Inicio Opinion La historia, a veces, va reciclando basura

La historia, a veces, va reciclando basura

PUNTO DE VISTA

Nelson Nicoletti *
«Durante los catorce años que duró el gobierno de Nerón (54-68 d.C.), el Senado de Roma vivió un ambiente similar al que respiró el senado de Estados Unidos durante la famosa «caza de brujas» instigada por el senador republicano Joseph McCarthy (1950-1956). Si en este segundo caso cualquier individuo con influencia política o mediática podía ser acusado de «comunista», en el de Nerón todos temían ser declarados «enemigo del emperador». Fue un período de continuas sospechas y condenas políticas, de conspiraciones y represión despiadada..y mientras Roma ardía Neron tocaba la lira.-National Geographic)
El escritor y fraile dominico brasilero Frei Betto, referente progresista latinoamericano, ha generado un alerta con una carta al mundo advirtiendo: «En Brasil hay un genocidio, con un registro por estos días de cien mil muertos.
Dice: «Cuando recuerdo que en la Guerra de Vietnam, durante más de 20 años, se sacrificaron 58 mil vidas del personal militar de EE. UU., tengo la medida de la seriedad de lo que está sucediendo en mi país. Este horror causa indignación y molestia. Todos sabemos que las medidas preventivas y restrictivas, adoptadas en tantos otros países, podrían haber evitado tal número de muertos.

Genocidio.
Este genocidio no es el resultado de la indiferencia del gobierno de Bolsonaro. Es intencional. Bolsonaro está satisfecho con la muerte de otros. Cuando era diputado federal, en una entrevista televisiva en 1999, declaró: «¡Al votar no cambiarás nada en este país, nada, absolutamente nada! Desafortunadamente, solo cambiará si un día vamos a una guerra civil aquí, y hacemos el trabajo que el régimen militar no hizo: matar a unos 30 mil».
El dominico analiza acciones y dichos de Bolsonaro, que enmarcan su severa advertencia: «Debido a que está tan obsesionado con la muerte, una de sus principales políticas gubernamentales es liberar el comercio de armas y municiones. Cuando se le preguntó en la puerta del palacio presidencial si no le importaban las víctimas de la pandemia, respondió: «No creo en esos números» (27 de marzo, 92 muertes); «Todos moriremos algún día» (29 de marzo, 136 muertes); «¿Y qué? ¿Qué quieres que haga?» (28 de abril, 5,017 muertes).

Por la economía.
¿Por qué esta política necrofílica? Desde el principio, declaró que lo importante no era salvar vidas, sino la economía. De ahí su negativa a declarar un cierre, cumplir con las pautas de la OMS e importar respiradores y equipos de protección personal. La Corte Suprema tuvo que delegar esta responsabilidad a los gobernadores y alcaldes».
Analiza en su carta el fraile el comportamiento de los ministros de salud para concluir que «ahora, al frente del ministerio, está el general Pazuello, que no entiende nada sobre temas de salud; Las razones de la intencionalidad criminal del gobierno de Bolsonaro son evidentes. Dejar morir a los ancianos para ahorrar recursos de la Seguridad Social. Dejar morir las enfermedades preexistentes para ahorrar recursos del SUS, el sistema nacional de salud. Permitir que los pobres mueran para ahorrar recursos del Renta Familia y otros programas sociales para los 52.5 millones de brasileños que viven en la pobreza y los 13.5 millones que están en la pobreza extrema. (Datos del Gobierno federal)»
Y no se priva Frei Betto de ironizar en la comparación con el Emperador romano: » Mucho antes de que lo hiciera el periódico The Economist, en las redes digitales trato al presidente como BolsoNero, mientras Roma arde, él toca la lira y anuncia cloroquina, un medicamento sin eficacia científica contra el nuevo coronavirus. Sin embargo, sus fabricantes son aliados políticos del presidente» y finaliza diciendo:» Solo la presión del exterior podrá detener el genocidio que está asolando a nuestro amado y maravilloso Brasil.»
El que suscribe acompañó el proyecto en el Parlasur de la parlamentaria Cecilia Britto y Julia Perie repudiando la política criminal de Bolsonaro y promoviendo en el articulo 4 :»Que la Corte Penal Internacional, de conformidad con los principios de la justicia y del Derecho Internacional, a actuar de oficio siguiendo el Estatuto de Roma e iniciando la correspondiente investigación y juzgamiento sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos en el territorio brasileño por su Jefe de Estado, entendiendo la gravedad y trascendencia para toda la comunidad internacional». Es urgente evitar tantas muertes por tocar la lira mientras arde Brasil.

* Parlamentario del Parlasur (PJ-La Pampa).