Inicio Opinion Educación olvidada

Educación olvidada

En un país como el nuestro acostumbrado a las malas noticias, una información reciente, sin embargo, causó honda consternación. En una escuela secundaria de Mar del Plata la precariedad de las instalaciones respecto al frío invernal obligó a que los alumnos transcurran las clases abrigados con mantas y frazadas debido a la ausencia de vidrios en las aberturas, puertas que no cierran y, como frutilla del postre, falta de la imprescindible calefacción.
Más allá de su primer impacto esta tremenda noticia viene a exponer descarnadamente la insensibilidad del gobierno frente a la educación pública: abandono e indiferencia que ya habían tenido una primera y trágica manifestación al explotar una precaria instalación de gas en un establecimiento primario de Moreno con el saldo de dos muertes. Para peor ese estado de evidente decadencia en las infraestructuras escolares se da en una provincia, como la de Buenos Aires, económicamente privilegiada por su geografía e importancia política.
La fotografía que acompañaba a la noticia era conmovedora y, a la vez, dolorosa para quienes toman conciencia de que la educación argentina, otrora la más jerarquizada de Latinoamérica, hoy sufre una profunda degradación por las políticas conservadoras del macrismo. Como corolario, resultó absurda la explicación dada por las autoridades al pretender explicar los reclamos anteriores por parte de los directivos de la escuela: a partir de las imágenes, la presidenta del Consejo Escolar aclaró que hubo dos procesos licitatorios para contratar una empresa que efectúe los trabajos correspondientes, pero que «en ninguno de los dos hubo oferentes para realizar las obras». Como quien dice: la burocracia ante todo.