La “radio de todos” no soporta todas las voces

CENSURA EN RADIO NACIONAL CORDOBA

La actitud del director de Radio Nacional Córdoba, de salir al aire para denostar a una periodista en su propio programa, es una muestra de los vientos que soplan en la “radio de todos”.
IRINA SANTESTEBAN
La periodista Fabiana Bringas, de larga trayectoria en la radio pública, es conductora, junto a Nicolás Fassi, del programa “Sólo por Hoy”, que va por las mañanas de LRA 7 Radio Nacional Córdoba.
A sus oyentes no les sorprendió que ese día, Fabiana entrevistara a María Isabel Huala, madre del joven mapuche Facundo Jones Huala, preso en Esquel desde el 27 de junio, ante el pedido de extradición formulado por la justicia chilena. La comunidad Pu Lof Cushamen, a la que pertenece Jones, reclama su liberación, y el corte de la ruta 40 que fue desalojado violentamente por la Gendarmería el 1º de agosto, en cuyo operativo se produjo la desaparición del joven Santiago Maldonado, se hizo para reclamar la liberación del lonko (jefe) mapuche.

Las campanas.
Lo que sí sorprendió a la audiencia y a la propia Fabiana Bringas, fue la irrupción en el programa, del director de la radio, Orestes Lucero, que se presentó y salió a al aire, para criticar duramente la entrevista que acababa de terminar.
En una actitud muy autoritaria, teniendo en cuenta que es el director de la emisora, se dedicó a denostar lo que calificó como una nota “sesgada” porque sólo había sacado al aire a “una campana”. “En la radio de todos tienen que hablar dos o tres o cuatro partes. Si no habla una parte, está segmentando. Las dos campanas, las tres campanas o las cuatro campanas. Si no la puede encontrar a la ministra, no saca una campana”, la retó Lucero.
De esta forma, intenta poner en un mismo plano al gobierno nacional, en el tema Santiago Maldonado, como si la palabra de la ministra Patricia Bullrich hubiera tenido el mismo espacio en los medios de comunicación que la voz del pueblo mapuche, en este caso en la madre del joven detenido.

“Todas las voces”.
Los oyentes de Fabiana, que son muchos, saben que la periodista se ha destacado siempre por incluir en su programa la problemática de los pueblos originarios. En su descargo posterior, consultada por varios colegas, ella dijo que intenta contrarrestar el discurso que se ha instalado en otros programas más escuchados, de que la comunidad mapuche es violenta.
“La estigmatización hacia los mapuches o los luchadores es la forma de hacer periodismo al mejor estilo de Clarín, como quedó demostrado desde el primer día que desapareció el joven Maldonado”, dijo Fabiana en una entrevista reproducida por Radio Cut. Afirmó que en su labor periodística ella siempre trató de dar voz a “los que no la tienen”, porque se trata de que los medios públicos le den la palabra a los que no son frecuentemente entrevistados por las grandes cadenas (des) informativas.
La periodista recordó que por su cobertura sobre la temática ambiental, de los pueblos fumigados, de las comunidades originarias, etc., también tuvo problemas con el gobierno kirchnerista. En una ocasión un funcionario público del anterior gobierno se quejó de su trabajo y programa, pero la entonces directora de la radio, María Eugenia Cisneros, la defendió.

Repudio en la misma radio.
Los trabajadores y las trabajadoras de Radio Nacional Córdoba fueron los primeros en reaccionar ante lo sucedido el viernes pasado, e inmediatamente convocaron a una asamblea, que se realizó al mediodía. Allí denunciaron que esta vez fue noticia porque “salió al aire”. Denunciaron que es una actitud constante de Lucero “cada vez que termina un programa, nos llama a su oficina”, y desmintieron la acusación de “periodismo militante” que lanzó públicamente, porque en realidad, lo que él busca es un “periodismo militante para su línea política”.
Esto fue ratificado por la afectada, que en diversos medios gráficos y radiales que la entrevistaron luego del incidente, dijo que Lucero “siempre cuestiona mi labor por las notas que hago. Por estar en Radio Nacional y un medio público tengo una responsabilizad distinta, le doy voces a los que no la tienen. Mi nota no fue oportunista ni electoral, no fue para perjudicar a ningún partido político”.

