Inicio Opinion El costo de la pandemia

El costo de la pandemia

LA SEMANA PAMPEANA

I – El resultado del ejercicio del año de la pandemia del Banco de La Pampa reflejó claramente las políticas activas anticíclicas que instrumentó para salvar la economía provincial puesta en crisis. Un informe que publicó LA ARENA esta semana revela con claridad cuál fue el impacto en sus cuentas: el superátivit que había sido de 3.500 millones en el año anterior, aún sin contar la inflación, fue de menos de la mitad. Fueron 1.6 mil millones de pesos aproximadamente que se fueron en solventar con créditos sin interés o a intereses bajísimos, la situación que atravesaban las empresas pampeanas en esos meses iniciales de la pandemia cuando todo era incertidumbre.
Lo del Banco de La Pampa fue un ejemplo a nivel nacional. No hubo otro banco provincial que hiciera semejante esfuerzo ni tan tempranamente para poner liquidez a una economía que corría el riesgo de implosionar. El resultado no fue un quebranto, fue la reducción a la mitad de su superávit.

II – Otro informe publicado en estas páginas señaló también que La Pampa es la provincia que mejor está llevando adelante el plan de vacunación. Las autoridades sanitarias pampeanas ya lo habían adelantado cuando la expectativa de la llegada de las vacunas comenzó a hacerse realidad: la provincia cuenta con un sistema de vacunación, tanto en infraestructura como en personal, capaz de cumplir, con un rápido despliegue, el operativo de inmunización.

III – Entre tanta sarasa malintencionada que busca bajarle el precio a las políticas de salud del gobierno nacional, la información que da cuenta de que la Argentina está entre los diez países del mundo que más ha vacunado ha pasado casi sin mención en los medios que hoy están ensañados en sembrar la desconfianza de la población en el plan de vacunación. Antes lo era el ataque a la vacuna Sputnik que resultó ser la mejor del mercado de acuerdo a las más prestigiosas publicaciones científicas. Tal vez llevada por esa prédica, una médica de la Ciudad de Buenos Aires se negó a anotarse en el primer turno de vacunación porque le creyó a los medios que la cuestionaron sin fundamentos. Esa médica murió esta semana esperando el segundo turno al que, por ser personal de salud y de riesgo, finalmente accedió a tomar.

IV – El senador Juan Carlos Marino, el legislador que más tiempo ocupó ese cargo en la historia política de la provincia de La Pampa, anunció su intención de no postularse nuevamente a la Cámara Alta como lo hizo invariablemente en los últimos 18 años. La decisión del senador fue realizada en una conferencia de prensa donde el legislador hizo un recuento de su paso por el Congreso y destacó la repercusión que sus iniciativas legislativas tuvieron para la provincia y sus habitantes. La decisión de Marino llega justo en un momento partidario donde los viejos liderazgos y, sobre todo, la pertinaz política patriarcal de elección de candidatos nacionales varones, está en entredicho en un sector de la dirigencia intermedia y de los afiliados y afiliadas del partido. La salida pública de las mujeres radicales pidiendo un lugar en las listas de candidatos le puso un marco que a muchos dirigentes varones del partido los toma por sorpresa. Por lo pronto, que Marino se corra de ser candidato abre una posibilidad al reclamo de las mujeres. Este año se juegan los lugares de tres senadores y tres diputados nacionales que deben renovar sus bancas. El radicalismo puede tener allí la posibilidad histórica de reemplazar al senador más reelegido con la primera mujer senadora de la historia del partido de Alem e Yrigoyen en La Pampa.

V – La decisión unánime de las cooperativas eléctricas pampeanas de sumarse a Pampetrol fue leída como el fin de la polémica que despertó en el sector la nueva ley de Energía y el rol que allí se le reserva al cooperativismo. Las dudas y críticas surgieron al amparo de una ley que se proyectó sin consultar con tiempo al movimiento solidario. La aparición de actores privados en la generación y la supuesta exclusión de las cooperativas le dieron un tono áspero a la discusión previa a su sanción. Para terminar con ese clima, limar asperezas y devolverle la confianza de que la ley no altera la alianza estratégica estatal-cooperativa (que ya tiene otra pata importante en Empatel), el gobernador propuso la inclusión del sector cooperativo en Pampetrol, la denominada nave insignia de la nueva ley. Esa inclusión ahora aceptada y su participación en la redacción del decreto reglamentario, tranquilizaron los ánimos.