Inicio Opinion Impsa, Portezuelo y una operación

Impsa, Portezuelo y una operación

Una operación mediática pergeñada en Mendoza pudo ser desbaratada mediante un recurso periodístico que parece olvidado por cierta prensa en los últimos tiempos: la confrontación de fuentes. Según un portal de noticias cuyano el Presidente de la Nación le hizo «un guiño» al gobernador de esa provincia para que siga avanzando con la represa de Portezuelo del Viento. Una consulta de este diario a la Casa Rosada permitió desmentir «categóricamente» aquella noticia falaz y, más todavía, ratificar lo que hace un año el titular del Poder Ejecutivo Nacional había expresado en su visita a La Pampa: no hay apoyo a una obra que es cuestionada por cuatro de las cinco provincias que integran el comité de cuenca del río Colorado (Coirco). «La estatización de Impsa no es un aval a Portezuelo», fue la rotunda expresión utilizada.
Probablemente el salvataje con dineros del Estado a la empresa Impsa, de la familia Pescarmona, enardeció la imaginación de periodistas y funcionarios. Lo cierto es que esa gran compañía forma parte del círculo de intereses muy poderosos que, en la vecina provincia, vienen trabando en sintonía con los sucesivos gobiernos provinciales, cualquier entendimiento con La Pampa destinado a compartir los recursos hídricos interprovinciales.
De hecho, Impsa forma parte del único consorcio de empresas que adquirió el pliego para construir el cuestionado embalse. El cambio de manos en el directorio de la compañía no es un dato menor. Ahora, con el aporte de dineros públicos, el Estado nacional es accionista mayoritario (64 por ciento) al que le sigue la provincia de Mendoza (21 por ciento). Pero hay otro dato que tiene gran relevancia aunque en Mendoza no hablan mucho de él. Nación aportó 1.400 millones de pesos por el paquete accionario que adquirió; y además, le dio a Mendoza -a través de un préstamo no reembolsable- 200 de los 470 millones de pesos que esta tuvo que poner para hacer lo propio. En pocas palabras: excesivamente generoso fue el Estado nacional para con una provincia cuya elite dirigencial viene amenazando con «separarse» de la Argentina si no le permiten hacer y deshacer a su antojo en el manejo de los recursos naturales interjurisdiccionales.
En verdad la provincia vecina siempre supo obtener muy buenos réditos en sus vínculos con la Nación. De hecho, el sistema de represas Los Nihuiles, que cortó el río Atuel e interrumpió definitivamente su ingreso a La Pampa, fue construido y financiado por el Estado nacional.
Ahora, esta noticia falsa (fake-new) que divulgó un medio cuyano, tuvo lugar a las pocas horas de que el gobierno pampeano le solicitara a su par nacional que, como flamante principal accionista de Impsa, retire a la empresa de la licitación de Portezuelo del Viento. En su comunicado, el Ejecutivo provincial recordó las inconsistencias técnicas, jurídicas y ambientales del proyecto; y, muy especialmente, la oposición expresa de cuatro de las cinco provincias condóminas de la cuenca.
Es de esperar que esta vez -al contrario de lo sucedido hace casi ocho décadas- un acuerdo entre Nación y Mendoza no se traduzca en nuevos daños y frustraciones para los pampeanos.