Israel sigue avanzando en colonización

ANIVERSARIO DE LA GUERRA DE 1967

Israel anunció en los últimos días proyectos para construir 3.000 viviendas en sus colonias, en plena conmemoración de la guerra de los Seis Días de 1967, que marcó el inicio de la ocupación y la colonización israelí de los Territorios palestinos.
El martes, una comisión que depende del Ministerio de Defensa israelí aprobó una primera fase de un proyecto para construir 1.500 viviendas en las colonias.
El proceso de autorización pasa por varias etapas antes de la aprobación final y de que empiece la construcción efectiva.
El miércoles, la misma comisión aprobó una etapa preliminar para otras 1.500 viviendas, según la organización israelí anticolonización La Paz Ahora.
En total, se trata de proyectos para construir 3.178 viviendas, dijo a la AFP una portavoz de La Paz Ahora, Hagit Ofran.
La colonización -la construcción de asentamientos civiles en territorio ocupado- es ilegal desde el punto de vista del derecho internacional, y está considerada por gran parte de la comunidad internacional como un obstáculo para la paz entre israelíes y palestinos.
Más de 600.000 colonos israelíes viven actualmente en colonias de Cisjordania y Jerusalén este, ocupados desde 1967, y llevan una difícil convivencia con tres millones de palestinos.
Desde entonces, todos los gobiernos israelíes han seguido adelante con la colonización, que reduce y fragmenta los territorios donde los palestinos esperan crear un Estado propio, la llamada solución de los dos Estados que apoya gran parte de la comunidad internacional.
Tras la aprobación de los proyectos del martes, la presidencia palestina dijo que se trata de la confirmación de que “Israel multiplica los obstáculos y destruye las oportunidades para relanzar los procesos de paz”.
Sin embargo, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu niega que la colonización sea un obstáculo para la paz y achaca la paralización de las negociaciones a la negativa de los palestinos de reconocer la existencia de un Estado judío.
El gobierno de Netanyahu, considerado el más a la derecha de la historia de Israel, apoya a los defensores de la colonización.