Inicio Opinion Inversiones: 80% al dólar y se fugan

Inversiones: 80% al dólar y se fugan

IGNACIO OSTERA
El 80% de la inversión extranjera que entró al país durante los tres años de la gestión de Cambiemos fue destinada a comprar activos financieros, al totalizar casi 29.000 millones de dólares, estimó un trabajo del Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior (Ocipex). Según el informe elaborado por Sofía Sternberg y Emanuel Bouza, de esa cifra sólo quedó en la Argentina el 20%, ya que el resto del flujo emigró con la corrida cambiaria del año pasado.
Esta apuesta a la «hot money», como se conoce en el mercado a este tipo de capitales que ingresan y salen de un día para el otro, fue una de las claves que le permitieron al Gobierno mantener el dólar planchado desde fines de 2016 y todo el 2017. Así, se profundizó un atraso cambiario que favoreció el triunfo del oficialismo en las elecciones legislativas, al tiempo que el drenaje de divisas por las importaciones y el turismo no paraba de crecer, hasta que el chorro se cortó abruptamente en el otoño de 2018 y el tipo de cambio saltó más de 100%.
El puntapié inicial lo había dado el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay cuando eliminó una resolución del 2005 que establecía un encaje del 30% por un año para los flujos provenientes del exterior y acortó de 365 días a 120 días el plazo mínimo de permanencia. De esta manera, la inversión en cartera sumó 1.925 millones de dólares y se ubicó por debajo de los 2.561 millones que se volcaron a la economía real. Al mismo tiempo, desde el Banco Central se amplió la autorización para compra de dólares de 2.000 a 2 millones de dólares mensuales para personas físicas y definió que habría libre salida por igual monto.
Sin embargo, el sucesor de Prat Gay y actual titular de la cartera Nicolás Dujovne fue más lejos y directamente eliminó por completo cualquier restricción de permanencia para estos capitales golondrina. En ese sentido, la inversión en cartera escaló 720% en 2017 para llegar a 15.783 millones de dólares, mientras que la destinada a la economía real se mantenía en los mismos niveles, ya que fue de 2.497 millones de dólares, seis veces inferior.
Es decir que de los 30.000 millones de dólares de déficit con los que terminó la cuenta corriente ese año, la mitad se financió con este flujo de capitales de corto plazo.

Fuga financiada con reservas.
El documento precisa que el pico se observó en septiembre, justo antes de las elecciones generales: entraron 2.776 millones de dólares y el 97,1% fue al «carry trade» a sacar provecho de las tasas altas y un dólar planchado. Esto ubicó a la Argentina segunda en el ranking de países que más recibieron inversiones en cartera en relación al PBI y, junto con China, se llevaron dos tercios de lo que entró a naciones emergentes, recuerda el trabajo.
Cuando el grifo de dólares se cerró al término del primer cuatrimestre de 2018, la inversión en cartera registró su primer rojo desde la salida de la Convertibilidad. «Desde entonces, y hasta diciembre de 2018, el ingreso de capitales financieros promedió 858 millones de dólares por mes, mientras que la media mensual de egresos fue de 1.661 millones», puntualiza el reporte.
«De los 28.976 millones de dólares de inversiones de cartera que arribaron en los últimos tres años, ya emigraron 23.738 millones, un 81,9% del monto total», advierte el Ocipex. La mayor parte, fue a parar a títulos de deuda y Lebac que arrojaron rendimientos de hasta 13% anual en moneda dura. Esa fuga fue financiada con reservas, los dólares del FMI y de colocaciones del gobierno nacional. (baenegocios.com)