Inicio Opinion Expectativas

Expectativas

En un país como el nuestro, donde la oposición política de derecha no duda en apelar a la mentira en forma sistemática para atacar al gobierno, la estadística suele ser una de las pocas herramientas para enfrentar esas operaciones, muy especialmente cuando proviene de organismos internacionales que son respetados, incluso por los propios opositores, quienes, en su momento, los tuvieron como interlocutores económicos privilegiados.
En este marco el Fondo Monetario Internacional mejoró sus previsiones de crecimiento para la Argentina, que según estimó crecerá un 5,8 por ciento este año. La cifra es llamativa porque está cerca de un punto por encima de la proyección que el mismo organismo había difundido en octubre del año pasado para nuestro país y está dentro de la recuperación que estiman las autoridades monetarias. El contexto para ese crecimiento es mixto ya que, si por un lado ha crecido el precio de las materias primas que exporta la Argentina, los sacudones políticos junto con la irrupción de China en los mercados mundiales han alterado las reglas del juego económico.
Esa circunstancia se acentúa si se considera que el posible tope de crecimiento se concretaría en medio de la pandemia que nos aflige y, sobre todo, el desastre económico y social que dejó el experimento neoliberal del macrismo, en el que sobresale la voluminosa deuda externa que no pocos economistas consideran «impagable» en los términos que aceptara el gobierno anterior. Siguiendo con los datos estadísticos cabe señalar que la economía argentina cayó casi un 10 por ciento durante el año pasado por causa del sacudón económico que provocó la pandemia pero también por la pesada herencia que recibió el gobierno del Frente de Todos de su par de Cambiemos.