Inicio Opinion ¿El peor de todos?

¿El peor de todos?

¿Fue el de Mauricio Macri el peor gobierno nacional de los elegidos por el voto popular? La pregunta se la formulan muchos argentinos y la respuesta depende -como todo en política- de las simpatías, las ideas o la carga de odio de cada ciudadano. Sin embargo no es superfluo intentar una evaluación acerca de este interrogante porque los efectos de ese gobierno se sentirán por mucho tiempo.
Hay algo difícil de rebatir: en cualquier enumeración de los actos de gobierno de Cambiemos resulta muy difícil encontrar alguno que haya beneficiado a las mayorías populares frente a una gran cantidad que favorecieron exclusivamente a las minorías más poderosas. Pero hay otro punto: la abundancia de irregularidades, algunas muy graves, cometidas en la gestión macrista.
Vamos a intentar una lista que, desde luego, no será completa. 1) Se acaban de encontrar en un depósito 500 mil libros de texto sin distribuir en las escuelas. 2) Igualmente ocurrió con 100 mil computadoras personales que no fueron entregadas a los estudiantes. 3) Se hallaron millones de dosis de vacunas antisarampionosa sin retirar de la Aduana en medio de una epidemia. 4) Se encontraron en un depósito decenas de miles de vacunas vencidas. 5) El Banco Nación, desoyendo informes técnicos, entregó un préstamo multimillonario a la empresa que fue la mayor aportante a la campaña del macrismo. 6) Un reciente informe reveló que en el cuatrienio macrista cerraron más de 20 mil empresas y se perdieron 240 mil puestos de trabajo en la actividad privada. 7) El desempleo se duplicó. 8) El salario promedio medido en dólares pasó de ser el primero al último en Sudamérica. 9) La inflación superó el 300 por ciento. 10) La pobreza superó el 40 por ciento; la indigencia roza el 10 por ciento. 11) Poco menos que se duplicó el número de trabajadores que pagan el Impuesto a las Ganancias. 12) Como contracara se redujeron los impuestos a los más ricos: Bienes Personales y Ganancias para las grandes empresas. 13) El «lawfare» (persecución de opositores con el aparato judicial) alcanzó niveles nunca vistos con encarcelamiento sin condena de exfuncionarios, dirigentes políticos y empresarios. Para ello se implementó la llamada «doctrina Irurzun» y la figura del «arrepentido», importada de EEUU, a fin de levantar acusaciones sin pruebas. 14) Se detectó una organización integrada por espías (regulares e irregulares), fiscales, jueces y periodistas de los medios adictos que vigilaba y extorsionaba a empresarios y dirigentes políticos. 15) En la AFIP funcionó un equipo que espiaba y fraguaba acusaciones contra opositores. 16) El Presidente vetó una ley que impedía beneficiar a familiares directos de funcionarios en el blanqueo de capitales escondidos en el exterior. 17) Casi todos los miembros del gabinete de Macri tenían sus fortunas en el extranjero mientras convocaban a «invertir» en el país. 18) El escándalo de las autopistas benefició económicamente a la empresa privada del Presidente. 19) El escándalo de los parques eólicos benefició económicamente a la empresa privada del Presidente. 20) El escándalo del Correo buscó licuar la deuda de la empresa del Presidente con el Estado. 21) El escándalo de los Panamá Papers permitió conocer que el Presidente ocultó en guaridas fiscales empresas y millones de dólares. 22) En el escándalo de los bolsos de José López no se investigó la ruta del dinero que, todo indica, involucraba a socios privados del Presidente. 23) El endeudamiento externo creció del 40 al 100 por ciento del PBI. 24) El 90 por ciento de los préstamos tomados se destinó a la fuga de divisas por parte de operadores financieros cercanos al Presidente. 25) La deuda con el FMI se tomó en abierta violación de las normas administrativas y legales vigentes. 26) Los presupuestos en áreas vitales como salud, educación y ciencia fueron drásticamente recortados.
Por razones de espacio hay que interrumpir este listado aunque, así incompleto, alcanza y sobra para coronar al gobierno de Macri en el primer puesto del ranking de los peores gobiernos electos.