Inicio Opinion El primer paso de una cooperativa

El primer paso de una cooperativa

La idea de un mundo cada vez más poblado que necesita más energía para movilizar sus avances tecnológicos ha sido un concepto que empezó a arraigar en las sociedades contemporáneas hace al menos tres décadas. El problema que se evidenció es que, mayoritariamente, esa energía se producía a través de combustibles fósiles -petróleo, carbón, gas- que van en camino de agotarse y son contaminantes del ambiente.
De esa evidencia, reforzada por estudios ecológicos globales, surgió otro concepto: el cambio climático, al parecer producido mayoritariamente por las industrias de las naciones más desarrolladas. La evidencia parece ya innegable, y tanto que se ha llegado a cuestionar también a formas aparentemente no dañosas para el ambiente como lo son las represas hidráulicas.
Es cierto que hace ya muchos años apareció en todo el mundo la energía de origen eólico, también presente con buen resultado en nuestra provincia, pero los emprendimiento capaces de generarla necesitan de grandes capitales por causa del elevado precio de los generadores.
De ahí que irrumpieran nuevas tecnologías destinadas a posibilitar la captación de la energía del sol. No deja de ser paradójico que ese astro, percibido y adorado por toda la humanidad desde épocas remotísimas, vuelva a ser la gran esperanza en cuanto a la obtención de una energía «limpia».
Entre nosotros, los habitantes de La Pampa, la cooperativa eléctrica de Intendente Alvear (Coseria) se convirtió en el primer «usuario-generador» de energías renovables en la provincia. Y lo hizo con el sistema que combina el uso de paneles solares, que captan la energía para luego almacenarla para las horas en que no hay luz diurna. El anuncio ofrecido por la dirigencia de la cooperativa implica un cambio drástico, ya que el consumidor podrá pasar a generar parte o toda la energía que consume, tal como ya comenzó a hacerlo la propia entidad solidaria. Resulta ilustrativo que la presentación al periodismo de la instalación y mantenimiento del sistema haya sido realizada en horas de la noche, sin problema alguno y corroborando lo confiable método.
La cooperativa, siguiendo con la dinámica de estas entidades que tantos beneficios le han dado a la sociedad, ya tiene en marcha un plan para que los usuarios interesados accedan a esta particular forma de producir energía; no es poca cosa ya que, si se trata de inversiones accesibles, podrá obrar en cualquier zona del medio rural ya que «el sol sale para todos», tal cual lo sintetiza el viejo refrán.
Definitivamente inclinada a favorecer la generación de energías limpias y con recursos naturales, la cooperativa alvearense desde este mes ofrece a los interesados sus servicios en las gestiones administrativas requeridas para ser usuarios-generadores; también asesoramiento técnico en cuanto a la tecnología y equipos a utilizar. El emprendimiento incluye la disponibilidad para la venta de los equipos a instalar, también solares y eólicos.
El presidente de la entidad pionera, caracterizó la situación con palabras simples: «hay consultas y gente que ya lo ha instalado, especialmente en establecimientos rurales».