Inicio Opinion Hay que volver a las restricciones

Hay que volver a las restricciones

COVID 19 CONTINÚA SIENDO UN GRAVE PROBLEMA SANITARIO

Las cifras de contagios y muertes por el coronavirus se han disparado en septiembre. La situación sanitaria es grave y los pronósticos negativos, pero no hay voluntad política de restringir la circulación, única manera de evitar la propagación de contagios.
IRINA SANTESTEBAN
El reporte del Ministerio de Salud de la Nación informaba este lunes 28 de septiembre que se registraron 11.807 casos y 364 muertes por Covid 19. El total desde el comienzo de la pandemia es de 723.132 contagios, con 116.113 fallecidos.
La situación en los centros hospitalarios también es alarmante: la ocupación de camas de terapia intensiva es del 61,4 por ciento a nivel nacional y del 65,4 por ciento en el Área Metropolitana de Buenos aires (AMBA).
El lunes, al número total de fallecidos de la provincia de Buenos Aires (12.723), hay que sumarles 3.194 casos que no habían sido cargados en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS). Este último es responsabilidad de cada jurisdicción. Se especula que hay muchos casos que no son reportados por las demoras en los hisopados o directamente la falta de ellos, con lo cual el número de casos positivos se reduce en las estadísticas, pero no en la realidad.

Las más afectadas.
Hace menos de dos meses, el 95 por ciento de los contagios se daba en el AMBA, siendo mínima la incidencia de casos en el interior del país. Esto ha cambiado y hoy el área metropolitana representa el 70 por ciento del total de casos en el territorio nacional. La propagación del virus se ha trasladado a las provincias y en algunas de ellas de manera preocupante.
La provincia de Buenos Aires tiene 406.406 contagios y 4.544 muertes; le sigue la ciudad de Buenos Aires con 124.075 casos y 787 fallecimientos. Luego, Santa Fe con 38.370 y 1.575; Córdoba con 30.685 casos y 1.475 muertes; Mendoza con 23.690 contagios y 649 muertes. Después Jujuy con 15.411 y 109; Tucumán con 13.570 y 889 y Río Negro con 12.131 contagios y 213 fallecimientos; para mencionar las más afectadas.
Como lo demuestra esta apretada síntesis, la pandemia se ha desparramado a lo largo y ancho del país, aún cuando existen distritos, La Pampa entre ellos, que han mantienen un adecuado control del virus con correctas políticas de aislamiento en los focos de contagio, evitando así una propagación como la que se está dando en las provincias referidas. En algunas de éstas, las actividades se encuentran abiertas a la circulación hasta en un 95 por ciento, lo que ha sido severamente criticado por un conjunto de especialistas que recomiendan al presidente de la Nación que promueva un aislamiento preventivo y selectivo, por sectores, para evitar más muertes y contagios.

Botón rojo.
El médico cordobés Oscar Atienza escribió el sábado 26/9 una carta al presidente de la Nación, Alberto Fernández, a quien le pide que accione el «botón rojo», expresión que usara el mandatario en uno de sus reportajes («A dos voces», TN).
Atienza hace una dramática descripción de la situación en la provincia de Córdoba, en la que el virus está colapsando el sistema de salud, y en la que se estima que el número de contagios que publican las autoridades está muy por debajo de los reales. Este magister en Salud Pública y en Administración de servicios de salud, denuncia que el Comité de Emergencia (COE) cordobés ha delegado en los intendentes y jefes comunales las decisiones sobre la pandemia y desde hace 10 días no realiza hisopados a los contactos estrechos de casos positivos. Así se estima que los números reales de contagios pueden ser el doble o triple de lo que se está informando. También denuncia la dramática situación del personal de salud; insuficiente, agotado, con más de 300 miembros infectados, con hospitales sin capacidad y algunos cerrados.
Para Atienza, el virus ha desnudado situaciones complejas y aunque no se tiene vacunas contra él, sí se cuenta con una herramienta que funciona desde hace más de 3.500 años, que es la cuarentena, para evitar su propagación. Y elogia la política que siguió el gobierno nacional hasta mayo, con el ASPO, con el cual se evitaron 25.000 muertes.

Consenso.
En su carta al presidente, el médico cordobés dice que no hay que esperar a tener el 100 por ciento de consenso en la población para tomar una medida de ese tipo. Y ha dado en la tecla, porque hoy el gobierno nacional ha tomado otra estrategia: hablar menos de la pandemia y priorizar viajes y anuncios del presidente relacionadas con temas de política económica.
El problema es que el virus no se combate así. No sólo Atienza sino otras personalidades y especialistas vienen advirtiendo sobre la necesidad de cambiar de estrategia para la pelea contra el Covid 19, pues de lo contrario, las muertes y contagios crecerán exponencialmente.
Para Rodrigo Castro, de la Iniciativa en Resguardo de los Derechos Humanos Covid19 (IRDH), si seguimos así, en unos meses los contagios crecerán hasta llegar a los 70.000 casos diarios y las muertes superarán las 35.000. Lo dijo en la conferencia de prensa federal que realizó ese espacio el 17 de setiembre, con la participación de referentes de organismos de Derechos Humanos como Mabel Careaga y Taty Almeida, científicos como Alberto Kornblihtt, entre otros especialistas en salud pública e infectología.

ASPI.
La propuesta de la IRDH Covid 19 es la del Aislamiento Social Preventivo Intermitente (ASPI), que plantea el cierre de la mayor parte de las actividades, salvo las esenciales, por períodos de 15 días, por sectores, previamente determinados conforme el número de casos. Se trata de atacar los focos de contagio, para que no se propaguen a otras zonas con menor cantidad de casos. Tal estrategia dio resultado en la provincia de La Pampa, donde así se pudo controlar los focos de Catriló, Intendente Alvear, Toay, etcétera.
Permitir la amplia circulación de personas en parques y lugares públicos, la apertura de bares y restaurantes con numerosa concurrencia de público, como está ocurriendo en la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, y otras provincias, es una política que ha demostrado no servir para el combate contra el virus ni para reducir el número de contagios. Continuar con una estrategia que demuestra ser ineficaz, es necio aún cuando se trate de no aumentar el malhumor reinante por la extensión de la cuarentena.
Y para quienes se oponen al aislamiento por las consecuencias negativas en la actividad económica, Atienza le dijo al presidente en su carta que «un pueblo enfermo no puede producir».