Curas críticos

Desde el mismo advenimiento del gobierno de Cambiemos los representantes más conservadores de la Iglesia Católica del país volvieron a hacerse presentes. El más reciente ejemplo es el del provicarios de las Fuerzas Armadas que pretenden revivir la ominosa “teoría de los dos demonios”, una puerta a la justificación de los crímenes de la última dictadura.
Sin embargo es necesario reconocer que junto a esas apariciones se dio a conocer un grupo de sacerdotes de la misma iglesia que, bajo la denominación de “Curas en opción por los pobres”, vienen criticando con firmeza las políticas del macrismo.
El último documento dado a conocer por esta agrupación ante la declaración del Presidente de la Nación respecto a que “la pobreza va a aumentar” ha sido contundente: “Ya no hay maniobra distractiva que pueda ocultar el descalabro político, económico y social al que ha conducido la propia ineptitud del gobierno nacional. No lo puede el escándalo de las fotos de unos cuadernos que no sabemos si existen o existieron realmente, ni tampoco pueden los chivos expiatorios de la “herencia recibida” y de los efectos de la situación internacional ocultar la ineptitud. Ya no pueden echar las culpas a otros”.
Tampoco estos curas han vacilado en marcarle al gobierno su sometimiento al FMI y a las políticas de Estados Unidos y la indiferencia ante el sufrimiento de los más pobres. En el último documento se manifestaron en favor de “una Patria para todos los que quieran habitar este bendito suelo, donde todos los que la habitan gocen de sus derechos: al pan sobre la mesa, a un techo digno, a la salud y la educación, a un trabajo con el que alimentar y dignificar a sus familias (…) en la que nadie esté de sobra y en la que todos podamos llamarnos hermanos”.
Expresiones tan concluyentes y sustentadas en una práctica solidaria molestan, y mucho, al gobierno, que no se atreve sin embargo a enfrentarlos abiertamente, prefiriendo dejar a sus “trolls” la tarea de replicar con insultos y mentiras a estos curas críticos.