Inicio Opinion La concentración derrumba el mito de la competencia

La concentración derrumba el mito de la competencia

LA GUERRA QUE VIENE

Cada vez que hay un intento de regulación estatal en el sector de las comunicaciones que atenta contra los intereses de los grandes grupos, la respuesta corporativa en casi cualquier parte del planeta suele recurrir a argumentos como la incertidumbre, el freno a la innovación y el desarrollo de la competencia. La reacción de las empresas telefónicas al DNU 690/2020, que
declaró a las TIC servicio público no es la excepción. Entre varios aspectos, allí afirman que la intervención estatal iría en detrimento de un mercado competitivo. Sin embargo, una mirada sobre la estructura actual del mercado demuestra la concentración de la oferta de servicios de TV paga, telefonía móvil y acceso a banda ancha fija en cuatro grandes operadores, dos de ellos presentes en forma transversal en todos o casi todos ellos. A su vez, mientras que el mercado de telefonía móvil se reparte entre tres operadores, en los segmentos de TV paga e internet fija, los dos principales operadores detentan más del 60% de participación.
Según la Cámara Argentina de Internet (Cabase), el principal proveedor de Internet fijo en el país es , que lidera ampliamente la oferta con una participación del 46% del mercado, seguido por Telefónica (15%), Telecentro (12%) y Supercanal (7%).Entre estos actores se reparten los 8,81 millones de accesos a Internet fijo que reporta el Enacom para el primer trimestre de 2020, lo que representa una penetración del 63% del servicio en los hogares a nivel nacional. Sin embargo, siguiendo al Enacom, hay provincias donde la conectividad en los hogares apenas supera el 30%. Además, de acuerdo con el Indice de Internet 2020 de Cabase, algunas ciudades del país poseen más de un tercio de sus hogares que no traspasan el umbral de asequibilidad (el costo del servicio representa una carga superior al 2% de los ingresos promedio).

Reformas y fusiones.
La posición de Cablevisión en el mercado de internet fijo se acrecentó a partir de las reformas regulatorias del gobierno de Mauricio Macri y la fusión de Cablevisión y Telecom arpobada en 2017, que permitió a la compañía pasar a liderar el servicio ampliamente.
En la TV paga, con 9,7 millones de suscripciones según el Enacom, Cablevisión es el histórico líder del mercado, aunque en los últimos años fue perdiendo terreno frente al avance de DirecTV y la competencia de proveedores de servicio VoD a través de Internet. En la actualidad, según Cabase, Cablevisión cuenta con una participación del 38%, seguido por DirecTV (31%), cuyo crecimiento en este mercado se advierte desde 2013 y se acelera más a partir 2014 y 2015, luego de ser adquirida por AT&T.
Como constató el investigador Diego Rossi al analizar la oferta de precios de Cablevisión-Fibertel en distintas provincias del país, la compañía maneja una alta dispersión en el valor de los abonos desde la fusión con Telecom, lo que se complejizó aún más con los ofertas paquetizadas y promociones. A su vez, señala que la participación en el ingreso total familiar pasó de 4,4% al 7% entre 2013 y 2017 en base a cifras del Sistema de Información Cultural de Argentina (Sinca).
En el caso de la telefonía móvil, en el país hay 56 millones de líneas, lo que representa una penetración en la población de casi el 124% (Enacom 2020). Hasta octubre de 2019, la penetración des servicio 4G era del 58% a nivel nacional, según el informe de gestión 2015-2019 del regulador.
El crecimiento de la inversión en este sector se precipitó a partir de 2014 por la licitación para redes 3G y 4G. La instalación acumulada de radio bases 4G pasó de 5.018 en 2015 a 27.836 a julio de 2020.
A pesar de que con la licitación de 4G se preveía el ingreso de nuevos actores al mercado, esto no se concretó, así como tampoco cobró impulso la oferta por parte de operadores virtuales. Hasta el 2016, había cuatro operadores móviles: Claro, Movistar, Personal y Nextel, aunque este último con una participación marginal de mercado.

Menos operadores.
Luego de las reformas normativas realizadas por el gobierno de Macri, la cantidad de operadores móviles se redujo de cuatro a tres: Cablevisión adquirió Nextel y luego se fusionó con Telecom-Personal.
En la actualidad, Claro (América Móvil) detenta el 39% del mercado de móviles, seguido por Personal (Telecom-Cablevisión), con el 31%, y Movistar (Telefónica), con el 29%, según Cabase.
A la supremacía de Claro contribuyó su crecimiento en el segmento de prepago – forma de acceso mayoritaria en Argentina-, la mejora en la cobertura gracias a licitación de espectro y el despliegue de antenas.
Si bien el informe de gestión 2015-2019 del Enacom reporta que se realizaron 626 mediciones de calidad y cobertura de telefonía móvil, no hay datos públicos disponibles al respecto. Como contracara de los despliegues, los precios de la telefonía móvil e Internet aumentaron diez puntos por encima de la inflación promedio del país en 2019 y las fuentes de la industria lo atribuyeron al incremento de costos en dólares para el despliegue de antenas y tendido de fibra.
En este escenario de consolidación de grandes actores que prestan distintos servicios TIC, la intervención estatal con la aplicación de criterios asimétricos resulta central para promover la competencia y el ejercicio de derechos de los usuarios. (Por Ana Bizberge – Extracto de Letra P)