El poder de los medios de comunicación y su efecto

Desde que la red informática se sumó para dar curso a la multiplicidad de relatos que se producen y que dan cuenta de todo lo que le pasa o le interesa al hombre, uno de los temas nuevos que han surgido parte de preguntarse si la web afectará el poder de los medios de prensa. Esta pregunta cobra sentido si se tiene en cuenta que la prensa (los medios impresos en papel) llegó a ser denominada el Cuarto Poder. La pertinencia de esta atribución es cuestionable y ha sido cuestionada.
En cuanto al efecto de la informática en el gobierno de lo social y político se ha producido un acrecentamiento de la capacidad de llegar a un universo humano más amplio y diversificado que el del diario, la revista y el libro impresos sobre papel. Luego, se abren dos vías de cambio: ya por el reemplazo de los medios tradicionales, ya por el posible acrecentamiento de la capacidad de la comunicación para determinar los actos de gobierno, objetarlos y eventualmente modificarlos. Respecto de lo primero, no ha habido reemplazo hasta el momento, en parte porque la prensa tradicional optó por utilizar la vía informática, sea para tener doble canal, sea para pasarse paulatinamente al nuevo medio de comunicación. El libro, a su vez, ha repetido esta estrategia. Tal como se plantea el efecto de la novedad informática, puede pensarse que la decisión queda en manos del receptor, del pueblo: porque recibe al nuevo medio como un enriquecimiento de fuentes o porque hace opciones entre lo novedoso y lo tradicional.

Nombres
No es propósito de esta nota dar opinión propia acerca del tema, sino registrar de aportes ajenos que he podido conocer. Es el caso de la aparición de un libro titulado “El poder de los medios. Seis intelectuales en busca de definiciones”. Es su autor Iván Schuliaquer.
Este autor es argentino y es de hacer notar que en los últimos años aparecen cada vez más nombres no hispanos o italianos entre los actores importantes del quehacer social. En parte este fenómeno parece deberse a que algunas minorías de la inmigración han superado los límites iniciales de su posible desenvolvimiento, acotados por los grupos nativos y los inmigrantes más numerosos. Es el caso de los israelíes y de los alemanes, ambos procedentes desde diversos lugares: los alemanes, en parte desde Rusia, los israelíes también desde Rusia y otros puntos de su vasta dispersión en el mundo desde que fueran desalojados de Palestina por los romanos. Otros aportes de nombres no habituales se deben a llegada de exiliados y migrantes forzosos por guerras y por la mayor movilidad e intercambio poblacional de nuestro tiempo.
Los seis intelectuales que opinan en el libro de Schuliaquer se llaman: Gianni Vattimo, filósofo italiano (nacido en l936): Ernesto Laclau (argentino, l935-2014); Antonio Negri (filósofo itálico, l936), Néstor García Canclini (argentino, ahora en México, 1939); Miguel Vommano (argentino, l976) y Pablo Boczkowski (argentino, 1965).
El libro de Schuliaquer hace un interesante aporte de elementos teóricos para pensar el presente y el futuro de los medios de comunicación. Al comentar esta obra Ignacio Morales, desde Salta, dice que el libro está en lenguaje asequible, aunque es riguroso y profundo.

Importancia
“Los periodistas no somos tan importantes”, titula su nota (en Página/12) Marcelo C. Tedesco. Esa importancia se habría presumido tener en el debate público, en la fijación de agenda y en la defensa de la democracia.
Tedesco quiere dar cuenta del cambio que han generado los nuevos medios de comunicación. Ejemplifica diciendo que la presidenta argentina no da conferencias de prensa ni entrevistas (salvo rara excepción) pero en Facebook tiene 1,6 millón de seguidores, y en Twitter 3,8 millones, o sea más de cuatro millones, excediendo el escenario de todo otro medio. Además, en teleconferencias es ella la que pregunta y así “roba” papel al periodista tradicional. Los ministros y funcionarios son accesibles a todos los medios de prensa (lo que supone valorar la información y el papel del periodismo tradicional). Tedesco, que expone los hechos, lo que hay ahora, dice que “existe una nueva forma de comunicarse” y que eso está cambiando el papel anterior de los periodistas.
Se aprecia, en suma, que el cambio se está produciendo. Es un hecho. También es un hecho que los poderes financieros se han apropiado de la parte más gravitante de todos los medios de comunicación y que lo hacen para defender su posición y sus objetivos, de modo que se genera un problema político y asistimos a un cuestionamiento o un desplazamiento de la democracia como pelea de fondo.
Jotavé