sin utilizar, es increíble.
-Recordarás la agresión contra el gobierno de Alfonsín por los pollos de Mazzorín.
-¡Cómo no me voy a acordar!
-Es un episodio equivalente a este, para regular los precios se compró una cantidad enorme de pollos, después la producción se recuperó y los pollos polacos quedaron congelados hasta que se pudrieron. Mazzorín fue estigmatizado hasta el día de hoy y Rubinstein habla lo más tranquilo…
-… Habla y da cátedra. Es muy impactante. Nosotros tuvimos que poner en marcha todo esto. Axel cuando llegó a la Provincia de Buenos Aires tenía 790 camas. Ahora hay casi 2100. En el punto de máxima tensión, llegó a ocupar alrededor de 1500 camas. Si no se hubiera hecho esa ampliación de camas de terapia intensiva, 600 personas, el 30 %, no hubiera tenido atención sanitaria. Cuando la gente se pregunta para qué sirvió la cuarentena, esa es la respuesta. Para que el 30% que en el Gran Buenos Aires necesitó asistencia sanitaria pudiera tenerla. Esto que pasó en el Gran Buenos Aires se repitió en todo el país. El Estado nacional puso más de 3000 camas de terapia intensiva en todo el país, a las que hay que sumarles las que pusieron los gobernadores y los intendentes. Todos nos preparamos. Ahora hay un momento de mucha tensión en algunas zonas como Mendoza, Neuquén, Rosario, Río Negro -General Roca fundamentalmente- pero hasta acá todos han podido ser atendidos.
-En Jujuy no. La gente se está muriendo en las casas.
-Ha bajado mucho la tensión en Jujuy
-Ahora está bajando, pero fue tremendo. Entierros clandestinos…
-Jujuy estuvo 110 días sin casos. Y el gobernador se confió. Esta es la verdad.
-La comitiva del gobernador en el viaje a La Quiaca trajo el virus a la provincia. No vino del AMBA, vino de Bolivia por la comitiva del gobernador que pasó de la Quiaca a Villazón a hacer compras.
-Creo que se confió hasta que el tema se le fue de las manos. Pero hay que reconocer que hizo algo que otros gobernadores no hicieron, que fue cerrar Jujuy durante veintiún días. Eso le permitió volver a tener el control. Cuando veo situaciones de estrés como las que vive Mendoza y la resistencia del gobierno de Mendoza a volver atrás, siento que el peligro es muy grande.
-El de Córdoba también
-La diferencia es que Córdoba tiene mucha asistencia sanitaria. Hay camas todavía disponibles.
-Pero también hay resistencia
-En el aglomerado urbano del Gran Mendoza, casi el 95% de las camas están utilizadas. En Córdoba, están en el 75% – 80%. Es muy alto pero no es el 95%
-Están abiertos los shoppings, la gente anda por el Patio Olmos.
-Yo siento que todas esas cosas hay que restringirlas.
-Macri está imponiendo su criterio en el país por encima de los gobernadores, por encima del gobierno nacional, que se mueran todos los que tengan que morir…
-Ha habido una prédica muy sostenida de parte de la oposición, que ha hecho un daño enorme..
-Como Estados Unidos o Brasil. Es coherente con el universo conceptual de cada uno.
-Es la lógica de esa derecha, de ese conservadurismo.
-Retomando el punto inicial, del aumento del precio de los alimentos, de la inflación y de la incidencia que en esto tiene el tema del dólar. Si bien los insumos importados se compran al dólar oficial, el dólar paralelo es el regulador de la especulación.
-El problema central es que hay como varios valores del dólar, la gente termina confundida y los medios inducen a pensar más en el dólar blue.
-Todo el tiempo. Esto ocurre en la Argentina desde 1975, no es un problema de tu gobierno. Con el Rodrigazo hubo gente que se enriqueció de la noche a la mañana y gente que se arruinó de la noche a la mañana. Ahí se consolida esa función del dólar como reserva de valor, que le ha sido expropiada a la moneda nacional, que todos los gobiernos han intentado revertir y ninguno lo ha logrado hasta ahora.
-Recibimos un banco central con muy pocas reservas. Nos olvidamos, pero entre la elección primaria -las PASO- y el 27 de octubre que ganamos la elección, se fugaron 23 mil millones de dólares que dejaron salir tratando de sostener un dólar que no pasara de los 60 pesos. ¡23 mil millones de dólares en dos meses…!
-A pesar de que vos dijiste que 60 estaba bien.
-Traté de ponerle un ancla para que dejen de salir los dólares. Pero no fui muy exitoso, no te voy a decir una cosa por otra. La realidad es que se fueron los 23 mil millones de dólares y cuando nosotros llegamos en diciembre lo que nos encontramos es un Banco Central lánguido, sin reservas, vacío. Nos encontramos con un escenario de pocos dólares de libre disponibilidad. Y nosotros queremos privilegiar el uso de esos dólares en la compra de insumos para la importación, fundamentalmente.

La indocilidad del dólar.

