Inicio Opinion Entre el ejemplo y los viejos resabios

Entre el ejemplo y los viejos resabios

LA SEMANA PAMPEANA

I – Mientras la pandemia y las estrategias para morigerar su impacto en la población desvelan al mundo, un grupo de infectólogos argentinos firmó un documento pidiendo que se adopten en todo el país las prácticas sanitaristas que desde hace meses han hecho de La Pampa un ejemplo nacional de control de focos de coronavirus. El documento insta a las autoridades a dar pasos más firmes y focalizados en la detección de los casos y sus contactos estrechos y en el aislamiento preventivo de los hisopados aún antes de tener el resultado de su estado.

II – El documento, firmado por especialistas que han asesorado y apoyado desde el primer día al gobierno nacional en sus acciones contra la pandemia, apuntan, sin nombrarla, a nuestra provincia como ejemplo pero también apuntan, sin nombrarlos, a los distritos donde se subestima la tarea preventiva de aislamiento y las limitaciones a la circulación con el consiguiente agravamiento de la situación de expansión del coronavirus. Los científicos salen así, con mucha altura, al cruce de quienes, por prejuicios ideológicos y ocultos intereses económicos, pretenden que las tareas sanitarias para contener la enfermedad son ataques a las libertades personales y no, como son, elementales medidas defensivas del principal valor de una sociedad que es la vida de sus habitantes.

III – Con sólo mirar lo que sucede en algunas provincias y distritos con alta densidad de población y la manera que, por no hacer hisopados ni hacer un seguimiento y aislamiento focalizado, se han convertido en los focos de diseminación del virus al resto del país, los motivos del documento son fácilmente entendibles. En La Pampa, las palabras de este grupo prestigioso de médicos e investigadores refuerza la certeza que gana a la población sobre lo acertado de la estrategia de búsqueda activa de casos, ataque frontal a los focos, aislamientos masivos de contactos estrechos del caso positivos y también de los contactos de contactos estrechos.

IV – Un movida «populista» de un conspicuo dirigente y ex funcionario macrista que fue a una toma ilegal de terrenos en Santa Rosa a «asesorar» y arengar a los ocupantes ilegales de tierras, desató una tormenta interna en ese espacio político invariablemente ubicado del lado de los propietarios más que del de los que pujan por hacer realidad el derecho a la vivienda. El episodio permitió ver, además de la fauna variopinta que puebla la derecha lugareña, la distinta mirada que prima en la práctica política cuando las tomas las sufren como gobierno o como oposición. Sólo meses antes, un gobierno del color político del ex funcionario que fue a «asesorar» a las tomas, lanzó contra estos y otros ocupas toda suerte de acusaciones y advertencias en el nombre de la propiedad.

V – La agresión que sufrieron vecinos y vecinas del Barrio Matadero cuando intentaron utilizar un espacio público, lejos de amedrentarlos, parece haber hecho madurar en ellos la idea latente desde hace años, de llevar a cabo una tarea de «liberación» de esa popular barriada de las lacras anacrónicas que la parasitan. Rehén del oportunismo político y de pretendidos punteros asociados, el Matadero ha sufrido como ningún otro barrio de la ciudad el estigma de una forma patoteril de imponer un «orden» vecinal de connotaciones mafiosas. Este «orden», funcional a los negocios espurios de unos pocos con una runfla política que los usa con fines electorales, choca hoy con la aspiración de sus habitantes que buscan reafirmar su convicción de normalizar las relaciones vecinales.

VI – Pero todas sus aspiraciones de cambio necesitan para prosperar de un decidido apoyo de todos los que estén interesados en la tarea de inclusión de un barrio tan marginado en el concierto de los vecindarios santarroseños. Es muy difícil que puedan hacerlo solos si persisten los apoyos, ahora subrepticios, de quienes medran políticamente en el barrio apoyados en estos personajes violentos. El vecindario está dando los primeros pasos, los medios hicieron su tarea y pusieron sobre la mesa el problema, la justicia ha tomado decisiones firmes y ha encarcelado a los agresores, pero, la gran duda, es qué harán los que tienen o dicen tener su «base territorial» política allí.

VII – El presupuesto 2021, el primero que será confeccionado enteramente por las nuevas autoridades electas nacionales surgidas de la elección del año pasado, prevé un fuerte incremento en la inversión en rutas y viviendas para La Pampa. Se trata, en realidad, de una recuperación de una parte de los recursos que la provincia recibía históricamente y que los perdió casi por completo en los cuatro años en los que el macrismo desplegó su funesta política de desinversión que tuvo a La Pampa como víctima. (LVS)