Inicio Opinion El 17 de octubre llovieron los regalos para el Frente de Todos

El 17 de octubre llovieron los regalos para el Frente de Todos

SI ES JUEVES DEBE SER CORRIENTES

Hay gente que no termina de aceptar que Macri ya fue, creen posible imponer sus políticas a quien los batió en las urnas y/o fantasean con introducir una cuña entre Alberto Fernández y CFK. Alberto les contestó en forma directa: Cristina y yo somos lo mismo.
POR HORACIO VERBITSKY
Los hombres de negocios reunidos en Mar del Plata por convocatoria de IDEA aplaudieron a rabiar a la gobernadora saliente de Buenos Aires y, según un cronista muy sensible, uno de ellos hasta lloró de emoción. Asistentes a ese foro patronal comunicaron que abogan por la institucionalidad, y por el mérito como requisito para ocupar cargos públicos. Bien visto, esto es redundante, porque desde 1853 la Constitución Nacional prevé en su artículo 16 que todos los ciudadanos son «admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad». Pero si se atiende al subtexto que notificaron a la prensa representantes de la Asociación de Bancos de la Argentina (es decir los bancos extranjeros), el objetivo es asegurar la continuidad en sus cargos del presidente del Banco Central, Guido Sandleris; del director de la AFIP, Leandro Cuccioli; del responsable de la ANSES, Emilio Basavilbaso y del titular de la Unidad de Información Financiera, Mariano Federici.
El respaldo al cuarteto lo anticiparon en un almuerzo durante la segunda jornada del Coloquio los banqueros nucleados en ABA: Claudio Cesario, que preside la entidad; su vicepresidente, Enrique Cristofani (del Santander); Gabriel Martino (del HSBC), Julio Figueroa (del Citibank) y Martín Zarich (del BBVA).
Alberto Fernández tuvo el buen tino de no asistir al cónclave de viudxs del neoliberalismo, que no se resignan a que esa experiencia concluya, y no por los errores en el plan económico que muchxs mencionaron en la encuesta realizada por el padre del espía Marcelo Sebastián D’Alessio, sino porque fue tapada de votos en las primarias que no ocurrieron el 12 de agosto. La consultora Irol D’Alessio, preferida por la embajada de Estados Unidos y única con acceso irrestricto a los encuentros patronales, esta vez no fue acompañada por Sergio Berensztein, quien recordó que para ir a Mar del Plata hay que pasar por Dolores.
La Idea de continuidad de estos cuatro funcionarios sugiere que o los patrones no han entendido lo que sucedió hace dos meses y se ratificará el próximo domingo, o están dispuestos a desconocer la voluntad popular y presionar por la defensa de sus intereses al margen de cualquier otra consideración.
Sería útil que los banqueros leyeran también la parte del artículo 16 según la cual la Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: fueros personales ni títulos de nobleza o la sentencia final: «La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas».

Ninguno de los cuatro.
Sobran los motivos para que un gobierno como el que encabezarán Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner no desee convivir con estos jinetes del apocalipsis PRO:
– Guido Sandleris: Durante su gestión en el BCRA se perdieron reservas a un ritmo que según su propio reconocimiento superó los 800 millones de dólares diarios y, con suerte, durarán hasta el último día de la gestión de Maurizio Macrì. Además elevó la tasa de interés de referencia hasta el 85 %, récord mundial incompatible con la producción.
– Leandro Cuccioli: Su predecesor, Alberto Abad, debió alejarse cuando publiqué la nómina de parientes, testaferros, socios y amigos presidenciales que se acogieron al blanqueo de capitales. La designación de Cuccioli no se fundamentó en su idoneidad para un cargo en el que no tenía experiencia, sino en que se trataba de «un jugador en equipo», es decir un buen compañero. Su experiencia previa comenzó en Londres, como asesor de empresas en negocios de gas, electricidad y correos, y siguió en British Petroleum, a cargo de energía eólica, es decir algunos de los negocios de la famiglia presidencial. Tiene todos sus activos fuera del país. En octubre de 2018, el histórico director de la DGI, Horacio Castagnola, presentó una denuncia penal contra el primo Angelo Calcaterra. De inmediato, Cuccioli le pidió la renuncia. Al mes siguiente, Cuccioli y su segunda, Jimena de la Torre, fueron fotografiados por el diario cooperativo Tiempo Argentino, cuando salían de almorzar con el juez federal Julián Ercolini, el más sensible a los requerimientos oficiales, quien lleva las causas que interesan al gobierno y a la AFIP en contra de CFK.
Dentro de la AFIP circulan audios en los que De la Torre menciona actas de directorio antedatadas para hacer figurar en el blanqueo operaciones posteriores, lo que en cualquier momento podría traducirse en otra denuncia penal.

