domingo, 27 septiembre 2020
Inicio Opinion El saqueo al Fondo de los jubilados

El saqueo al Fondo de los jubilados

Cambiemos destruyó la mitad del patrimonio del Fondo de Garantía de Sustentabilidad a través de continuos negociados e inversiones. En cuatro años, el organismo dilapidó el 48,5% y dejó para septiembre de 2019 sólo 33.000 millones de dólares. De esta forma, puso en riesgo el respaldo del sistema jubilatorio, mientras llevó al Congreso continuas reformas previsionales y esbozó los lineamientos de un régimen mixto entre el estatal actual y uno privado, similar al de las AFJP.
Un informe de Alejandro Vanoli en la Anses confirmó estos números al revelar que su antecesor, Emilio Basavilbaso, «perdió» nada menos que 31.087 millones de dólares en los 48 meses que pasaron desde que ostentaba 64.109 millones de dólares, asentados en el reporte de octubre de 2015. Sin embargo la pérdida fue mayor si se tienen en cuenta los 67.003 millones de dólares que dejó el ex Frente para la Victoria el 9 de diciembre de 2015, según se pudo saber en base a fuentes internas de la entidad.
A fines del tercer trimestre de 2019, el FGS contaba con 1,95 billones de pesos, lo cual representó una suba nominal del 18,2% acumulado durante el año. Pero si se toma en cuenta la inflación en el mismo período, que fue del 37,7% significó una caída en términos reales. El reporte de Vanoli expone que entre el 31 de diciembre de 2015 y el 29 de septiembre de 2018 la pérdida también se vio reflejada en pesos: los activos reales se desplomaron 17,5%. Para esas mismas fechas, la variación acumulada en dólares fue del 34,3%.
Los títulos públicos son el principal activo financiero de las inversiones y alcanzaron el 64% del FGS. Cuando Hernán Lacunza ofició de ministro de Hacienda, 319.000 millones de pesos fueron «reperfilados», equivalente al 25% de la cartera correspondiente a dicho inciso.
En los últimos años, han cobrado mayor importancia los títulos emitidos por entes estatales y los préstamos a provincias. Los proyectos productivos o de infraestructura pasaron de representar el 13,1% de la cartera en 2015 al 4,8% al cierre del tercer trimestre, por debajo del mínimo legal del 5%. Al asumir la dirección ejecutiva, Vanoli ordenó una auditoría para identificar la existencia de nuevos delitos cometidos por la gestión anterior y la procedencia de nuevas denuncias por violar las normas, como podría suceder en este caso. Tanto Basavilbaso como varios de sus ejecutivos ya fueron acusados judicialmente en casi una decena de causas mientras ejercían sus funciones.
Las acciones representaron el 10% de la cartera, con 190.000 millones de pesos, lo que constituyó una disminución del 29% respecto al trimestre anterior, en línea con el derrumbe de la bolsa argentina. La administración no había tomado ninguna medida para evitar estas pérdidas.
Los que sí aumentaron fueron los créditos de Anses, que escalaron 32.000 millones de pesos. La suba del 21% contra el trimestre anterior se debió a la intención de Cambiemos de que los jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo se endeuden a tasa menor a la del mercado. De esta manera fue más fácil disimular la pérdida de poder adquisitivo por el recorte previsional. (Ezequiel Orlando. El Destape).