Inicio Opinion La plata escondida

La plata escondida

EL PATRIMONIO DE NISMAN Y LAS OSCURAS TRANSFERENCIAS DEL MUNDO DE INTELIGENCIA

La orden de Martínez de Giorgi incluye un mandato a los peritos de la Corte para estudiar la evolución patrimonial de Nisman, su madre, su hermana, de Diego Lagomarsino y de Claudio Picón, todos asociados a la cuenta de Estados Unidos

POR ALEJANDRA DADAN

A seis años de la muerte de Alberto Natalio Nisman, la causa que investiga el lavado de dinero entorno al exorbitante patrimonio del fiscal retomó el camino dormido hace casi cinco años. El nuevo juez de la causa, Marcelo Martínez de Giorgi, ordenó al equipo de peritos anticorrupción de la Corte Suprema una investigación centrada en sus bienes, relaciones de parentescos y sociedades con eje relevante en los fondos depositados en la cuenta 5v3-50653 del Merrill Lynch de Nueva York: una cuenta clave abierta el 7 de marzo de 2002 con un saldo de 600 mil dólares y reportada por nueve movimientos sospechosos por la autoridad de delitos financieros norteamericana, la Financial Crimes Enforcement Network (Fincen). La Fincen reportó transferencias sobre las que no pudo establecer el objetivo comercial por un valor de 542.775 movidos entre el 13 de septiembre de 2012 y 19 de agosto de 2014. Entre los depositantes están los nombres ya conocidos: el dueño del Audi que manejaba Nisman, Claudio Picón, y el financista desaparecido Damián Stefanini. Esa línea ahora reabre la búsqueda de contactos del fiscal con canales ilegales del mundo financiero, la trama de la inteligencia local y la CIA y referentes de fideicomisos inmobiliarios como plataforma de lavado de dinero.
Martínez de Giorgi trabó embargos a cuentas de madre y hermana de Nisman. Y a bienes y sociedades de Picón denominadas Palermopack S.A., Starpack S.A. y Easy Pack con la designación de un interventor veedor informante por el plazo de doce meses. También ordenó embargo preventivo de seis de sus vehículos. Y dispuso dos medidas novedosas.
Una es la revisión de la causa de escuchas de Ciro James, investigada por Nisman y durante la cual fue sobreseído Eugenio «Pipo» Ecke, un hombre asociado a la CIA y socio de Picón en las tres compañías. El juez quiere saber por qué Nisman no apeló el sobreseimiento, entender si algo del dinero transferido tuvo como plataforma un soborno por esa causa y si en el expediente aparece el nombre de Picón. La otra medida novedosa es que pidió copia de una investigación de San Isidro en la que el fiscal federal Fernando Domínguez y la jueza Sandra Arroyo Salgado buscan datos de la desaparición de Stefanini. Esa causa de 30 cuerpos analizó todas las transferencias del Informe del Fincen, buscando la explicación del depósito de Stefanini. Pero lo que encontró la causa, según pudo constatar El Cohete a la Luna, fue un dato que probablemente sirva a Comodoro Py. La constatación del vínculo entre los dos nombres más conocidos del Informe del Fincen: la relación entre Damián Stefanini y Claudio Picón. Entre varios elementos, la fiscalía localizó una foto que Stefanini mandó a otro financista con imágenes de un cheque de Picón librado a su nombre. El cheque es del Bank Of American de Miami. Y pertenece al mismo talonario del cheque de 200 mil dólares localizado en el departamento de Nisman el día de su muerte, con la firma de Picón. Sólo varía la correlación de los números.

El ovillo.

La orden de Martínez de Giorgi incluye un mandato a los peritos de la Corte para estudiar la evolución patrimonial de Nisman, su madre, su hermana, de Diego Lagomarsino y de Claudio Picón, todos asociados a la cuenta de Estados Unidos. El juez pidió un estudio sobre ellos, «para lo que se deberá tomar en consideración, no tan solo en la documental que surge de estos actuados -que le será remitida- sino también a través de la información que surge de las bases de Anses, AFIP, BCRA, Nosis, Fidelitas, Veraz, y cualquier otra que pueda resultar una fuente accesible de datos, a cuyo fin deberán ser consultadas».
En 2015, el fiscal Zoni describió el patrimonio de Nisman como exorbitante. Ese es el universo que aún está pendiente de análisis. Nisman tenía un departamento en Florida comprado en julio de 2006 y valuado en 530 mil dólares. Dos departamentos en la calle Dorrego de Palermo, tres terrenos en el complejo Pueblomio de Punta del Este. Tres cajas de seguridad en bancos Ciudad y Patagonia y en una empresa privada de caudales que la madre de Nisman, Sara Garfunkel, vació días posteriores a la muerte del fiscal.
En 2016, Horacio Verbitsky también reveló el cobro de 282 mil dólares del diario Israel Hayon, propiedad de Sheldon Adelson, quién murió la semana pasada. Adelson explotaba casinos en Las Vegas y en enclaves coloniales de Asia. Era socio de Paul Singer, y financista de las campañas de Donald Trump y Benjamín Netanyahu, su millonario apoyo a políticos en ambos países, señala France24, lo hicieron un codiciado bastión de los conservadores.
«Las transferencias de Israel Hayom a Nisman se realizaron entre 2010 y 2014, a una cuenta del Bank Hapoalim de la ciudad de Colonia, de la República Oriental del Uruguay. El fiscal nunca declaró esos fondos, que los ejecutivos del grupo periodístico justificaron como honorarios por conferencias de las que no hay constancias».
Stefanini desapareció un 17 de octubre del año 2014. Faltaban poco para la purga de diciembre en la ex Side de Antonio Jaime Stiuso. Nisman todavía estaba vivo. Stefanini era una persona extremadamente vulnerable, y sensible. Fue el primer financista desaparecido de una serie de muertes asociadas a los negocios de la SIDE en las cuevas de la City. Una de las hipótesis que maneja la investigación de San Isidro es que su desaparición pudo haber tenido relación con el dinero que movía. El miedo lo transformaba en uno de los resortes más débiles de la cadena. El primero que podía llegar a hablar si algo pasaba. Pero el único vínculo probado entre uno y otro mundo, una y otra causa, es el nombre de Claudio Picón. (Extractado de El Cohete a La Luna)