Inicio Opinion Indiferencia

Indiferencia

Aunque desde hace más de una década los estudiosos vienen advirtiendo acerca de los peligros de la contaminación creciente que derrama la humanidad sobre la naturaleza que habita, lo cierto es que no han sido muy evidentes los progresos al respecto; los mares siguen siendo afectados, los bosques -pulmones del planeta- siguen siendo incendiados intencionalmente y las chimeneas de las potencias industriales continúan apuntando al cielo y al Producto Bruto Interno que avala su funcionamiento, por citar solo algunos de los males que afligen, y mucho, a la ecología planetaria.
Resulta notable además de alarmante ver cómo la indiferencia por estos efectos provoque un grave deterioro para la salud de la naturaleza que en ocasiones se observa en forma paulatina y en otras en forma súbita. En esta última categoría se encuentra el inminente colapso de un enorme estanque de residuos químicos de una planta de fosfato para la producción de fertilizantes agrícolas en el estado norteamericano de Florida: «125 mil metros cúbicos de agua residual con amoníaco, fósforo y nitrógeno» (extremadamente nocivos para la vida) han comenzado a filtrar el muro de contención de la pileta que contiene el líquido y para evitar un colapso súbito de la obra han comenzado a ser evacuados… hacia el mar, donde esas aguas contaminadas es muy probable que causen una «marea roja» que repercuta en forma profunda sobre la vida marina.
Aunque las autoridades, como de costumbre, intentan restar importancia a semejante posibilidad (señalan que esas aguas residuales «cumplen con los niveles de calidad» para el ambiente), la experiencia mueve a la desconfianza: poco tiempo atrás un fenómeno semejante causó una gran mortandad de animales marinos en la misma región.