– Emilio Basavilbaso: Bajo su gestión el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses se descapitalizó en más de 20.000 millones de dólares, por lo que tiene una denuncia penal. También lo investiga el doctor Glock por haber vendido la participación de la Anses en Petrobras Argentina a Pampa Energía, del socio presidencial Marcelo Mindlin. El valor de las acciones se duplicó pocos días después de la operación. Además, en lo que va de este año endeudó a tres millones de jubilados, pensionados, titulares de la Asignación Universal por Hijo y trabajadores en relación de dependencia que perciben asignaciones familiares, con créditos personales a la usuraria tasa de interés del 50 %. El equipo de investigación del bisemanario Perfil que dirige Rodrigo Lloret estableció que hay otro millón largo haciendo cola en la misma ventanilla. Los préstamos van desde 20.000 hasta 200.000 pesos, que pueden devolverse hasta en 60 cuotas. Según la propia Anses, cuatro de cada diez utilizan los préstamos para pagar deudas anteriores o para alimentarse. El sobre endeudamiento es parte integral del plan de gobierno de PRO, como disciplinador de rebeldías e impulsor del individualismo, en este caso del sálvese quien pueda.

– Mariano Federici: fue asesor regional del Grupo de Integridad Financiera del Fondo Monetario Internacional y uno de los informantes asiduos de la embajada de Estados Unidos, como consta en las comunicaciones de la sede diplomática con su gobierno. En esos encuentros, acusaba de proteger el lavado de dinero a CFK y Aníbal Fernández, contra quienes después de tantos años no hay cargos al respecto. El blog El Disenso reveló que la esposa de Federici, María Eugenia Oliver, es apoderada de una financiera offshore radicada en Panamá, que figura a nombre del director general del grupo empresario de Francisco De Narváez, a quien Federici debería investigar por el lavado de activos que denunció la AFIP. Además, el 13 de enero de 2016, el matrimonio Federici-Oliver adquirió por casi un millón de dólares una propiedad de 211 m2 en Estados Unidos, pero la declaró aquí como si el 50% de la casa hubiera costado apenas un millón de pesos.
También es útil saber quiénes son los banqueros pedigüeños:
– Claudio Cesario: abogado del estudio Allende&Brea, los banqueros lo contrataron para no exponer a uno de los suyos, lo mismo que hizo la Asociación Empresaria AEA con Jaime Campos, aunque uno y otro carezcan de todo poder. Desde 2011, presionó en forma abierta a Cristina para que removiera de la presidencia del Banco Central a Mercedes Marcó del Pont, quien impuso una serie de razonables regulaciones al movimiento de capitales y promovió la reforma de la Carta Orgánica del Banco. El candidato de los banqueros al reemplazo era Juan Carlos Fábrega, con quien a partir de 2013 regresaron la vieja línea colonizada por los bancos y los ataques contra el entonces ministro de Economía Axel Kicillof. Luego de las elecciones de 2015, Cesario comparó al equipo económico de Macrì «con el Barcelona» de Messi. En 2017 dijo que no le preocupaban la inflación ni el crecimiento de las Lebac, porque el gobierno iba por el buen camino.
– Enrique Cristofani: Presidente del Banco Santander en la Argentina, casado con la hija del general Jorge Olivera Róvere, condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad, Cristofani integra el comité directivo de la Red de Acción Política (RAP) que se encarga de poner en contacto a dirigentes políticos argentinos con el gobierno y el establishment económico y de seguridad de Estados Unidos. Su documento fundacional, de 2008, declara el propósito de «ocupar espacios de poder para transformar el país en función de valores y conductas compartidas». Con ese fin, en 2010 organizaron el viaje de Margarita Stolbizer, Gabriela Michetti, Emilio Monzó, Paula Bertol, el entonces diputado salteño del FpV Fernando Yarade, la intendente socialista rosarina Mónica Fein y el diputado del Peornismo de Santa Fe Walter Agosto a Estados Unidos, donde visitaron el Pentágono, el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, el Congreso, la Cámara de Comercio, los tribunales. Según Bertol, en el Pentágono hablaron sobre «Políticas de Seguridad. Lucha contra el Terrorismo» y los instruyeron sobre los desafíos a la seguridad regional: «Tráfico de narcóticos, armas, personas y otras formas de crimen trasnacional; Espacios no gobernados; Terrorismo; Desastres naturales; Migración masiva, Erosión de la democracia, el armamento ruso que está comprando Venezuela, Lula e Irán».
– Gabriel Martino: Hace ocho años preside el banco de Hong Kong y Shangai en la Argentina, HSBC, con una pausa forzada, cuando la AFIP lo denunció por integrar una supuesta asociación ilícita para evadir impuestos y lavar dinero, por alrededor de 100 millones de dólares, mediante el uso de facturas truchas. En septiembre de 2015 el BCRA intimó al HSBC a reemplazar a Martino en 24 horas, por falta de idoneidad. En octubre la jueza Verónica Straccia confirmó esa decisión pero en diciembre, luego de la elección de Macrì, la Cámara de Apelaciones lo repuso. La abogada de Martino en el HSBC, María Eugenia Talerico fue designada como segunda de Federici en la UIF.

