Inicio Opinion Escrutinio: alerta en la oposición

Escrutinio: alerta en la oposición

Ya no son advertencias aisladas. Los principales partidos políticos opositores, con sus respectivos apoderados como voceros, están lanzando serias advertencias que cuestionan la transparencia de las próximas elecciones. No parecen ser denuncias «al voleo» pues apuntan a un problema muy preciso: el cambio en la metodología del escrutinio mediante la contratación de una empresa venezolana que posee malos antecedentes en otros países.
Y hay, además, una prueba concreta que justifica la desconfianza. La simulación del escrutinio realizada días atrás presentó fallas muy graves. Incluso aquí en La Pampa, como publicó este diario en su edición de ayer.
El gobierno de Mauricio Macri cometió un acto reñido con la saludable tradición política: modificó, manu militari, las reglas electorales en un año electoral. Nunca antes había sucedido pues se venía respetando una suerte de acuerdo de hecho entre las distintas fuerzas políticas: en años electorales no se toca la normativa que rige los comicios. Y esa metodología rindió muy buenos frutos. Desde el retorno de la democracia, en 1983, nunca hubo problemas en el escrutinio de los votos. A lo largo de estos 36 años ganaron fuerzas oficialistas y opositoras pero nunca hubo cuestionamientos por los resultados. Todos los partidos políticos, sin excepción, dieron por descontado que estaba garantizada la seriedad y la transparencia de los comicios. No es poca cosa para asegurar la institucionalidad y, nada menos, la elección de las autoridades que decide el voto de la ciudadanía.
¿Por qué, entonces, el gobierno de Mauricio Macri resolvió en forma unilateral y arbitraria, sin consultar al resto de los partidos políticos ni pasar por el Congreso Nacional un cambio tan drástico para modificar un sistema que venía funcionando muy bien? Es la pregunta que hoy todos se formulan sin encontrar una respuesta convincente.
Para peor, la empresa privada contratada, de origen venezolano aunque de capitales norteamericanos, registra malos antecedentes en elecciones realizadas en Bélgica, Italia, Filipinas, El Salvador y Venezuela según un informe de la nada kirchnerista revista Noticias. El contrato no surgió de una licitación pública sino de un concurso de precios, de ahí que varios especialistas hayan señalado que el único mérito de la compañía es haber presentado el valor más bajo -aunque no la solvencia técnica- para quedarse con tan apetecible contrato.
A solo un mes de las PASO esta falla en la prueba habla a las claras de la fragilidad del sistema que se pretende imponer. Ninguna voz del gobierno se escuchó para aclarar las dudas que hoy plantea toda la oposición política. Como si no se tratara de un problema de enorme trascendencia.
Las presentaciones ante la Cámara Nacional Electoral por parte de los representantes opositores apuntan a que se implemente, al menos, un Plan B. Es decir, que el gobierno garantice la transparencia de los resultados en caso de que el nuevo sistema implementado vuelva a fallar.
Una vez más, el relato macrista de la transparencia, el consenso, la institucionalidad y la república se distancia de los hechos puros y duros.