Inicio Opinion La Pampa merece presidir Coirco

La Pampa merece presidir Coirco

LA SEMANA PAMPEANA

I – Sería una buena señal que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, acceda al pedido del ex gobernador Carlos Verna y nombre a un representante de nuestra provincia como presidente de Coirco. Luego de conocerse en la semana la noticia del pago de parte de la Nación de una suma millonaria en dólares a Mendoza para la cuestionada represa de Portezuelo del Viento (pese a que, se explicó, se trata de un pago producto de un acuerdo judicial que Mendoza logró por el recordado caso de la promoción industrial), esa designación compensaría en parte el ninguneo que los pampeanos y los ambientalistas sintieron al conocer la novedad. La designación sería además un reconocimiento al papel que La Pampa jugó en la defensa del río Colorado cuando, en los últimos años, el resto de las provincias, cooptados sus representantes por las conveniencias políticas del macrismo, le dieron vía libre a una presa con la que, hoy no hay ninguna duda, se condena a muerte el río y con él, el desarrollo de sus áreas de influencia incluidas las enormes áreas bajo riego en tres provincias que hoy ya sienten los efectos de la crisis hídrica.

II – La Pampa, que aún espera de Nación un pronunciamiento más claro sobre la devolución por parte de Mendoza de nuestro río Atuel, respondió con más acciones a favor de nuestros ríos. Una ampliación de la demanda contra Portezuelo, un pedido de revisión en Coirco de las cuotas de agua que se estipularon en 1976 cuando los regímenes normales de río planteaban un horizonte de agua en abundancia que hoy no existe y, por último, una reunión con la mandataria rionegrina en Casa de Piedra en la que esta provincia se sumó al reclamo pampeano por el avance de Portezuelo sin un estudio de impacto ambiental.

III – Mil pampeanos esperando para jubilarse en las oficinas locales del Anses son el resultado desolador que dejó el macrismo en la seguridad social en nuestra provincia y en el país. La «plata de los jubilados», que los diarios parecían defender celosamente cuando se la utilizaba para financiar planes de viviendas, de educación o de atención de políticas sociales, fue saqueada por el gobierno que la usó para tapar los agujeros cuando su política de reducción de impuestos se abatió sobre las cuentas públicas. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad que conformó el kirchnerismo como un reaseguro para financiar el pago de las jubilaciones quedó reducido a la mitad y, en su reemplazo, se llenaron las arcas del Anses con papeles de deuda emitidos irresponsablemente.

IV – El desastre que han dejado en las cuentas públicas sigue contando con la complicidad de los medios formadores de opinión de una parte de la sociedad. Las noticias sobre las medidas que debió tomar el gobierno con los jubilados omiten mencionar que son las consecuencias del vaciado macrista de las cajas. De la misma forma que el morboso conteo de los días horas y minutos que supuestamente faltan para que la provincia de Buenos Aires entre en «default», omiten decir que se trata de la deuda record que contrajo la ex gobernadora María Eugenia Vidal y que su sucesor debe enfrentar ni bien asumió. Lo raro es que a ningún medio se le ha ocurrido hacerle una nota a la ex gobernadora para que explique cómo fue que endeudó así la provincia y cómo fue que lo hizo con tal sigilo que ningún medio se enteró qué hizo con esa fortuna de miles de millones de dólares pese a que, en su período, la provincia recibió sumas récord de coparticipación y envío de fondos de ATN del gobierno nacional mientras gobernó Cambiemos.

V – A otro que no consultan sobre el desastre en el que dejó al país es al ex presidente que, en el colmo de la caradurez, salió a echarle la culpa a sus ministros y asesores sobre el endeudamiento. «Yo les decía que nos íbamos a la mierda así», les mintió descaradamente el ex mandatario ante la mirada entre atónita e indignada de sus interlocutores que no se esperaban semejante muestra de cinismo en la primera aparición política del que ahora logró un cargo de funcionario en la archicorrupta institución del fútbol mundial. (LVS)