La ola se invierte.
No son sólo los banqueros. En el mismo foro de IDEA el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, expresó su deseo de que luego de la elección presidencial, Macrì y Alberto Fernández recorran juntos el mundo. Lo primero que resalta es la afirmación implícita de que el resultado de los comicios ya está decidido, cosa que el propio Macrì les enrostró a los empresarios en el video con que se hizo presente en Mar del Plata. Tanta razón tenía que los organizadores levantaron mesas y sillas para que no fuera tan evidente que Macrì hablaba ante un salón vacío. Más importante que eso es la pretensión del carcelero de Milagro Sala de que el claro vencedor en las elecciones deba negociar con los acreedores externos en compañía del responsable del irresponsable endeudamiento contraído en tan breve lapso.
Hay gente que no termina de aceptar que Macrì ya fue, creen posible imponer sus políticas a quien los batió de modo categórico en las urnas y/o fantasean con introducir una cuña entre Alberto Fernández y CFK. Alberto les contestó en forma directa: Sandleris no hizo ningún mérito para continuar, Cristina y yo somos lo mismo, dijo. El fenómeno no es sólo argentino, sino regional: el favoritismo de Evo en las elecciones bolivianas de hoy, la marcha atrás del presidente ecuatoriano Lenin Moreno con los aumentos de los combustibles ante la rebelión de los campesinos indígenas que bajaron de la montaña, la declaración del estado de excepción y el patrullaje militar en Chile por las movilizaciones masivas en contra del aumento en el boleto del moderno subterráneo de Santiago, señalan que Alberto y Cristina no están solos, que la resistencia tiene sentido y que la ola está por invertirse.

