Inicio Opinion Dato clave para frenar el griterío

Dato clave para frenar el griterío

La notable reducción de fallecimientos y contagios por causa del Covid-19 en el mes de junio con respecto a mayo viene a confirmar la eficacia de las medidas preventivas basadas en el control de la circulación de personas en el espacio público. Los datos estadísticos son contundentes. En mayo hubo 15.081 contagios, un promedio de 551 diarios, mientras que en junio se registraron 8.400 y 280 respectivamente.
El ejemplo debería servir para terminar de una buena vez y para siempre con las campañas que montó la derecha política y mediática con el evidente propósito de boicotear las medidas sanitarias dispuestas por el gobierno nacional y muchos provinciales tendientes a frenar el avance de la pandemia. En nombre de la «libertad individual», casi toda la dirigencia macrista y los grandes medios de confusión porteños incendiaron el debate público con arengas que llamaban a desafiar las disposiciones de cuidado ignorando los riesgos de las aglomeraciones públicas. Entre las banderas que enarbolaron estuvo la presencialidad de las clases, fogoneando debates estériles y bizantinos.
El abanderado de esta cruzada fue el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que llegó al extremo de acudir a la Justicia para impedir que el DNU presidencial se aplicara en su jurisdicción. Pero el mayor desquicio provino de los jueces que convalidaron esa exigencia, aunque ellos mismos no cumplen sus tareas en forma presencial en la sede de los tribunales sino que lo hacen conectados a internet desde sus confortables hogares.
Ni siquiera la muerte por coronavirus de varias decenas de docentes en la Capital Federal pareció conmover al gobierno porteño y sus defensores mediáticos. Es que la derecha decidió incluir a la pandemia en su estrategia electoral y apuesta al fracaso del gobierno para obtener rédito político. Como siempre sucede con estos sectores más retrógrados de la sociedad, no miden consecuencias ni se sienten obligados a evaluar los riesgos sociales. Al representar los intereses de las minorías privilegiadas no registran lo que puede suceder en el conjunto social. Por la misma razón, ahora se han embarcado en otra campaña furiosa pretendiendo hacernos creer que una situación que afecta a un grupo reducido de personas es una cuestión de interés nacional. Se trata de los pocos miles de argentinos que decidieron viajar al exterior a pesar de la pandemia que afecta a todo el planeta. Las restricciones impuestas a los vuelos que regresan al país tienen como finalidad evitar que ingresen las variantes más contagiosas del Covid-19. Medidas similares ya fueron tomadas por más de cien países en todo el mundo, pero este dato incontrastable de la realidad es ignorado por el discurso de odio del macrismo y su prensa adicta para erosionar al gobierno nacional, de cualquier modo y con los argumentos más disparatados.
El dato que aportó ayer este diario es irrebatible pues abarca un período considerable -60 días- para mostrar la evolución de contagios y muertes antes y después de las restricciones a la circulación social. Debería servir para terminar con tanto griterío exasperado.