Cuarto de siglo desde la disolución de la URSS

Señor Director:
Han sido pálidos los ecos del cuarto de siglo cumplido este año de la disolución de la URSS: Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La fecha de referencia es la del 15 de diciembre de l991.
A partir de ese momento Moscú dejó de ser la capital del conjunto de pueblos y razas que fueron constituyendo el imperio de los zares, primero, y luego el escenario del mayor ensayo de un gobierno de extrema izquierda, en un dominio construido pueblo a pueblo por el régimen zarista y que la revolución soviética heredó y amplió hasta la invasión alemana y la participación rusa en la II Guerra Mundial, esta vez en una alianza con las potencias occidentales, en su mayoría de signo político y social diferente.
Rara vez se menciona el hecho de que la URSS fue aceptada también en occidente por ciudadanos que llegaron a esperar que muchas de las aspiraciones populares y de los ideales humanos largamente postergados, tuviese allí su demorada expresión. Para mí fue una sorpresa leer que durante su estada en España, ya en el camino de su regreso a la Argentina, Jorge Luis Borges llegara a compartir esas expectativas, aunque después no sostuvo ese punto de vista. Se puede creer que la revolución soviética produjo una ola de esperanzas favorables, que hallaba antecedentes en utopías de larga tradición, aunque también tenían un vínculo raigal, más extenso y duradero, con el pensamiento de Carlos Marx.
Sabido es que Hitler, al invadir la URSS, repitió el error de Napoleón, tal vez por subestimar la capacidad para reaccionar de ese conglomerado de pueblos y tradiciones culturales, quizás no tanto por las esperanzas que depositaba en la revolución soviética como por su arraigo al suelo donde están sus raíces. Lo cierto es que la II Guerra, en vez de lograr para Alemania una conquista que pudo darle un poder incontrastable, fue el principio del fin de las aspiraciones de máxima de Hitler y del régimen nazi.
Si bien la II Guerra Mundial fue ganada por la alianza de Occidente con la URSS, es muy probable que la participación rusa haya sido el factor decisivo para la victoria de los aliados. La URSS, Rusia, hizo el mayor aporte de sangre, la mayor cuota de sufrimiento en la II Guerra y también la destrucción más determinante para su devenir inmediato. Queda por estimar si la magnitud de ese desgaste no resultó, al cabo, el factor principal que produjo la crisis económica que aceleró la disolución de la URSS casi medio después.
Lo cierto es que este acontecimiento que ha cumplido un cuarto de siglo fue la mayor pérdida de territorio de las potencias históricas. Catorce nuevas repúblicas se separaron del Kremlin y quitaron al imperio algo más de la mitad de la población. Gorbachov fue la figura sobresaliente de este proceso y el que hizo el anuncio final en diciembre de l991. Con todo, Rusia ha recuperado gran parte de su vigor y ahora Putin, su actual líder, vuelve a ser protagonista del acontecer mundial.

Monumento
Domingo Cavallo reapareció en el 15° aniversario del 19-20 de enero de 2001, que fue cuando recrudecía la represión de la protesta popular por el gobierno de la Alianza, antesala del abandono de su cargo por el presidente de la Rúa. Y lo hizo para reclamar su monumento por haber puesto en juego entonces su prestigio personal.
Nadie conocía este sesgo humorístico de Cavallo.

Gesto
El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saa, viajó a Jujuy con el propósito de visitar a Milagro Sala en su cárcel de presa política en Alto Comedero. Compartió la cena de nochebuena con Milagro y otros presos.

¿Músico?
Un juez penal rechazó el pedido de excarcelación de Humberto Cristian Aldana, músico, que está detenido por haber sido imputado de abuso sexual ultrajante, con acceso carnal y corrupción de menores. No solo eso, sino que a las niñas menores las obligaba, además, a participar de orgías sexuales.
Atentamente
Jotavé