Un regalo para los compañeros
El 17 de octubre llovieron los regalos para la fórmula presidencial del Frente de Todos:
– La agencia de noticias económicas Bloomberg narró que el fondo de inversiones Templeton perdió 3.000 millones de dólares en el tercer trimestre de este año, por el deterioro de dos de sus principales inversiones. Una de ellas: los bonos argentinos en moneda local reperfilados en agosto. El director de Templeton, Michael Hasenstab «predijo, como muchos otros inversionistas, que el ex presidente argentino Mauricio Macri ganaría la reelección». Tal como se lee: el ex presidente. En 2016, Macrì había recibido a Hasenstab, quien acudió en compañía de Martino.
– El bloque peronista en la Corte Suprema de Justicia rechazó la pretensión oficial de que el tribunal aclarara el fallo que ordenó devolver a las provincias los fondos de coparticipación detraídos a raíz de la rebaja del IVA para algunos productos de primera necesidad, cosa que sólo puede hacer el Congreso. Dos de los tres miembros de esa mayoría se prueban las pilchas que todos dan por sentado que dejará el actual presidente nominal de la Corte, Carlos Fernando Rosenkrantz, quien votó en disidencia. Luego partió a Mar del Plata donde pontificó ante los hombres de negocios sobre la integridad de jueces y empresarios. Dime de que alardeas y te diré de qué careces. Es improbable que Alberto Fernández apoye a cualquiera de ellos. A Ricardo Lorenzetti, porque sabe que fue la terminal a la que respondieron Martín Irurzun y el doctor Glock en su cruzada contra el anterior gobierno con la prisión preventiva como inconstitucional pena anticipada; a Horacio Rosatti, por su renuncia intempestiva al ministerio de Justicia en 2005 aduciendo manejos oscuros en la licitación de cárceles, cuando tanto Fernández como Néstor Kirchner le habían dado plenos poderes para que la anulara y convocara a otra. El ideal sería Juan Carlos Maqueda, pero El Pato cordobés no está interesado en ese nivel de exposición.
– La nueva directora-gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, expresó con inequívoca claridad que no habrá más desembolsos del stand-by comprometido con la Argentina hasta no tener un diálogo con quien suceda al gobierno fallido de Maurizio Macrì.
Es difícil compaginar hechos tan contundentes con la euforia maníaca que Macrì transmite en sus actos cotidianos, que culminaron ayer en el Obelisco. El presidente se sacude a los bandazos como barrilete sin cola. Puede saludar a Corrientes desde Roque Sáenz Peña, reiterar que la elección no ocurrió o insistir en el blooper del primer debate, donde dijo que la deuda se contrajo para pagar el endeudamiento previo del kirchnerismo. Aquello que el domingo pasado pudo considerarse como un furcio de quien no está acostumbrado a hablar sin un guión estricto, resultó ser un engaño deliberado. Hasta los chequeadores financiados por bancos y grandes empresas del círculo rojo afirmaron que lo dicho por Macrì era falso. Sin embargo, el presidente lo repitió en sus posteriores actos de campaña, especulando con el desconocimiento general sobre magnitudes y proporciones. En todas las discusiones políticas, cada contrincante embellece su desempeño y afea el de los demás. Pero nunca antes de Macrì la mentira grosera fue el arma principal de una campaña, de modo que conviene estar prevenido para lo que ocurra esta noche en la Facultad de Derecho, donde moderarán el debate periodistas de inocultable tirria contra el kirchnerismo quienes, además, deberán limitarse a leer el tema acordado, ceder la palabra y controlar el tiempo de la respuesta. No es tan difícil: sólo hay que memorizar los nombres y apellidos de los seis candidatos y saber cuántos segundos tiene un minuto.
Nada de esto alterará el resultado de las elecciones del domingo próximo, y el presidente lo sabe. A lo sumo el margen podrá ampliarse o reducirse. Más allá de las encuestas, hay un voto duro antiperonista que tanto en 1973 con Ricardo Balbín, como en 1989 con Eduardo Angeloz rondó el 38%. No es un caudal despreciable, pero al peronismo unido no le hace mella. Esa unidad, Macrì la hizo. Como explicó el 17 de octubre el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, los dirigentes siempre caen parados, a nadie se le niega una banca legislativa o una asesoría, pero quienes quedan a la intemperie (vocablo nunca mejor aplicado) son los pobres. Verna, de buena relación con Néstor Kirchner, pero agrios choques con Cristina, fundamentó así su aporte a la unidad, a la que también se sumó el ex gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saa, ya de regreso de la confrontación con su hermano Alberto, quien fue el primero en afirmar que había 2019.
Las desbocadas intervenciones, en las que Macrì salta, grita, llora y se comunica con Dios como la heroína radical que lo acompaña en el sentimiento, no están dirigidas a mejorar su desempeño en las urnas sino a marcarle el terreno al próximo gobierno y a mantener a raya a sus aliados-enemigos. Sus chances de lograrlo son exiguas. Macrì se va repudiado por los sectores populares, la clase media y un sector significativo del empresariado, por la miseria que produjo la estanflación con que congeló al país. Pero tampoco goza de la simpatía de su propia base patronal de apoyo, en los sectores financiero, agropecuario y energético y las grandes empresas transnacionales, porque su ineficiencia fue tan pavorosa que todas las ganancias que obtuvieron en cuatro años están en peligro, cuando el nuevo gobierno recorte donde se puede y se debe, para recomponer el poder adquisitivo del salario y de la seguridad social.
A tono con esas sobreactuaciones disforzadas de Macrì, su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich publicó el 17 de octubre en el Boletín Oficial su resolución 896/2019 por la que se crean los Grupos Operativos Conjuntos de Investigaciones contra el narcotráfico (Gocin), integrados cada uno por 20 integrantes provenientes de la Policía Federal, la Prefectura Naval, la Gendarmería, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y las policías provinciales. Habrá un Gocin por cada provincia que adhiera a la resolución y la Ciudad Autónoma. Aquellas que tengan más de un millón de habitantes podrán engocinlarse con más de un grupo, que tendrán vigencia por dos años. Su tarea consistirá en el intercambio de información y la coordinación operativa, de acuerdo con la doctrina postulada por Estados Unidos. Crear cuando quedan menos de dos meses de mandato una estructura burocrática de este tenor revela su carácter propagandístico, para mostrar actividad en un tema que, como el resto, será responsabilidad de quienes reemplacen al actual oficialismo.
Quienes se preparan para encabezar la oposición son Horacio Rodríguez Larreta y el Hada Buena, en alianza con Alfredo Cornejo y Martín Lousteau (es decir Enrique Nosiglia). Siempre y cuando el alcalde porteño continúe en el cargo por un segundo mandato, cosa posible, muy probable, pero no segura.