Inicio Opinion La pesada herencia

La pesada herencia

Por Fernando Rosso
El macrismo dejó al país en una grave crisis social y económica, además de una deuda externa odiosa que alcanzó el equivalente a un 90% del PBI. Los vencimientos para los años por venir son alarmantes: según la consultora Ledesma, la Argentina debe 191.119 millones de dólares a pagar entre 2020 y 2023. Luego de la inédita experiencia del país regenteado por sus CEO, las consecuencias sociales no son menos dramáticas: existe un 40,8% de pobreza, según el Observatorio de la Deuda Social Argentina perteneciente a la Universidad Católica, mientras que el 8,9% vive en situación de indigencia. Según el Indec, la tasa de desempleo en el conjunto de los aglomerados urbanos superó los dos dígitos y alcanzó el 10,6% cuando Mauricio Macri dejó el poder. La juventud es la más afectada por la desocupación con una tasa que supera el 18% entre los varones y el 23% entre las mujeres. En ese universo, hay menos puestos de trabajo de asalariados registrados, más de no registrados y una mayor cantidad de cuentapropistas informales. Aumentó la desocupación y el empleo realmente existente es de menor calidad. La madre de todas las derrotas de la administración cambiemita, la inflación, concluyó en 2019 en el nivel más elevado desde aquel lejano 1991: 53,8%. Entre noviembre de 2015 y el mismo mes del año que acaba de concluir, el alza de precios acumulada rondó un incontenible 250%. El poder adquisitivo de los salarios cayó un 20% en promedio y el PBI se contrajo en al menos 4% en cuatro años.
La situación es de una gravedad inaudita, pero quizá no haya sido lo más nocivo de la pesada herencia de Cambiemos. Su principal legado es la vara muy baja, contrariamente al relato final que pretendieron instalar antes de partir. En el posmacrismo parecería que todo mal menor está legitimado por adelantado. En la narrativa de la nueva administración y de sus más fervientes referentes políticos o intelectuales esto estuvo presente desde el principio.
Uno de los pliegues de la narrativa del macrismo acentuaba que los argentinos se habían acostumbrado a vivir «por encima de sus posibilidades». Ellos, con su gélida racionalidad empresarial habían llegado para poner las cosas en su lugar y tenían los puños cargados de verdades. Eran la vanguardia iluminada de una verdad insolente: el destino de las mayorías era la miseria; estábamos condenados al éxito de nuestra merecida pobreza. Pero una vez que fueron desalojados del poder, se intentó instalar un nuevo consenso: algunas demandas elementales son demasiado excesivas. Una recomposición salarial que recupere lo que se perdió bajo el plan de pillaje del macrismo; retrotraer las tarifas asesinas de los servicios públicos o lograr jubilaciones que permitan vivir o sobrevivir, mutaron de exigencias mínimas a programa máximo. De repente, lo que siempre fue un pliego de reclamos moderado se transforma en un programa radicalizado cuya sola enunciación es casi una irresponsabilidad. Como en cada ciclo, el país desciende cien escalones y en el gran TEG de la lucha de clases el capital consolida posiciones estructurales que pierden las mayorías. Si ese consenso se asienta, será un triunfo moral del macrismo en medio de su derrota política. No sólo hay que luchar por cambiar la herencia, hay que cambiar la vara. (Extracto Tiempo Argentino)