-Además hay una demanda sostenida de argentinos que quieren ahorrar en dólares y a nosotros disponer dólares para el ahorro nos cuesta. Por eso el dólar ahorro paga el impuesto país y un 35% de anticipo del impuesto a las ganancias. El contado con liqui es un mercado muy pequeño, que no mueve más que 20 millones de dólares.
-Pero va con el semáforo adelante.
-Porque los diarios lo levantan como un mercado muy importante. El dólar blue es un mercado ilegal, que también carece de dólares, porque no hay turismo. Como hay menos dólares, tiende a subir, es un juego de oferta y demanda. Tampoco es un mercado muy grande. Cuando cortamos el juego de los que cobraban algún auxilio del Estado, con el que compraban dólares para después venderlos en el mercado ilegal y hacer la diferencia, se redujo aún más la oferta. Como hay menos dólares para ofrecer, en vez de bajar sube.
-Eso supone un mercado de competencia perfecta, y no lo es. Tengo la impresión de que ese precio lo fijan de antemano los grandes operadores, que no depende de…
-Hay un poco de todo. El mercado de las divisas está muy desordenado y debemos ordenarlo. De hecho hay cuatro valores distintos.
-¿Es cierto que el ministro de Economía y el presidente del Banco Central han tenido posiciones divergentes en torno de esto?
-Yo participé de todas las reuniones. No hubo posiciones divergentes sino debates, nos oímos, tomamos una decisión y la cumplimos. El que tiene la última palabra sobre la decisión a tomar es el ministro de Economía. Tiene que haber una cabeza que defina y es quien tiene la capacidad de definir la macroeconomía. El viernes estuvimos viendo con Martín Guzmán que debemos trabajar para ordenar el mercado bursátil. Para eso es fundamental ordenarnos en un programa con el Fondo Monetario, que el martes mandó por primera vez a su grupo técnico.
-¿En qué contribuiría el FMI a ese ordenamiento?
-Cuando sepamos que el Fondo entiende nuestras necesidades internas.
-Que no son de aporte de más fondos.
-No. Es de seguir destinando recursos a los sectores más necesitados. jubilados, personas en situación de indigencia o pobreza…
-¿Pero cómo incidiría eso en la cotización del dólar?
-Por su repercusión en la cuestión fiscal. En el contexto de los programas fiscales con el Fondo vamos a poder ordenar el problema de la divisa.
-Guzmán estaba convencido de que una vez cerrada la negociación con los bonistas privados, aflojaría la presión sobre el dólar. Eso no ocurrió. ¿Qué garantía hay de que sí ocurra luego del acuerdo con el Fondo? Existe el riesgo de que sea una visión ingenua, que supone fuerzas que interactúan con libertad en el mercado, cuando en realidad cuando en realidad se trata de grupos concentrados que actúan en forma deliberada con el objeto de desestabilizar al gobierno.
-Nosotros llegamos a un acuerdo con los acreedores, pero Wall Street sigue operando. Y el aumento del riesgo país obedece a que parte de los acreedores que recibieron los nuevos bonos los están vendiendo. En este momento los bonos argentinos son un gran negocio porque están muy baratos.
-¿Si son un gran negocio por qué los venden?
-Porque muchos de ellos no han quedado contentos con el acuerdo, que fue muy exigente de nuestra parte.
-Quieren salir rápido…
-… o complicarle la vida al gobierno, no lo se, porque hay una pluralidad de acreedores. También hay una fuerte presión para que acreedores externos que tienen dólares en la Argentina puedan sacarlos, y nosotros estamos impidiendo que además se vayan esos dólares. Sin duda allí existe un juego de poder…

El periodismo y la guerra.

-Para enfrentar eso, ¿no hace falta una coalición social más consciente y organizada, que permita resistirlo? Por ejemplo, el 9 de julio hiciste ese acto con distintos sectores empresariales y sindicales, e inmediatamente la CGT se reunió con la AEA, que es el núcleo central de esa pugna de poder. Se lo recriminaste a Daer, se rectificó en una serie de declaraciones, pero la semana pasada en la nota del diario La Nación sobre el acto del 17 de octubre, aparecen dirigentes sindicales que dicen que están trabajando con la AEA en un borrador para presentarle al gobierno, aunque no le guste a Máximo Kirchner.
-La CGT recibió al FMI…
-…con buenos planteos.
-Con muy buenos planteos y dando un apoyo expreso y definitivo al gobierno nacional. En la CGT hay de todo, gente que nos quiere y gente que no nos quiere. Gente que nos quiere unidos y gente que nos quiere separados.
-En la misma nota plantean que el acto es para fortalecerte a vos frente a Cristina.
-No.
-Lo dicen ellos.
-No importa. Eso es lo que escribe La Nación.
-Eso es lo que gente de la CGT le dice a La Nación que, dentro del periodismo de guerra, es el único que hace honor a los dos términos.
-Al periodismo y a la guerra (jaja).
-Si, también hacen periodismo, cosa que Clarín olvidó hace muchos años.