Inicio Opinion El fruto de las movilizaciones

El fruto de las movilizaciones

La última reunión del comité de cuenca del río Colorado (Coirco) trajo una inesperada y positiva novedad: la provincia de Río Negro pidió que se realice un nuevo estudio de impacto ambiental y una audiencia pública por Portezuelo del Viento, solicitud que fue inmediatamente apoyada por Buenos Aires, Neuquén y, desde luego, por La Pampa. Mendoza volvió a estar ausente y, por lo tanto, la votación terminó cuatro a cero como con entusiasmo evaluaron los representantes pampeanos a su regreso a esta capital.
Es la primera vez que en una reunión del Coirco La Pampa encuentra acompañamiento en sus observaciones políticas, ambientales y técnicas a la represa tal como hoy está planteada su construcción y funcionamiento. Desde que este tema comenzó a ser tratado en el comité de cuenca nuestra provincia siempre estuvo en franca minoría pues Mendoza logró el respaldo de Nación y esta empleó todo su poder de persuasión para alinear al resto de los miembros en favor de los intereses cuyanos y dejando a La Pampa en absoluta minoría.
Por esa razón cobra especial relevancia este cambio rotundo en las posturas que venían manteniendo hasta ahora Buenos Aires, Río Negro y Neuquén y que trasuntaban una desconcertante indiferencia hacia las negativas consecuencias que para toda la cuenca podría acarrear la construcción del embalse bajo las actuales condiciones. Uno de los puntos críticos en los que La Pampa venía bregando en soledad es el de las enormes falencias que presenta el estudio de impacto ambiental realizado por las universidades de La Plata y del Litoral. La nueva propuesta rionegrina junto al acompañamiento bonaerense y neuquino sobre este tema despierta nuevas esperanzas entre los pampeanos que ahora no se sienten tan solos en sus cuestionamientos.
No es casualidad que esta suerte de «despertar» de esas tres jurisdicciones llegue poco después de las reuniones y grandes movilizaciones que comenzaron a realizarse en las localidades rionegrinas y pampeanas ribereñas del Colorado. Aquel encuentro inicial en La Adela, el 15 de julio último, al que asistieron como invitados autoridades y pobladores de la vecina localidad de Río Colorado, fue el punto de partida de lo que después se vio en Catriel-25 de Mayo y, poco más tarde, en los puentes que atraviesan el río entre ambas provincias repletos de manifestantes de las dos orillas. Que estas auspiciosas medidas que se propusieron ahora en el Coirco hayan surgido por iniciativa del gobierno de Río Negro y, más específicamente, de las autoridades comunales de Río Colorado, no hace más que confirmar la importancia que tuvieron esas intensas jornadas de concientización.
Mendoza en tanto sigue operando como lo ha hecho siempre. Se permitió faltar al Coirco y lanzar la licitación de Portezuelo del Viento con el apoyo de un gobierno nacional en retirada y ya sin poder real. En su autismo, los cuyanos no alcanzan a ver que si estos nuevos vientos que soplan en el comité de cuenca se consolidan, habrá que barajar y dar de nuevo para que la represa, si alguna vez llega a construirse, tenga un propósito y un manejo muy diferente al que pretenden.