Inicio Opinion La protesta llegó al Festival de Viña

La protesta llegó al Festival de Viña

NI LOS ARTISTAS NI EL PUBLICO CHILENOS SE CALLARON

A pesar del esfuerzo de los organizadores por esterilizar el espectáculo de toda expresión política, los artistas se sumaron al reclamo de toda la sociedad chilena.
Si el domingo el show del humorista Stefan Kramer en el Festival de Viña del Mar, el espectáculo más convocante de Chile, fue un golpe a la popularidad del presidente Sebastián Piñera, el lunes fue el concierto de la cantante Mon Laferte el momento en el cual el público hizo sentir su descontento hacia el mandatario como también a los Carabineros por la dura represión desatada desde el 18 de octubre de 2019 hasta ahora.
Mon Laferte se llevó las gaviotas de plata y de oro, las cuales dijo serían donadas a quien las necesite. Aunque el principal reconocimiento fue la efervescencia demostrada por el público durante su presentación, la cual mantuvo una constante complicidad en tono de protesta. «Piñera, conchetumadre, asesino igual que Pinochet», el ya tradicional grito en contra del mandatario se escuchó por toda la Quinta Vergara en la voz del público y no pasó desapercibido a través de la transmisión televisiva, a cargo de TVN y Canal 13.
«Si me tienen que llevar presa por lo que estoy diciendo, ¡llévenme presa!», dijo en un momento la cantante, aludiendo a la querella que interpuso Carabineros en su contra, después de que la artista afirmara en noviembre pasado que en distintos incendios ocurridos durante las protestas en Chile hubo uniformados involucrados. Mon Laferte dedicó un espacio de su presentación a más de 30 mujeres que interpretaron dos cuecas compuestas por ellas mismas, acto que según dijo la artista fue motivado por la falta de espacio para las mujeres.

Vamos a la tanda.
A las 23:22 se cortó abruptamente la transmisión del ‘monstruo’ exigiendo el retorno de Mon Laferte. María Luisa Godoy y Martín Cárcamo entraron en escena y dieron con rapidez el paso a una tanda comercial. «Fue un show íntimo, fue un momento especial», se dijo minutos después en el detrás de escena del festival realizado por TVN y Canal 13. Se domesticó el tenor político de la artista y su sensibilidad con las demandas sociales que el público de la Quinta Vergara no dejó de hacer sentir durante la noche.
En la misma línea, pero quizás con menor efervescencia del público, fueron las rutinas de la humorista Javiera Contador y la cantante Francisca Valenzuela. La rutina de Contador aludió directamente al plebiscito, diciendo que «el 26 de abril todo va a cambiar, yo apruebo», además de mencionar la baja aprobación de Piñera. Por su parte, Valenzuela realizó referencias directas a las violaciones de derechos humanos que ocurren actualmente en Chile, esto a través del gesto de taparse un ojo, el cual recuerda a los cientos de heridos oculares que ha dejado Carabineros a partir del 18 de octubre.

Palpitando el 8M.
A solo dos semanas del 8 de marzo, la segunda jornada del festival estuvo a cargo de tres mujeres que realizaron manifestaciones en un escenario que tradicionalmente fue conservador en términos políticos. El público, principalmente conformado por mujeres, vestía pañoletas verdes y cantaron la obra del colectivo Las Tesis, «Un violador en tu camino», convocando así a la huelga general del Día Internacional de la Mujer Trabajadora para los días 8 y 9 de marzo.
La rutina humorística de Javiera Contador incluyó su rechazo a los roles de género, a propósito de los juguetes para niños y niñas. «Van a ir todas el 8 de marzo a la Plaza Dignidad. Van a ir porque están cansadas de que un transformer gane lo mismo que cuatro ponies». Luego fue directa en su mensaje. «Agradezco tanto a las mujeres que han salido a las calles. Agradezco a Las Tesis», dijo la humorista. En tanto, Francisca Valenzuela, también llamó directamente a protestar el 8M, momento en que junto al público interpretó un extracto de Un violador en tu camino.

Manifestaciones.
La Intendencia de Valparaíso adoptó un «plan integral de seguridad» para mantener todo tipo de manifestaciones fuera del perímetro de la Quinta Vergara, el que fue resguardado por Carabineros y la PDI. Al ingresar, todo objeto que tuviera mensajes de la contingencia nacional era requisado. Aún así, cientos de personas en el público lograron entrar con carteles, pañoletas y globos con diversos mensajes de protesta.
En las galerías un cartel reafirmaba la consigna que desde hace unas semanas se ha levantado: «La huelga general feminista el 8 y 9 de marzo, ¡va!». Otros carteles demandaban la renuncia de Cubillos y acusaban que «en Chile violan, torturan y matan». También se escuchó, previo al inicio de la segunda noche, la performance «Un violador en tu camino» del colectivo Las Tesis.
Mientras el ‘monstruo’ rugía dentro de la Quinta Vergara por Mon Laferte, de igual forma se manifestaba en las inmediaciones del anfiteatro. A pesar del doble círculo de seguridad y el refuerzo del contingente policial en la ciudad que impuso la Intendencia de Valparaíso junto a Carabineros y la PDI, las manifestaciones se desarrollaron con fuerza.

Detenidos.
Los buses que se dirigían al terminal de la «ciudad jardín» sólo pudieron llegar hasta la estación Chorrillos, debido a que durante la tarde se registraron incidentes en las cercanías del Terminal Rodoviario. Posteriormente, el supermercado Líder ubicado frente al terminal de buses fue saqueado. Testigos aseguraron que desde las cuatro de la tarde comenzaron -al igual que el día anterior- las manifestaciones a lo largo de la ciudad. Una de ellas, en la Plaza de Viña, fue duramente reprimida por los Carabineros con uso de gas pimienta y lacrimógeno.
Al término de la jornada se registraron 29 detenidos por los incidentes. Estos se sumaron a las 22 personas apresadas el domingo por «desórdenes públicos, agresiones a Carabineros, saqueos y receptación de especies saqueadas». (Interferencia, desde Viña del Mar).