El primer conflicto de Tabaré Vázquez

PULSEADA CON DOCENTES EN URUGUAY

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, sostuvo durante dos semanas una dura y desgastante pulseada con maestros y educadores que hicieron huelgas y ocuparon centros de estudio en reclamo de mejoras salariales, un conflicto que debilitó al mandatario al arranque de su segundo gobierno.
En el marco de una tenaz lucha presupuestal, maestros y profesores hicieron huelgas durante días, marchas de protesta, y varios centros de estudio fueron ocupados en reclamo de mejoras salariales, cuando el país debate su ley de presupuesto.
Mientras el gobierno llegó a proponer un incremento equivalente a poco menos de 5% del PIB para el sector educativo, los docentes reclamaban al gobernante de izquierda que cumpliera su promesa electoral de llevar esa cifra al 6% del PIB. El desacuerdo derivó en un durísimo encontronazo entre los sindicatos de trabajadores de la educación y el Ejecutivo, que paralizó buena parte de la enseñanza pública.
En medio de la pulseada, el gobierno emitió un decreto declarando “esencial” la actividad de los educadores, y el movimiento sindical en su conjunto se levantó e hizo caso omiso de una decisión que en los hechos suponía restringir el derecho a huelga.
El domingo por la noche, cuando el conflicto llegaba a su punto más alto, el gobierno dio marcha atrás y levantó su polémica medida. Algunos sindicatos levantaron sus medidas de protesta y otros continuaron hasta el miércoles. El Ejecutivo mantuvo sin embargo su oferta de incremento presupuestal.
Fue un comienzo difícil para el segundo gobierno del popular Tabaré Vázquez, un médico oncólogo que terminó su primer mandato (2005-2010) con la aprobación de más del 60% de la población, y que ganó las elecciones presidenciales en 2014 con mayoría parlamentaria absoluta.