Discriminación.
El caso tuvo trascendencia a nivel nacional, por la gravedad que significa haber tenido una actitud de intimidación y censura posterior, contra una periodista de reconocida trayectoria en Córdoba, y también por haber tenido expresiones muy discriminadoras hacia Isabel Huala, la entrevistada.
Es muy evidente el tono peyorativo con que Lucero se refiere a ella, casi con desprecio. Es la manera con que históricamente han sido tratados los integrantes de las comunidades de pueblos originarios, por parte de los conquistadores primero y luego por los “propietarios” de los territorios que ellos reclaman. Habría que ver si la entrevista hubiera sido a Luciano Benetton, si la reacción y la forma de referirse a él, habrían sido las mismas.
Además Lucero reveló una profunda ignorancia en relación a los motivos por los cuales Jones Huala se encuentra detenido. Dijo que lo estaba por “delitos comunes”, sin embargo está siendo reclamado por el gobierno chileno y en el procedimiento judicial la defensa del joven lonko alega que se trata de una “persecusión política”. Es que el año pasado, el juez federal Guido Otranto ya había desestimado una petición similar y había ordenado su liberación, porque las acusaciones se basaban en testimonios que habrían sido sacados bajo torturas.
Desde esta columna, hemos ya escrito sobre la detención de Jones Huala, que se produjo en junio de este año luego de una reunión entre el presidente argentino Mauricio Macri y su par de Chile, Michelle Bachelet. Por eso Jones es un “preso político” y su caso tiene mucha trascendencia. Y era muy importante una entrevista a su madre, tal como lo hizo Fabiana en su programa radial, el pasado viernes.

Lucero, un publicista.
Orestes Lucero no es periodista, sino un conocido publicista. El año pasado, antes de ser designado director de Radio Nacional Córdoba, en el programa “Barricada”, que conduce el abogado Carlos Hairabedian, que se emite por Canal C (Canal 7 de Cablevisión de Córdoba), ante una pregunta sobre la posibilidad de ser designado al frente de la radio pública, Lucero dijo que no iba a aceptar porque en la actividad privada ganaba “hasta 4 veces más” que lo que cobraría en ese puesto. Al poco tiempo, asumió como director de LRA 7, no se sabe si es porque finalmente le pagaron lo que él aspiraba, o si lo hizo por convicciones políticas, las mismas que ahora le critica a una de las periodistas de la radio que conduce.
Sus convicciones políticas son conocidas en Córdoba. Fue secretario de Gobierno del intendente Germán Kammerath, a quien los cordobeses consideran uno de los más corruptos que tuvo la “Docta” y que fue condenado en 2015 a 3 años y medio de prisión y a inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.
Lucero critica el “periodismo militante” pero ha dado cursos a jóvenes del PRO sobre “cómo construir un cambio”.
Como publicista trabajó para la campaña de dirigentes delasotistas, fue autor de varios spots de campaña para Mauricio Macri y del jingle con ritmo de cuarteto para el ganador de las elecciones del pasado domingo en Córdoba, el ex árbitro y diputado nacional del PRO, Héctor “la Coneja” Baldassi.

Auditorio.
Una de sus primeras medidas al frente de Radio Nacional Córdoba fue cambiarle el nombre a su Auditorio, que desde 2011, luego de una importante remodelación, se llamaba “Néstor Kirchner”.
No tuvo el mismo cuidado en su mantención, porque hace algunas semanas, la cúpula de ese auditorio se derrumbó y gran parte de mampostería cayó sobre la vía pública, afortunadamente sin heridos ya que ocurrió un día sábado. Los trabajadores de Radio Nacional venían denunciando que hacían falta tareas de mantenimiento. Lucero es muy lento para esas tareas imprescindibles y rapidísimo para tratar de imponer una sola voz en la radio pública.