Inicio Opinion Chile: 5 muertos y el fútbol en la cuerda floja

Chile: 5 muertos y el fútbol en la cuerda floja

ENERO NEGRO PARA EL PRESIDENTE PIÑERA

La muerte de hinchas y la represión indiscriminada despertó el rechazo en los estadios de fútbol en donde campean los cánticos y banderas contra el gobierno.
Plaza de la Dignidad vivió su 16° viernes de manifestación desde el inicio del estallido social. Como ya es costumbre, ese día de la semana sirve de barómetro para medir el clima de la protesta social. Unas cien mil personas se congregaron en el epicentro de la capital a protestar, con el leimotiv de fondo de repudio por la muerte de Jorge ‘Neco’ Mora, un hincha de Colo Colo, quien fue atropellado por un camión policial tras el partido de su equipo del martes pasado, en la primera fecha del campeonato nacional.
Esa muerte encendió la animosidad de varios barrios populares, como las inmediaciones del Estadio Monumental en Macul, San Ramón, Maipú, Pudahuel Sur o Peñalolén, lo que derivó en dos noches seguidas de protestas, saqueos y enfrentamientos con Carabineros, quienes a su vez, causaron la muerte de otro simpatizante colocolino, Ariel Moreno, quien perdió la vida a causa de un proyectil que impactó en su cabeza durante las protestas del miércoles y de Sergio Aburto, quien pereció atropellado por una micro conducida por otro manifestante en la misma jornada. Además, otras dos personas más perdieron la vida durante saqueos.

Lo peor no pasó.
El saldo de enero está muy lejos de lo que dijo el presidente Sebastián Piñera el último domingo del 2019 cuando afirmó que «lo peor ya pasó» ante la muerte de Mauricio Fredes, el manifestante que cayó y se ahogó en un pozo a una cuadra de Plaza Dignidad, mientras escapaba del carro lanzaguas de Carabineros.
Así, el primer mes del año arroja un saldo desfavorable para el gobierno y dramático en términos de derechos humanos, cuya principal explicación está dada por el comportamiento de Carabineros, entidad que en cada intervención enciende más los ánimos. Un buen ejemplo de ello son los dos atropellos contra manifestantes durante enero. Además del de Mora, con resultado fatal, está el otro ocurrido en Pudahuel Sur el 7 del mes que pasó cuando una radiopatrulla de la 55° comisaría de Pudahuel atropelló a alta velocidad a un manifestante de 24 años, quien quedó con una fractura expuesta en su brazo. Esta situación implicó varias días de alta conflictividad entre manifestantes y carabineros.
El actuar de Carabineros no fue solamente lo que enardeció la protesta. También contribuyó el actuar de la jueza Andrea Acevedo, quien dejó en libertad al carabinero Carlos Martínez, conductor del camión que atropelló a Mora, no sin antes lanzar frases insultantes contra el fallecido, por ser hincha de Colo Colo.
Esto es la cúspide de la pirámide de una violencia policial que no cesa. Según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en enero ha habido 68 heridos oculares de los cuales 5 tienen pérdidas de sus órganos, lo que no implica una baja muy significativa en la tasa de estos eventos en relación a al mes de diciembre.

Represión brutal.
A más de cien días de iniciada la revuelta popular, las calles de Santiago siguen siendo ocupadas por miles de manifestantes, quienes llegan hasta Plaza Dignidad para exigir un cambio real del modelo económico que rige al país desde la dictadura, entre otras consignas. Un aire denso cubre la zona cero. Desde Universidad Católica hasta Plaza Dignidad las bombas lacrimógenas impiden respirar. El uso de esta arma química asemeja las calles a una escena bélica: manifestantes vomitan en las calles por el efecto del gas y hay quienes no pueden seguir de pie.
Muchos manifestantes heridos caminan con vendas en la cabeza y hay cientos de afectados por los gases lacrimógenas. A pesar de que la cantidad de muertos ha ido aumentado a medida que pasan las semanas, el miedo parece no existir en las calles de la zona cero. Las trincheras y puntos de enfrentamiento han crecido y este viernes no fue la diferencia.
Los puntos de enfrentamiento están copados como siempre. Cientos de mujeres y hombres, adultos y adolescentes, se enfrentan en primera línea a Carabineros mientras en Plaza Dignidad otras miles de personas más bailan, gritan y se suman al descontento social.

«El pueblo despertó».
En Lira con Alameda, un hincha de Colo Colo eleva la consigna del estallido chileno: «El pueblo despertó compañeros», al tiempo que llama a rebelarse contra la represión policial. Mientras tanto, y honrando al fallecido hincha albo Jorge «Neco» Mora, barricadas de equipos que históricamente se han enfrentado a Colo Colo en las canchas -como U. de Chile y U. Católica- unen sus cánticos en contra de la represión de Carabineros de Chile, al son de: «Ya van a ver, las balas que nos tiraron van a volver».
Y así fue la tónica de este viernes. Muchos manifestantes con camisetas de sus equipos preferidos y apostando a que se suspenda el campeonato nacional hasta que deje de haber lo que ellos sienten como «impunidad» en casos como el de ‘Neco’.
Si bien primaban los colores de Colo Colo, también abundaron hinchas de la Universidad de Chile y -en menor medida- de Universidad Católica. En un recuento breve, además se vio a hinchas de Palestino, Antofagasta, Osorno, Curicó Unido, Temuco, e incluso algunos con las camisetas de los argentinos Boca y River.

«Canchas sin fútbol».
De tal modo, se vieron varias postales inimaginables pocos meses antes, aunque no hay que llevarse a engaño, pues pocos de estos hinchas pertenecen a las facciones más duras de las barras, las que guardan diferencias irreconciliables. De hecho, ‘Neco’ tenía cuentas pendientes con Los de Abajo, la barra de U, por lo que muchos hinchas azules vieron con escepticismo y molestia la participación de azules en una manifestación marcada por su memoria. Aunque, por otro lado, la ocasión también sirvió para recordar a Abel Acuña, hincha de la U también muerto por el accionar de Carabineros en 2019.
Más allá de lo que pasó en Plaza Dignidad, sobre el fútbol cuelga un gigante signo de interrogación. En horas anteriores, en Coquimbo, varios hinchas irrumpieron en la cancha del Sánchez Rumoroso y desplegaron un lienzo que dice: «Calles con sangre, canchas sin fútbol», lo que obligó a la suspensión del partido con Audax. (Extractado de Interferencia. Chile).